Energía

Repsol excluye de la Bolsa de Lima la refinería de La Pampilla

  • La petrolera invertirá 30 millones en reforzar su producción

Repsol ha finalizado la exclusión de bolsa en Perú de la refinería de La Pampilla. La petrolera, que acumulaba tres años de pérdidas, ha decidido hacerse con el 7,8% del capital que estaba en manos de accionistas minoritarios.

La petrolera, que controlaba esta sociedad a través de una filial en Holanda, anunció la operación el pasado mes de febrero y ahora ha cerrado dicha exclusión.

Para la valoración de las acciones, la petrolera ha contado con un informe elaborado por Alkia Capital y Barron Valuaciones, tal y como exige la normativa de la Superintendencia de Valores para asegurar que la operación se hace a un precio adecuado para los pequeños accionistas.

En junio de 2021, Repsol contrató también los servicios de asesoría de BBVA Perú para realizar una valoración independiente y preparar un Informe de Valoración de la refinería, en la que también se incluía la de su red de estaciones de servicio.

La petrolera, según recoge el informe, espera invertir en los próximos años alrededor de 30 millones en mantenimiento y 10 millones para la fase comercial, y considera que la planta deberá cerrarse en 2046.

Dentro de estos planes de inversión, la compañía española ha dado inicio a un proyecto para la ampliación de sus unidades de tratamiento de gasolinas que permitirá incrementar la capacidad de producción de gasolinas con mayor calidad en el mercado local, con un contenido de azufre igual o menor de 10 ppm (partículas por millón).

En sus 25 años de trayectoria en el país, ya supera los 3.600 millones de dólares

La inversión prevista en La Pampilla es del orden de 30 millones y refuerza el proceso inversor de Repsol en Perú que, en sus 25 años de trayectoria en el país, ya supera los 3.600 millones de dólares.

La entrada en servicio del referido proyecto está prevista para el primer trimestre de 2024. De otro lado, el incremento de la producción de gasolinas a nivel local implica, además, reducir las importaciones de carburante, lo que asimismo permitirá maximizar la actividad de Refinería y la utilización de su capacidad instalada pese a la prevista entrada en operación de la refinería de Talara, propiedad de Petroperú, que supondrá un incremento de la competencia.

En 2019, Repsol comenzó en Refinería La Pampilla, así como en sus plantas en España, la producción de fueloil bajo en azufre para el sector marítimo, para cumplir con las directrices de la Organización Marítima Internacional. También en 2019, Repsol se convirtió en la primera compañía de su sector en todo el mundo en comprometerse a ser neutra en carbono en el año 2050, lo que supuso un catalizador para otras empresas, que posteriormente han asumido retos similares.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin