Empresas y finanzas

La banca abre una doble guerra en las hipotecas con la nueva ley: a la carta y sin vinculación

  • El Santander vuelve a la batalla con un producto flexible en bonificaciones
  • ING comienza a promocionar un crédito sin seguros ni nómina domiciliada
Foto: Archivo.

La banca comienza a armar la nueva guerra hipotecaria, tras la entrada en vigor de la reforma legal el pasado lunes. Las entidades están diseñando nuevos productos bajo el esquema que permite la normativa, con una mayor flexibilidad para que el cliente no quede atado de pies y manos, como ocurría hasta ahora, con préstamos a la carta y sin vinculaciones.

La reforma legal prohíbe la obligación de tener que contratar un seguro u otro producto como condición. Sin embargo, las entidades pueden hacer rebajas en sus tipos de interés a sus clientes si estos contratan, por ejemplo, el seguro de hogar. Como posibilidad, la normativa permite -y esta es una gran ventaja y novedad, como destacan desde el comparador Rastreator-, que los consumidores pueden contratar un seguro con el banco y al año siguiente cambiarlo sin perder la bonificación, siempre y cuando el seguro que presente de la competencia tenga las mismas o mejores condiciones. La entidad tiene la posibilidad de rebajar el precio.

El primer banco que ha decidido mover ficha de manera visible y relevante ha sido el Santander. Este jueves volvió a entrar en la guerra por las hipotecas, con una oferta flexible. Otros, como ING o Bankinter, publicitan bonificaciones, que hasta ahora no daba a conocer al público.

En concreto, el Santander ha adaptado las condiciones con hasta 100 puntos básicos de recorte del tipo de interés que ofrece si se contratan hasta ocho productos, además de tener domiciliados los ingresos mensuales. De esta manera, el grupo cántabro regresa a la batalla, con un crédito desde euribor más un 0,99% en la modalidad variable y un 1,9% a tasas fijas.

Libertad de elección

El Santander facilita no tener ninguna vinculación, tal y como establece la nueva normativa, desde el euribor más 1,99%, pero indicó en un comunicado que estrena en el mercado "un nuevo módulo de bonificación flexible para la gama de hipotecas que permite al cliente beneficiarse, durante toda la vida de la hipoteca, de bonificaciones en los tipos de interés, según los productos o servicios que elija contratar".

El banco explicó que con esta oferta renovada, el cliente puede decidir anualmente qué productos contrata con la entidad y modificarlos según le convenga, en función de su ciclo vital y planificación financiera".

La propuesta, además, incorpora el concepto de hipotecas verdes, ya que el tipo de interés baja si la vivienda a adquirir con el préstamo tiene calificación energética sostenible. En este caso, el recorte de las tasas es de 10 puntos básicos.

Crédito sencillo

En el caso de ING ha empezado a dar a conocer una hipoteca sin vinculaciones ni ataduras, siguiendo así el espíritu que persigue la reforma legal. Los clientes, por contratar el crédito para comprarse una casa, no tendrán ni que domiciliar la nómina ni asumir ningún tipo de seguro. Eso sí, el tipo de interés que tendrán que pagar es más elevado que con la oferta que incluye otros productos. ING pide euribor más un diferencial del 1,91%, frente al euribor más 1,11% en la modalidad de variable con nómina y seguros y un 2,79% los diez primeros años frente a un 1,99% en la mixta con las tres vinculaciones.

ING se ha marcado el objetivo de liderar la producción de nuevas hipotecas este año y el próximo. La entidad cerró 2018 con 3.157 millones de euros de nuevo crédito en este segmento, un 34% más que un año antes, y en el primer trimestre de este ejercicio invirtió 942 millones de euros, hasta un 43% más que en el mismo periodo del año anterior.

Estas cifras de venta de nuevas hipotecas sitúan al banco en la cuarta posición del ranking en cuota de nueva producción hipotecaria por detrás del Santander, BBVA y CaixaBank. "El propósito es convertirnos en el primer banco en producción de hipotecas en España", señaló esta misma semana el presidente de ING España, César González-Bueno. En la actualidad, ING tiene una cuota en hipotecas del 3%. Sin embargo, la cuota en nuevos préstamos inmobiliarios es del 9,4%, frente al 15% que tiene el banco con mayor producción. El objetivo de la entidad es superar este año la barrera del 10% en la concesión de estos créditos, según adelantó también González-Bueno.

En el caso de Bankinter, ha incluido en su información de catálogo las bonificaciones en su oferta. Así, por ejemplo, por la nómina ofrece una rebaja de 50 puntos básicos por su domicialiación o de 10 puntos básicos por la contratación de cada seguro y otros 10 puntos por las aportaciones a un plan de pensiones.

A partir de ahora, según destacan fuentes financieras, la política sobre las bonificaciones y la sencillez entra en juego con la nueva normativa. Las bonificaciones siempre han estado en la estrategia comercial de las entidades, pero a partir de ahora tiene un significado especial, porque el cliente tiene capacidad de elección sin ningún tipo de penalización a lo largo de la vida del préstamo, al no poder el sector exigir sus condiciones como venía sucediendo hasta la fecha.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2

josep
A Favor
En Contra

Mi peor relacion hipotecaria ha sido con el Sabadell, no recomiendo hipotecarse con ellos ya que es una relacion muy larga.

Puntuación 1
#1
Competencia
A Favor
En Contra

La competencia va reduciendo los privilegios ,, y estafas bancarias .. que se cometen en este pais con total impunidad contra los menospreciados consumidores

Puntuación 0
#2