Empresas y finanzas

Cevisama, la mayor feria de Valencia y del sector cerámico español, se cancela por la crisis

  • Por el coste del gas y materias primas en el sector, agravado por la guerra
  • El año pasado también se canceló, entonces por el coronavirus
  • En su última edición registró casi 100.000 visitantes profesionales
Imagen de archivo de la feria.
Valencia

Malas noticias para uno de los mayores exportadores industriales españoles, los fabricantes de azulejos de Castellón, y para Feria Valencia. Tras una reunión su comité organizador ha decidido cancelar la celebración de la muestra ante "la situación crítica que sufre la industria" que empresas y Feria Valencia consideran que "hace inviable la celebración del certamen del 13 al 17 de junio".

Una crisis que está marcada por la subida desbocada del coste del gas natural, la energía esencial para sus hornos. A ello hay que sumar otros factores que complican todavía más la crisis sectorial: los problemas de abastecimiento de arcillas blancas (la mayoría procedían de Ucrania) y el encarecimiento generalizado de otras materias primas, así como de los costes logísticos.

"La guerra ha recrudecido la crisis energética que vienen sufriendo las empresas cerámicas desde mediados del año pasado. De hecho, el estallido del conflicto bélico ha provocado una escalada insostenible de los precios del gas y el sector, una industria gasintesiva, se enfrenta ya a paros de producción y ajustes laborales en forma de regulaciones temporales de empleo (Erte)", asegura el comité organizador en su comunicado.

De hecho, antes incluso de que estallara la guerra grandes empresas del sector, como el mayor fabricante europeo, Pamesa, ya habían anunciado que no participarían ante la subida de costes. Desde el sector ya se intentó suspender la feria hace unas semanas, pero finalmente se optó por esperar ante el efecto negativo que tendría para Feria Valencia, en manos de la Administración autonómica, la pérdida otro año más de su buque insignia y principal fuente de ingresos.

La muestra cerámica tampoco se llevó a cabo en 2021 por la pandemia del Covid. Inicialmente su celebración estaba prevista para febrero, pero ante la incertidumbre creada por la variante ómicron y el incremento de contagios se optó por trasladarla a junio.

Desde Feria Valencia han reconocido que a medida que avanzaban las semanas "el escaparate comercial ha ido perdiendo fuerza hasta el punto de no ser lo suficientemente atractivo como para celebrar la feria" ante la caída de empresas expositoras.

"Lamentamos los problemas que este nuevo aplazamiento pueda causar, pero estamos hablando de una situación de emergencia y sobrevenida que no nos permite organizar el gran reencuentro que tanto ansiamos. No podemos celebrar una Cevisama de mínimos. Y no podemos, ni queremos, defraudar a los visitantes profesionales que recibimos cada año de todo el mundo", asegura Carmen Álvarez, directora de Cevisama.

Impacto para Valencia

La anulación no solo es una mala noticia porque retrata la difícil situación que vive la mayor industria de Castellón y el tercer sector industrial con más exportaciones de España. También supone un duro golpe para Valencia como destino de turismo ferial.

La cita del azulejo y sus industrias auxiliares está considerada la segunda más importante de Europa tras la italiana Cersaie y en los últimos años había reunido a cerca de 100.000 visitantes profesionales, con la incidencia que supone para sectores como el hotelero y la hostelería en Valencia. Su impacto se estima en 50.000 pernoctaciones y 40.000 carreras de taxi durante esa semana.

Además la feria internacional era uno de los emblemas de Valencia como Capital Mundial del Diseño 2022 y se quería aprovechar como escenario de varios actos debido a su fuerte peso en sectores como la arquitectura, la decoración y el interiorismo vinculados a esta actividad.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin