Empresas y finanzas

Éxodo total de las Big Four: EY, PwC, KPMG y Deloitte abandonan Rusia

  • Las cuatro grandes consultoras suman 16.000 trabajadores en sus filiales

Las firmas de servicios profesionales abandonan Rusia y Bielorrusia tras la invasión de Ucrania y la imposición de sanciones por parte de la Unión Europea. PwC y KPMG han sido las primeras 'Big Four' a nivel mundial en anunciar su salida del país por el conflicto. PwC, que ha operado en Rusia durante más de 30 años, ha cortado los lazos con su miembro ruso, que cuenta con 3.700 socios y personal en 11 puntos diferentes del país, así como su oficina de 25 personas en Bielorrusia. KPMG también ha hecho lo propio con su firma de Rusia y Bielorrusia, una medida que afectará a más de 4.500 socios y personal. Por su parte, EY ha iniciado una reestructuración de su firma rusa para separarla de la red global y Deloitte ha anunciado la separación de su práctica en Rusia y Bielorrusia. En todos los casos, las subsidiarias seguirán operando de forma independiente sin ningún vínculo oficial con las marcas globales.

Las primeras en tomar la decisión han sido PwC y KPMG. En un comunicado difundido este lunes, la primera anunciaba que "PwC Rusia abandonaba la Red, pese a que 'ellos' no pidieron esta guerra sin sentido". Mientras implementa las citadas acciones, la firma destacaba que su "enfoque principal sigue siendo hacer todo lo posible para ayudar a nuestros colegas ucranianos y apoyar los esfuerzos humanitarios con el pueblo de Ucrania que ha sido devastado por esta invasión". La firma de servicios profesionales ha destacado su compromiso para trabajar con sus colegas en PwC Rusia emprendiendo una transición ordenada del negocio con un claro enfoque en el bienestar de nuestros 3.700 colegas", añade. Las firmas de PwC fuera de Rusia han abandonado, además, cualquier trabajo para entidades e individuos rusos sujetos a sanciones. Entre los clientes de PwC figuran Sberbank, el banco más grande del país, la petrolera estatal Gazprom y el banco central de Rusia, entre otros. Firmas como Mars, Toyota y Credit Suisse destacan también entre sus clientes internacionales con operaciones en el país.

Una decisión difícil

De forma paralela, KPMG anuncia también que su firma de Rusia y Bielorrusia deja la red, una medida que afectará a más de 4.500 socios y personal. "Creemos que tenemos la responsabilidad, junto con otras empresas globales, de responder al ataque militar en curso del gobierno ruso contra Ucrania", ha señalado un portavoz de KMPG International en un comunicado. La decisión, asegura, "ha sido increíblemente difícil". "Somos una organización impulsada por un propósito y valores que cree en hacer lo correcto. Nos aseguraremos de brindar apoyo de transición a los ex colegas afectados por esta decisión", añade. Previamente, la firma de servicios profesionales ya había anunciado que cortaría los lazos con clientes sometidos a sanciones. 

EY segrega su filial

Con la salida de KPMG y PwC de Rusia crecía la presión sobre sus dos homólogas. Pocas horas después, Ernst & Young anunciaba la reestructuración de su filial rusa para segregarla de su red dejando de prestar servicio a clientes relacionados con el Gobierno de Putin y con empresas estatales. "No es algo que tomemos a la ligera. Nos rompe el corazón, ya que tenemos más de 4.700 profesionales en Rusia, que han formado parte de nuestra red global durante más de 30 años y han trabajado codo con codo con nuestros colegas globales, de Europa del Este y de Ucrania. Mientras atravesamos este cambio, trabajaremos para apoyar a esos colegas, así como a nuestros clientes en el cumplimiento de nuestras obligaciones y compromisos legales", ha explicado el presidente Global y CEO de EY, Carmine Di Sibio.

La última en dar el paso ha sido Deloitte. En un nuevo comunicado, ha anunciado la separación de su práctica en Rusia y Bielorrusia de la red global dejando de operar en ambos países. "Si bien sabemos que esta es la decisión correcta, tendrá un impacto en los 3.000 profesionales ubicados en Rusia y Bielorrusia. Como otros, sabemos que nuestros colegas  no tienen voz en las acciones de su gobierno. Apoyaremos a todos los colegas afectados durante esta transición y haremos todo lo posible para ayudarlos durante este momento extremadamente difícil". La big four ha anunciado también que "continuará priorizando las necesidades de nuestra gente y clientes mientras aplicamos toda la fuerza de los recursos globales para abordar las crecientes necesidades humanitarias en Ucrania y en toda Europa".

La salida de las 'Big Four' de Rusia se produce después de movimientos previos como el de la consultora Accenture, que el pasado viernes abandonó también su negocio ruso o Grant Thornton, que también se ha separado de su filial rusa, FBK, auditora de Gazprom, el gigante gasista estatal ruso. Por su parte, McKinsey, Boston Consulting Group (BCG) y Bain & Company también han dejado de trabajar para clientes rusos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin