Empresas y finanzas

El Atlético superaría a la Juve como segundo club más valioso en bolsa

  • Sevilla y Villarreal se colocarían entre los más grandes del mundo
Antoine Griezmann. Europa Press

Manchester United, Juventus o Borussia Dortmund tienen en común muchas cosas, la más visible es que son equipos de fútbol europeos y la menos, que cotizan en bolsa y lo hacen en tres parqués diferentes: el neoyorquino, el italiano y el alemán. El club en el que juega Ronaldo cotiza en Wall Street desde agosto de 2012 y ya entonces se convirtió en el equipo más valioso del mundo, un trono del que todavía nadie ha sido capaz de destronarle. Su valor en la actualidad asciende hasta los 2.160 millones de dólares. El segundo puesto del podio lo ocupa la Juventus, pero está muchos millones por debajo. La capitalización del equipo italiano ronda los 864 millones de euros. Por último, el Borussia Dortmund tiene un valor aproximado de 446 millones. Otros equipos cotizados son el Ajax, el Birmingham o el AS Roma.

Llama la atención que entre los grandes clubs de fútbol cotizados no aparece ninguno español. Es más, únicamente uno pertenece a este selecto grupo, y grande no es la palabra que mejor lo definiría. Se trata del CF Intercity, que compite en la 2ª RFEF. Se estrenó en el BME Growth en octubre de 2021 y desde entonces sus títulos han retrocedido más de un 50% y cotizan en sus mínimos.

Pese a que el único precedente en la bolsa española no es muy optimista, el fútbol profesional se encamina a dar el salto al parqué. Así lo augura al menos Óscar Mayo, director general ejecutivo de LaLiga. "Veremos esos casos aquí de clubs profesionales en el corto medio plazo seguro", explicó el directivo en una entrevista reciente a elEconomista. "Hace 10 años era completamente impensable y ahora sin embargo nos vamos acercando a esos estándares. Es una industria cada vez más saneada y los clubes están mejor gestionados", añadió.

El Intercity es el único equipo de fútbol español que cotiza en bolsa

Si este escenario acaba produciéndose sería una gran noticia para el sector español, que supone el 1,36% del PIB, tanto que los equipos se colarían entre los más grandes del mundo. Antes de seguir analizando este hipotético escenario hay que tener en cuenta que en esta lista hay que excluir cuatro nombres: Real Madrid, Barcelona, Athletic Club y Osasuna. ¿Por qué? No son Sociedades Anónimas Deportivas (SAD) y se debería cambiar la legislación actual para que pudieran cotizar.

Volviendo a los que sí pueden comenzar esta aventura. Utilizando como herramienta el multiplicador de ingresos del Manchester United, el club más comparable con los grandes equipos españoles por historia y prestigio a nivel mundial, el Atlético de Madrid debería alcanzar una capitalización de aproximadamente 905,5 millones de euros, lo que la colocaría a las puertas del Ibex 35, la más pequeña del índice, Pharmamar, capitalizan en 1.000 millones. Además, se produciría un sorpasso a nivel mundial y desbancaría a la Juventus como el segundo mayor equipo.

También se produciría un baile de posiciones en el siguiente puesto del ranking ya que el Borussia Dortmund no caería a la cuarta plaza sino a la quinta. El Sevilla con una capitalización de 465,8 millones de euros se convertiría en el cuarto mayor equipo de fútbol cotizado del mundo. En lo que respecta al Villarreal alcanzaría un valor de 394 millones, ocupando la sexta plaza. Esto supondría adelantar el Ajax, que tiene un valor bursátil de 261 millones o el Birmingham que ronda los 200 millones.

Atlético de Madrid, Sevilla FC y Villarreal liderarían la tabla de clubs españoles cotizados, pero la realidad es que si los equipos deciden emprender este camino en el corto plazo las previsiones son bastante optimistas. El Valencia rozaría los 300 millones de euros, el Betis los 234 millones y la Real Sociedad los 118 millones, por ejemplo.

La posible salida a bolsa de los equipos españoles es un tema recurrente entre en los directivos de LaLiga. En el estreno bursátil del Intercity el propio Javier Tebas, presidente del organismo, aseguró que no sería el último. "Es un día muy importante para la industria del fútbol, que marcará un hito. Seguro que no va a ser el último, segurísimo. Tampoco van a salir todos, sino que va a ser un camino a una nueva forma, que ya existía pero que ningún club había hecho antes en España", auguró.

Real Madrid y Barça

Este escenario saltaría por los aires si Real Madrid y Barça podrían cotizar en bolsa, aunque se trata de una situación muy remota e improbable. El equipo blaugrana alcanzaría los 2.050 millones de euros de capitalización bursátil, lo que lo convertiría en el club más valioso del mundo, por encima del Manchester, que con el cambio de divisa tendría un valor de 1.915 millones de euros. No solo reinaría a nivel mundial, el salto a bolsa la convertiría en una de las empresas más grandes de España, en concreto se posicionaría como la trigésimo primera compañía del Ibex 35, por encima de Almirall, Solaria, Indra, Meliá y Pharmamar.

El Manchester United no solo se vería adelantado por el Barça, sino que se quedaría muy pegado a los de Florentino Pérez, que terminarían de completar el podio. El equipo de la capital madrileña alcanzaría un valor aproximado de 1.888 millones de euros, una cifra muy similar a la capitalización que registra Solaria (1.840 millones) y quedaría en el índice bursátil justo por detrás del club catalán, en la trigésimo segunda posición.

La deuda, su principal rival

El FC Barcelona es uno de los que más se ha visto afectado por los problemas económicos, aunque no es el único, hasta tal punto que en verano tuvo que despedirse de Leo Messi, su jugador estrella, al no poder hacer frente a varios obstáculos económicos y estructurales. Los blaugranas cerraron la temporada 2019/20 con una deuda a largo plazo de 554 millones de euros, un 25,1% más que en el mismo momento del año anterior. Por su parte, la deuda con un vencimiento en los próximos doce meses se redujo hasta 596 millones de euros, frente a los más de 730 millones del cierre del ejercicio anterior.

Según el último informe de Deloitte (Football Money League), el Barcelona ingresó la temporada 2019/20 casi 715 millones de euros, un 15% menos que en la temporada anterior. Se trata de la segunda mayor caída de ingresos en términos absolutos de cualquier club de la Money League. El club esperaba alcanzar los 174 millones. El motivo no fue otro que la crisis del Covid-19, entre los motivos que alega Deloitte están la pérdida de ingresos por la venta de entradas (partidos aplazados y a puerta cerrada) o la disminución de los ingresos por merchandising y visitas al estadio.

Para poder salir a bolsa, entre otras cosas, es necesario encadenar varios ejercicios consecutivos con beneficios y es esta la principal tarea pendiente de los equipos. Bien lo sabe el Valencia que cerró la temporada 2020/21 con unas pérdidas de 31 millones de euros, lo que supone multiplicar por cuatro los números rojos del año anterior, cuando el agujero se situó en ocho millones. Pese al incremento de las pérdidas, redujo su deuda un 12,5% hasta los 400 millones, aunque es una moneda de dos caras, el pasivo a corto plazo del conjunto aumentó prácticamente un 2% en 2020-2021, hasta 216 millones de euros.

"La situación del fútbol español es buena y que no tiene nada que ver con la de hace años"

La delicada situación por la que atraviesa el club valenciano le ha llevado a cerrar una ampliación de capital doble. La primera, por valor de 43 millones de euros, estaba reservada a su máximo accionista, Peter Lim, mientras que la segunda estaba abierta a todos los accionistas con el objetivo de que ellos no perdieran su cuota de propiedad ante el aporte de capital que iba a hacer el propio Lim.

Pese a que la deuda de los clubs sigue siendo elevada, la situación actual dista mucho de la que había hace una década. "La situación del fútbol español es buena y que no tiene nada que ver con la de hace años, cuando había impagos a jugadores y 600 millones de deuda con Hacienda", señaló Mayo a este medio. "Ha habido un saneamiento financiero y prueba de ello es la confianza de la banca, que en los últimos dos años, a raíz de la pandemia, ha refinanciado deuda por un total de 1.000 millones".

Atractivo para los inversores

Pese a que los equipos de fútbol españoles no cotizan en bolsa el interés bursátil por este sector es real. La mejor prueba de ello es el fondo Mapfre AM Behavioral Fund, que invierte en tres equipos: Olympique de Lyon, Ajax y Borussia Dortmund. Este vehículo ha acumulado una rentabilidad anualizada de más del 10% en su tercer aniversario. Su gestor, Luis García, se posiciona en una línea muy similar a la del director general ejecutivo de LaLiga. "Se trata de una anomalía y, por tanto, no sería extraño que se corrigiera en los próximos años y que viéramos a algún club de Primera o Segunda División cotizando en bolsa", apunta.

La realidad es que cada vez es más común encontrar grandes inversores, muchos extranjeros, entre los equipos nacionales: Lim en el Valencia, Ben Harburg en el Cádiz FC o Idan Ofer en el Atlético de Madrid. La llegada de estos inversores es muy celebrada dentro de la industria ya que conllevará un aumento de la calidad de la competición. "Esto es una industria que funciona y es una buena noticia que el capital privado quiera invertir en clubes. Hace unos años cuando la mayoría estaba en concurso de acreedores era totalmente impensable, ahora hemos generado confianza suficiente para atraer esa inversión", destacó Mayo.

Aunque sin duda el inversor que ha acaparado todas las miradas en los últimos meses es el fondo CVC y el motivo no es otro que el acuerdo que ha alcanzado con LaLiga por el cual ha adquirido el 8,2%. La llegada del fondo de inversión, que tiene experiencia previa en deportes, tiene como objetivo impulsar el crecimiento internacional de LaLiga y los equipos que la componen.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin