Empresas y finanzas

La retribución al accionista aleja a BBVA del Sabadell y otras compras

  • La transacción alentó así las conversaciones con Sabadell

El anuncio de Carlos Torres sobre la política retributiva de BBVA y el destino potencial de su excedentaria hucha de capital alejan al grupo de operaciones corporativas, al menos, a corto plazo. La expectativa surgió con la venta de la banca de retail en Estados Unidos al banco PNC por 9.600 millones de euros. Le dejó 8.500 millones en plusvalías, con un capital demasiado elevado para lo que gusta al mercado, que ve improductivo acopiar excesivas reservas.

La transacción alentó así las conversaciones con Sabadell, reconocidas un 16 de noviembre de 2020 y rotas formalmente el 27. Apenas unos días atrás, el 13 de noviembre, el banco liderado por Josep Oliu valía en bolsa 1.890 millones; cuando rompieron contactos la capitalización ascendía ya a 2.263 millones y hoy roza los 3.890 millones. Se ha revalorizado un 71,89% desde el momento de la ruptura y un 105,8% desde antes de confirmar conversaciones. Precisamente,  parte clave del desencuentro fue el precio y por entonces se barajaron ya 2.500 millones.

La desinversión americana había abierto lo que BBVA llamó "opcionalidad estratégica" y que su cúpula condensó en tres potenciales destinos: mejorar la rentabilidad al inversor, invertir en sus filiales y negocio y analizar operaciones corporativas. Pero en las últimas declaraciones realizadas este lunes por Carlos Torres ni menciona la opción de compras. El banquero reveló que la entidad destinará "más de 7.000 millones" en el bienio 2021 a 2022 a remunerar al inversor y seguirá teniendo un exceso de capital "superior a 2.000 millones", incluyendo en el cálculo la compra del 50,15% que no posee en el turco Garanti. Torres también aclaró que dicho capital y el que genere a futuro irá a "seguir invirtiendo en el crecimiento de nuestras franquicias y remunerar adicionalmente a nuestros accionistas".

Esos 2.000 millones ya se quedarían muy cortos para encarar una operación con Sabadell que, además, este último banco ha descartado de plano en varias ocasiones apostando por seguir independiente sacando chispas de sus franquicias. Pero es que el atractivo de la transacción no sería el de noviembre de 2020, cuando habría aflorado también un alto fondo de comercio negativo que la misma revalorización bursátil merma. 

La cifra de 2.000 millones -que JP Morgan, Asexor Rating, CreditSights y Barclays elevan a 4.000 millones- es además limitada, en general, para una operación corporativa de cierta dimensión. No obstante, el presidente de BBVA, Carlos Torres, y el consejero delegado, Onur Genç, han dicho que si llega algo que dé los números podrían ampliar capital. Además, confían en sumar más beneficio de Garanti y generar cada año hasta 1.500 millones extras en capital. O, lo que es lo mismo, indican que hay munición si se precisa, pero hoy apuestan por dividendo y negocio. 

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud