Empresas y finanzas

"La inflación no es un gran riesgo para los proyectos de EDP ya en marcha"

  • "Está siendo un año bastante atípico y difícil"
  • "El 45% de los 20.000 millones para renovables irá a EEUU"
Nueva York

En medio de un contexto marcado por el azote de los precios y los problemas de suministro, EDP Renovables inauguró el pasado viernes el parque eólico "Indiana Crossroads Wind Farm". Un vasto proyecto, el mayor hasta la fecha en Estados Unidos, localizado en el condado de White, a una hora en coche de la ciudad de Indianapolis.

Esta aventura, que incluye trabajos de construcción y desarrollo como parte de un acuerdo con la distribuidora Northern Indiana Public Service Company (Nipsco), tendrá capacidad para producir 302 megavatios (MW) de electricidad al año, equivalentes al consumo de 80.000 hogares locales.

Según explicó a elEconomista a través de una videoconferencia, Miguel Stilwell de Andrade, consejero de EDP y EDP Renovables, la compañía tiene previsto invertir 24.000 millones de dólares a lo largo de los próximos cinco años, de los cuales, el 80% (aproximadamente 20.000 millones de dólares) se destinará a energías renovables. De esta cantidad, alrededor del 45% está focalizada en EEUU, con especial atención al desarrollo eólico y solar. En estos menesteres, el estado de Indiana se postula como un pilar clave.

"Indiana tiene un peso bastante grande dentro del portafolio total. Ya tenemos 1.200 megavatios (eólico) y tenemos alrededor de 400 o 500 megavatios (eólico y alguno solar) que estamos a punto de empezar a construir o ya estamos construyendo", asegura Stilwell. Al fin y al cabo, para 2025, la empresa pretende construir infraestructuras a este lado del Atlántico con una capacidad de 2 gigavatios al año, con más de 1,5 gigavatios ya previstos para 2022.

Bastante incertidumbre

Dicho esto, la compañía, como muchas otras, enfrenta una coyuntura marcada por las presiones inflacionarias y las dislocaciones registradas por las cadenas de suministros, que afectan a múltiples industrias. "Son dos temas importantes", reconoce este directivo, quien trata, eso sí, de trazar diferencias entre ambos factores.

Por un lado, en lo que a la inflación o los costes asociados con los componentes se refiere, aclara que el 90% de la inversión para múltiples proyectos ya está cerrada. Es decir, el efecto retroactivo de la subida de los precios no le preocupa tanto. Mirando hacia el futuro, el aumento de los costes de algunos componentes, como turbinas o paneles, puede significar un incremento de energía de unos 2 a 4 dólares por megavatio-hora, según sus cálculos. De esta forma, el consejero delegado de EDP y EDP Renovables reitera que para los proyectos ya en construcción, la inflación "no es un gran riesgo" y de cara al futuro habrá que incorporarla dentro del análisis económico. También recalca que como el resto de empresas del sector enfrenta un problema similar no se pierde competitividad.

En lo que respecta a los problemas de suministro, Stilwell determina que del lado eólico hay un tema de precio, pero no de disponibilidad. Ahora bien, dentro del área de energía solar, la falta de suministro de países como China o Vietnam ha generado incertidumbre. Desde EDP Renovables monitorizan la situación, dado que en la actualidad es todavía difícil calcular el impacto que esto tendrá a corto plazo.

Los proyectos con Nipso producen energía suficiente para 200.000 hogares

La asociación entre EDP Renovables y Nipsco ya ha dado lugar a cuatro proyectos de energía renovable, con un total de más de 800 MW, para un equivalente de 200.000 hogares. Solo en América del Norte, EDP Renewables ha desarrollado 58 parques eólicos y ocho solares y cuenta con más de 800 empleados. Los 50 estados de EEUU siguen muy de cerca las oportunidades en renovables, algo que representa oportunidades para la empresa portuguesa. En este sentido, este directivo asegura que incluso antes de conocerse los planes de inversión aupados por el presidente de EEUU, Joe Biden, (que incluyen el plan bipartidista de infraestructuras por un billón de dólares convertido en ley este lunes y un plan de gasto en infraestructura social de 1,85 billones de dólares todavía por aprobar) el país era "un mercado fantástico", dado su gran potencial a nivel de recursos.

Al respecto justifica como las grandes empresas estadounidenses, como Amazon, Google, Microsoft o Walmart, contratan muchos proyectos renovables y compran directamente a compañías como EDP Renovables porque ellas mismas también tienen objetivos de sostenibilidad y responsabilidad social a nivel medioambiental.

Sobre las potenciales inversiones que puedan derivarse de la agenda económica de Biden, Stilwell proyecta que darán un impulso grande al crecimiento de las renovables a medio plazo. El directivo estima que la Administración de EEUU cuenta con una actitud muy positiva hacia las energías renovables, lo que, con el aumento de los créditos fiscales, ayudará a crear una demanda para la que EDP Renovables puede posicionarse.

"Como vendemos más de lo que producimos, al final hemos tenido que comprar energía en el mercado con un impacto negativo"

Eso sí, su impacto no será inmediato. "Esto no se traducirá en proyectos concretos en 2022 ni probablemente tampoco en 2023 pero a partir de 2024 y hasta finales de la década seguramente dará impulso grande", manifiesta. La posible extensión de los créditos fiscales en producción e inversión hacen que la inversión en renovables siga siendo bastante atractiva. Además del estado del eje central en el estado de Indiana para la energía eólica y solar, EDPR ya está desarrollando un proyecto offshore para Massachusetts.

EDP registró un beneficio neto positivo de 510 millones de euros hasta septiembre, lo que supone un aumento del 21% respecto al mismo periodo del año anterior, cuando la empresa cerró el periodo con unos beneficios de 422 millones. No obstante, el beneficio neto recurrente, que excluye los efectos extraordinarios, disminuyó un 2%. El consejero delegado de la compañía alude esta caída a múltiples factores. Entre ellos, la falta de viento. "Como vendemos más de lo que producimos, al final hemos tenido que comprar energía en el mercado. Como los precios están muy elevados, esto tiene un impacto negativo", señala. Pese a la combinación de varios factores, Stilwell se muestra confiado de que pese "a un año bastante atípico y bastante difícil con toda la turbulencia y volatilidad del mercado confiamos en que vamos a llegar a los números de finales de año".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.