Empresas y finanzas

Merlin se prepara para crecer en Distrito Castellana Norte: logra una línea de liquidez de 1.000 millones

  • Con esto la socimi podría comprar, si se dira el caso, toda la parte de BBVA
  • Esta cuantía es adicional a los 1.300 millones con los que ya cuenta
  • Actualmente es propietaria del 14,5% de las acciones de la sociedad

Merlin Properties quiere convertirse en un socio de referencia dentro del desarrollo Madrid Nuevo Norte, en el que ya es accionista del 14,5% del proyecto a través de DCN, la sociedad promotora en la que también participan BBVA (75,5%) y Sanjose (10%).

En vistas a las intenciones de la entidad financiera de dar entrada a nuevos accionistas al proyecto, la socimi se ha preparado para todos los escenarios que puedan darse a partir de ahora y ha obtenido una nueva línea de liquidez adicional que ascendería a unos 1.000 millones de euros, según han confirmado distintas fuentes del sector a elEconomista.

Esta cuantía, que sería específica para esta operación y que se habría firmado con Société Générale, según apuntan las mismas fuentes, se suma a los 1.300 millones de liquidez con los que ya cuenta la socimi, lo que le permitiría, si se diera el caso, hacerse con la totalidad de la participación de BBVA en la conocida como Operación Chamartín

Este movimiento de la socimi llega en un momento crítico entre los socios de DCN, ya que ayer la entidad presidida por Carlos Torres logró aprobar en la junta de accionistas de la promotora la eliminación de dos estatutos que otorgaban un derecho de tanteo a los socios. Según explicó en su momento BBVA, el objetivo de "eliminar las restricciones a la libre transmisibilidad" es para facilitar la posibilidad de dar entrada a nuevos socios, algo que consideran "positivo tanto para el proyecto, como para DCN y sus accionistas".

Sin embargo, la socimi y la constructora, que votaron ayer en contra de este cambio en los estatutos de DCN, se van a poner manos a la obra para revertir esta decisión y poder mantener así su derecho de compra preferente de acciones en la compañía, que se encargará de impulsar el que será uno de los mayores desarrollos urbanísticos de Europa.

La única vía que tienen ambas compañías para subsanar esta situación es recurrir la decisión de la Junta de Accionistas a la corte de arbitraje de la Cámara de Comercio de Madrid y así prevén hacerlo en pocos días. Mediante este arbitraje deberá aclararse si el objetivo de BBVA al modificar los estatutos responde a un interés particular de la entidad o supondría un beneficio real para la compañía y sus accionistas.

Interés de los inversores

El atractivo de este proyecto, que llevaba encallado más de 26 años, es tal que incluso antes de su aprobación definitiva fueron varios los inversores que se acercaron a los accionistas para mostrar su interés por entrar en el accionariado. Así, entre los nombres que sonaron hace dos años destacaban inversores como el fondo soberano de Qatar, Brookfield o Mitsubishi.

Ahora, según apunta el Confidencial, sería el brazo inmobiliario de AXA el que habría mostrado interés por el proyecto y estaría analizando la compra de una participación a BBVA. Desde la entidad aseguran que no ha habido negociaciones con estos inversores.

De hecho, de no ser así, este sería un factor clave para que la resolución del arbitraje que van a abrir Merlin y Sanjose se resolviera a favor de estas empresas, ya que BBVA habría incurrido en ese caso en un incumplimiento de los estatutos, al no haber notificado la existencia de estas conversaciones a los socios minoritarios de DCN, que tenían ese derecho de tanteo.

Apuesta de Merlin por el proyecto

Desde la socimi se ha dejado claro en repetidas ocasiones que tienen "un compromiso absoluto con Madrid Nuevo Norte". Así lo apuntó recientemente Ismael Clemente, CEO de Merlin, durante la junta de accionistas, donde explicó que se trata de un proyecto estratégico para la compañía, ya que una vez finalizado su plan de oficinas actual, bautizado como Landmark I, y tras iniciar y acabar con Landmark II, Madrid Nuevo Norte se convertirá en "el tercer paso de crecimiento orgánico de la compañía".

"Creemos que este desarrollo será el futuro CBD (Central Business District) prime de Madrid y nosotros seremos propietarios en el de 964.000 m2 de oficinas, lo que sumado a la cartera actual de la compañía nos convertirá en el principal propietario de activos prime en este segmento de la ciudad", explicó Clemente.

Con el 14,5% del capital actual que tienen la socimi en DCN, a Merlin le corresponde realizar una inversión de 795 millones de euros, lo que supone un coste por metro cuadrado de 4.592 euros y que generará para la compañía un yield sobre coste del 7,25%.

"Se trata de un retorno razonable para tratarse de producto de oficinas ultra prime y está en linea con otros yields que conseguimos con la puesta en valor de nuestra cartera actual mediante reformas", apuntó Clemente.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin