Empresas y finanzas

'Juego de trenes': la francesa Ouigo ya compite con Renfe

  • El primer viaje de la compañía gala será este lunes entre Madrid y Barcelona

Comienza el 'juego de trenes'. El primer convoy de la francesa Ouigo -marca del gigante SNCF- que surque las vías españolas ya está encendiendo los motores para llevar a cabo el primer viaje comercial el próximo lunes. Más de 500 pasajeros viajarán entre Madrid y Barcelona, con paradas en Zaragoza y Tarragona, en el primer tren de alta velocidad de una compañía privada tras la liberalización ferroviaria en España. Apenas dos horas y 30 minutos de trayecto low-cost.

Se ha hecho de rogar, pandemia mediante, pero los convoyes de Ouigo ya están a punto de salir de Atocha y Sants. Tras un primer viaje inaugural que se llevó a cabo este viernes y que contó con la presencia de todo tipo de autoridades, los trenes de doble piso de Alstom recorrerán las vías cinco veces al día en cada dirección. Todo ello, mientras desde París ya miran la posibilidad de ampliar sus trayectos en España en el medio plazo.

Los afortunados que consiguieron uno de los billetes de tren promocionales que la compañía sacó a la venta hace meses, están a punto de sentarse en los asientos de los diez trenes de dos pisos que la compañía pondrá en las vías el próximo día 10, solo unas horas después de que se levante el estado de alarma. Y es que el fin de los cierres perimetrales que se vivirá este domingo en gran parte de España era el pistoletazo de salida que esperaba Ouigo para iniciar operaciones.

Uno de los puntos clave de la oferta de la alta velocidad francesa en las vías nacionales es el precio. Para conseguir viajeros, la compañía vende billetes desde nueve euros y con escalones en los 15 o en los 19 para la mayoría de los trayectos. Eso sí, no tiene un precio máximo. Ante la llegada del low-cost al ferrocarril de manos de SNCF, Renfe decidió ponerse las pilas y lanzar su propio modelo de bajo coste al que denominó AVLO. En cambio, los trenes de esta marca que la compañía pública presentó hace semanas, aún no ha empezado a moverse por las vías y habrá que esperar hasta junio para ver cómo el color morado de AVLO y el fucsia y azul de Ouigo se encuentran en el trayecto entre Madrid y Barcelona.

Los convoyes de dos pisos que fabrica Alstom han sido divididos en dos zonas: cielo y Tierra. Así los han llamado los franceses para dividir lo que consideran la "tranquilidad", evitando subir escaleras, o si se decide apostar por la planta alta, las vistas que desde ella se pueden disfrutar. También han dejado un recado para Renfe, su único competidor por el momento, "no somos aves, pero también volamos", se puede leer en los trenes.

La diferencia del modelo tradicional de alta velocidad y el que trae la compañía francesa se basa, además de en el bajo precio, en los servicios adicionales, al más puro estilo Ryanair. A través de una fórmula a la carta con opciones con coste adicional permiten incluir equipaje voluminoso, llevar mascotas, una bicicleta o conectarse a la red wifi, entre otras cosas.

La llegada de la marca de SNCF permitirá la creación de hasta 1.300 puestos de trabajo, entre directos e indirectos, y conlleva la inversión de unos 600 millones de euros en el proyecto. Para rentabilizarlo, la empresa dirigida en España por Hélene Valenzuela se apoyará en el uso de la tecnología, ya que sus billetes solo se pueden comprar online. Con ello, espera conseguir llenar hasta nueve millones de plazas al año en España.

Los planes de futuro

Pero más allá de los primeros viajes comerciales que se realizarán la próxima semana, SNCF ya piensa en los planes de futuro para su marca Ouigo. La adjudicación de capacidad marco que se llevó a cabo en 2019 permitía que los franceses operasen trayectos no solo en la línea que une Madrid con Barcelona, también en la que conecta la capital con Valencia o Sevilla.

Pese a que los planes aún están sin definir completamente, la llegada a levante se espera este mismo año y los trenes 'low-cost' en la capital hispalense tiene como fecha objetivo 2022, momento en que también se espera que entre en el mercado nacional el otro adjudicatario de capacidad marco en el proceso de liberalización, la empresa resultante de la unión de los propietarios de Air Nostrum y Trenitalia, ILSA. Tampoco se descarta la entrada de un cuarto operador y el nombre de EcoRail lleva semanas sonando con fuerza en el sector ferroviario.

Para llevar a cabo esta expansión, hace unas semanas la francesa lanzó una ampliación de capital de 2,5 millones de euros, cifra que, según ha podido confirmar elEconomista, servirá para llevar a cabo la compra de 14 nuevos trenes a Alstom que se unan a la flota actual y que, previsiblemente, serán parte de los que lleguen a Valencia o Sevilla.

Objetivo: rentabilizar las vías

La liberalización ferroviaria que se llevó a cabo legalmente el pasado diciembre pero que no comenzará a ejecutarse hasta este lunes tiene como objetivo aumentar la frecuencia de trenes a través de la competencia de empresas privadas para conseguir rentabilizar unas vías que han costado más de 65.000 millones de euros y cuya utilización está en porcentajes mínimos.

La apertura de las vías a los operadores privados es fundamental para aprovechar todo el potencial que ofrece la infraestructura, lo que permitirá dar mejores servicios, con mejores precios y extender la oferta a más pasajeros. Esta es la idea que se defiende en Adif, gestor de la infraestructura, desde el inicio de un proceso cuyo desarrollo se ha visto postergado como consecuencia de la pandemia.

También tiene una importante parte medioambiental. El cambio del tren por el avión o el coche supone una reducción del dióxido de carbono que se emiten. "Todos ganan", afirmó Pedro Saura, secretario de Estado de Transportes. Las vías españolas estarán de estreno este lunes.

comentarios7WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 7

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

-
A Favor
En Contra

La red prioritaria de AVE es Madrid-Sevilla. ¿ low cost denigra burguesia?

Puntuación 3
#1
El ejemplo britanico
A Favor
En Contra

En el Reino Unido hace mas de dos decadas que libelarizaron los servicios de trenes, a dia de hoy tienen una de las peores redes de europa por falta de inversion de las operadoras en mantenimiento y mejoras, no hace mucho incluso se hablo de renacionalizar las redes de nuevo.

Puntuación 10
#2
A Favor
En Contra

Ufffff , que mal lo va a pasar el buitre comebilletes

Puntuación 4
#3
Discriminación estúpida
A Favor
En Contra

Vaya desprecio psicopático a los andaluces. El low cost para los separatistas.

Puntuación 7
#4
Usuario validado en elEconomista.es
profundo sur
A Favor
En Contra

los franceses y los italianos siempre igual, ellos pueden trabajar aquí pero las empresas extranjeras en particular españolas no pueden entrar allí, esto va a traer una superexplotación de tres líneas de AVE (Barcelona, Valencia, Andalucía) mientras el resto de la red ferroviaria cada vez peor

Puntuación 7
#5
Xerach
A Favor
En Contra

Mientras en Francia las empresas españolas poco menos que están vetadas, aquí se le abre la puerta a todo el mundo. No sólo Renfe está vetada, CAF se las a visto y deseado para poder continuar con el contrato de parís. Italia y Francia siempre ponen todo tipo de pegas a que grandes empresas españolas entren en su territorio, pero a la inversa no ocurre, no tiene sentido, hace falta reciprocidad.

Puntuación 5
#6
Julian
A Favor
En Contra

Nauseabundo los gabachos entran en España mediante abusos y políticos corruptos como cuando entraron a sangre y fuego las hordas de napoleón.....y a cambio las EMPRESAS españolas son vetadas en francia....y eso sin in recordar los camiones de frutas y verduras y vino destruidos y quemados en las carreteras francesas delante de los gendarmes que no movían un dedo. QUE ASCO MAS GRANDE SIENTE UNO.

Puntuación 4
#7