Empresas y finanzas

Ferrovial y Renault fichan a KPMG para entrar con Zity en servicios financieros

  • La firma de vehículos compartidos amplía los productos para sus clientes
Javier Mateos, director general de Zity

Ferrovial y Renault quieren ampliar las actividades de su alianza en carsharing, instrumentada a través de Zity, con la entrada de ésta en la intermediación y comercialización de productos financieros, incluidos de crédito al consumo y de ahorro, así como servicios de asistencia y seguros. Para diseñar esta estrategia, la firma ha contratado a KPMG, según fuentes del mercado.

Zity prevé presentar su nueva oferta comercial en los próximos días. La compañía busca con esta decisión aumentar los servicios ofrecidos a sus usuarios con tarjetas o seguros y mejorar la experiencia de los clientes, que por ahora se concentran en Madrid y París, las dos ciudades donde ofrece el servicio de vehículo compartido.

Los grupos español y francés, a través de su plataforma de movilidad sostenible, seguirán así los pasos de otras empresas industriales

Los grupos español y francés, a través de su plataforma de movilidad sostenible, seguirán así los pasos de otras empresas industriales que se han aventurado al negocio de los servicios financieros en los últimos tiempos, con ejemplos en el ámbito de la energía, como Endesa, de la logística, como Amazon, o de las telecomunicaciones, como Telefónica, Orange y MásMóvil.

Ferrovial y Renault tiene ya en fase de desarrollo esta nueva estrategia y, de hecho, Car Sharing Mobility Services, la empresa propietaria de la marca Zity, acometió el pasado mes de marzo una modificación de sus estatutos sociales para incluir la nueva actividad.

En concreto, la firma que dirige Javier Mateos amplió su objeto social original, centrado en el arrendamiento de vehículos sin conductor bajo la modalidad de coche compartido, que consiste en un servicio mediante el cual los usuarios alquilan coches puestos a su disposición por el proveedor de coche compartido, por períodos de tiempo limitados. Así añadió la intermediación y comercialización de productos financieros, incluidos productos de crédito al consumo, productos de ahorro, servicios de asistencia y seguros, actuando de forma independiente o en colaboración con terceros. La compañía ha estado negociando en las últimas semanas con entidades financieras y aseguradoras para perfilar la nueva oferta para los clientes de Zity, que en la actualidad alcanzan los alrededor de 400.000 registrados.

Car Sharing Mobility Services está participada al 50% por Ferrovial y Renault desde 2020

Car Sharing Mobility Services está participada al 50% por Ferrovial y Renault desde 2020, cuando consolidaron su alianza en España para extenderla a nivel mundial y entrar así en otras ciudades europeas e, incluso, de otros continentes. El año pasado arrancó su actividad en París -en 2017 lo había hecho en Madrid- y la empresa está centrada en su expansión a otros países. En el punto de mira tiene ciudades como Ámsterdam, Berlín y Milán.

La semana pasada, el consejero delegado de Ferrovial, Ignacio Madridejos, ratificó la apuesta del grupo por el negocio de movilidad sostenible y confió en que, en el marco de la pandemia, "durante 2021 vuelva la normalidad -para Zity- con el final de las restricciones de los movimientos", al tiempo que reiteró los planes de la firma de carsharing para su "entrada en nuevas ciudades europeas".


1.300 vehículos

Ferrovial y Renault España anunciaron el lanzamiento de Zity a finales de 2017 con la puesta en servicio de 600 vehículos eléctricos en Madrid, una flota que ya ha crecido hasta los 800 coches. En 2020, Ferrovial y Renault sellaron una alianza a nivel mundial y entraron con Zity en París, con una flota de 500 vehículos. Entre ambas ciudades Zity cuenta con unos 1.300 coches.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.