Empresas y finanzas

Aena busca más tamaño en Brasil con la privatización de 22 aeropuertos

  • El gestor español, que entró en el país en 2019, sopesa concurrir a alguno de los tres bloques
  • La concesión durante 30 años de los aeródromos requerirá inversiones por más de 915 millones
Maurici Lucena, presidente de Aena. Foto: Europa Press

Aena ha puesto el punto de mira en el proceso de privatización de 22 aeropuertos en Brasil. La compañía que preside Maurici Lucena ha mantenido contactos con las autoridades del país en los últimos meses para participar en el proceso, si bien el alcance de su concurrencia aún está pendiente de definir, según explican fuentes conocedoras.

La concesión de estos aeropuertos, con una duración de 30 años, requerirá inversiones por un valor de más de 6.100 millones de reales brasileños (más de 915 millones de euros al cambio actual) y la valoración de los contratos se eleva hasta los 14.645 millones de reales (casi 2.200 millones de euros). Desde el gestor aeroportuario español declinaron hacer comentarios.

El proceso está dividido en tres bloques según la región (norte, sur y central). Aena, que desembarcó en Brasil en 2019 con la adjudicación de seis aeropuertos, ofertaría previsiblemente, llegado el caso, por uno o dos de los tres. La Agencia Nacional de Aviación Civil (Anac) prevé celebrar la subasta el próximo 7 de abril, después de que un tribunal federal haya atendido el recurso del Gobierno brasileño y haya suspendido las medidas cautelares impuestas por otro juez que habían paralizado el proceso.

Los 22 aeropuertos, gestionados en la actualidad por la compañía pública Infraero (Empresa Brasileira de Infraestructura Aeroportuaria), acogen a 23,3 millones de pasajeros al año, lo que representa el 11,1% del mercado en Brasil.

De los tres lotes, el bloque sur es el que ha despertado más interés en el mercado, tanto por parte de grupos y fondos locales como de firmas internacionales. Está integrado por nueve aeropuertos: Curitiba, Foz de Iguazu, Bacacheri y Londrina, en el Estado de Paraná, Navegantes y Jonville, en el estado de Santa Catarina, y Pelotas, Uruguaiana y Bagé, en el Estado de Río Grande del Sur. La inversión prevista en los 30 años de concesión asciende a 2.855 millones de reales brasileños (424 millones de euros) y el valor del contrato a 7.452 millones de reales brasileños (1.108 millones de euros), con una contribución inicial mínima de 130,2 millones de reales brasileños (19,3 millones de euros).

Mientras, el bloque norte abarca siete aeropuertos: Manaus, Tabatinga y Tefé, en el Estado de Amazonas, Porto Velho, en el Estado de Rondonia, Boa Vista, en el Estado de Roraima, Río Branco y Cruzeiro del Sur, en el Estado de Acre. En este caso, la inversión estimada durante toda la vida del contrato alcanza los 1.478 millones de reales brasileños (220 millones de euros) y el valor del proyecto los 3.634 millones de reales (542 millones de euros), con una aportación mínima inicial de 47,8 millones de reales (más de siete millones de euros).

Aena aterrizó en Brasil en 2019 al adjudicarse en una subasta pública seis aeropuertos

Por su parte, el bloque central está compuesto por seis aeropuertos: Goiania, capital de Goiás, e Imperatriz, en este mismo Estado; Palmas, capital del Estado de Tocantins; Sao Luis, capital del Estado de Maranhão; Teresina, capital del Estado de Piauí, y Petrolina, en el Estado de Pernambuco. La subasta contempla una inversión durante la concesión de 1.802 millones de reales brasileños (269 millones de euros) y el valor del proyecto los 3.559 millones de reales (531 millones de euros), con una aportación inicial mínima de 8,1 millones de reales (1,2 millones de euros).

Para Aena, esta subasta representa una nueva oportunidad para reforzar su presencia en el mercado brasileño, en el que aterrizó en 2019 tras vencer en la puja por la concesión, durante 30 años -ampliables en cinco- de los aeropuertos de Recife (Pernambuco), Maceió (Alagoas), Aracaju (Sergipe), Juazeiro del Norte (Ceará), João Pessoa y Campina Grande (Paraíba), que hasta aquel momento eran operados por el grupo aeroportuario del Nordeste de Brasil. El precio de la adjudicación alcanzó los 1.900 millones de reales brasileños (aproximadamente 437,5 millones de euros al cambio de entonces).

Se han interesado firmas como las francesas ADP y Vinci, la alemana Fraport, la suiza Zurich y el fondo brasileño Patria

Con aquella compra, Aena impulsó su posición internacional, conformada en la actualidad por 23 aeropuertos en Reino Unido (Luton, en Londres), México, Jamaica, Colombia y Brasil. En conjunto, las seis terminales brasileñas registraron cerca de 13,8 millones de pasajeros en 2019, el 6,5% del total nacional. En 2020, la pandemia impactó con una caída del tráfico del 44% (6,1 millones de pasajeros menos), hasta los 7,8 millones. Brasil vio compensado el deterioro de los viajes internacionales con la demanda doméstica. Para Aena, la adjudicación de alguno de los bloques supondría un salto sustancial en el país.

A pesar de la incertidumbre generada por el Covid-19 en el negocio aéreo en todo el mundo, el Gobierno brasileño espera la participación de actores nacionales e internacionales en la subasta, por la que, además de Aena, se han interesado firmas como las francesas ADP y Vinci, la alemana Fraport, la suiza Zurich y el fondo brasileño Patria, entre otros.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin