Empresas y finanzas

El Fondo para las renovables subirá la luz de 3.500 industrias hasta un 8%

  • La peculiar configuración de las tarifas actuales provoca el encarecimiento
  • El país perderá dos puestos en el ránking de competitividad por precios de UE
  • Hogares y Pymes obtendrán rebajas del 9% al 11% en la factura eléctrica final
Cadena de montaje de una fábrica de automóviles. Foto: Archivo.

Unas 3.500 industrias verán incrementados sus costes eléctricos entre un 4,6% y un 8,1%, como resultado de aplicar el Fondo que prepara el Gobierno para retirar del recibo de la luz los 7.000 millones de euros anuales que cuestan las renovables históricas. Aunque la electricidad pasará a cubrir sólo el 31% de esa cantidad, mientras que el gas correrá con el 25% y los productos petrolíferos con el 44%, a las fábricas les subirá la factura de la luz por el peculiar reparto de costes de las tarifas.

Cuando el Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco) presentó en diciembre el Anteproyecto de ley de por el que se crea el Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE), indicó que lo hacía por tres motivos: evitar subidas en el precio de la luz, equilibrar las cuentas del sistema eléctrico y dar señales de precio claras para electrificar la economía, abaratando y otorgando más competitividad a la energía eléctrica, que es menos contaminante que los combustibles fósiles.

Según los someros cálculos de la Cartera dirigida por Teresa Ribera, la aplicación del FNSSE -que se hará progresivamente durante cinco años- terminará provocando una rebaja del recibo doméstico de la electricidad del 13% y un encarecimiento de los consumos de gas y carburantes que sin cuantificar, más allá de los porcentajes totales citados anteriormente.

Sin embargo, la Comisión Nacional para los Mercados y la Competencia (CNMC), en su preceptivo informe sobre el Anteproyecto de ley, realiza unos cálculos notablemente detallados sobre el impacto del FNSSE en las distintos consumos de energía, desglosándolos por tipos de consumidores.

Y el cálculo, contra todo pronóstico, revela una subida de la factura para 4.013 fábricas conectadas a las redes de alta tensión, sujetas a los peajes 6.2 TD, 6.3 TD y 6.4 TD. Las primeras, 2.925 instalaciones, sufrirán un encarecimiento del 4,6% pasados los cinco años. Para las segundas, con 463 puntos de suministro, la subida será del 5,4%. Y en el caso de las terceras, 786 plantas, la escalada es del 8,1%.

Baja la factura para las empresas electrointensivas

Bien es cierto que hay 612 empresas susceptibles de convertirse en consumidores electrointensivos -el nuevo Estatuto para ellos exige obligaciones de eficiencia energética, I+D, sustitución de fuentes contaminantes y mantenimiento de la actividad un mínimo de tres años- que sí obtendrían una rebaja con la aplicación del FNSSE, del 5,3%, el 4,1% y el 1,8%, respectivamente en los tres tramos de peajes de alta tensión señalados. Eso sí, considerando que la gran mayoría se acoge al Estatuto, aún habría unas 3.500 fábricas perjudicadas.

El Regulador reconoce que "los resultados en los precios finales de consumidores de electricidad pueden sorprender", y explica que se produce porque cuanto más baja es la tensión a la que un consumidor está conectado, más proporción de los 7.000 millones de las renovables soporta, y además en la parte fija del recibo, entre los peajes. Sin embargo, el FNSSE "aplica un reparto que es uniforme para todos los consumidores de productos energéticos, proporcional a los kWh suministrados", y se carga sobre la parte variable de la factura.

Así, "en 2025 la factura eléctrica de los consumidores medios conectados en baja tensión se reducirá entre el 9% y el 11% (entre 11 euros por MWh y 17 euros por MWh). Asimismo, la factura eléctrica de los consumidores electrointensivos se reducirá entre el 2% y el 5% a (entre 1 euro por MWh y 7 euros por MWh) dependiendo del nivel de tensión al que estén conectados, con reducciones menores cuanto mayor sea la tensión de conexión. Por el contrario, la factura eléctrica del resto de consumidores no electrointensivos conectados en alta tensión (peajes 6.2 TD, 6.3 TD y 6.4 TD) aumentará entre el 5% y un 7% (entre 3 euros por MWh y 5 euros por MWh)".

Retroceso en competitividad

La CNMC da un paso más en el análisis y compara los precios de electricidad en España con relación al resto de la UE antes y después de la aplicación del FNSSE.

En el caso doméstico, la factura de los hogares pasaría de los 789 euros al año -somos los octavos más caros- a los 712 euros, bajando cinco puestos en la escala. Con relación a las pymes, con un consumo menor a 20 MWh, España es el décimo país, por debajo de la media de los 27, y bajaría dos puestos en el ránking, con un precio final de 174 euros por MWh a otro de 158 euros por MWh.

En el caso industrial, para consumos superiores a los 150.000 MWh, el precio se incrementa desde los 74 euros por MWh a los 80 euros por MWh, subiendo dos puestos desde la octava posición del ránking. Los electrointensivos se mantendrían, pasando a 72,6 euros por MWh desde los 74 euros por MWh.

El Anteproyecto prevé el desarrollo de un sistema de compensaciones de los costes indirectos y la CNMC lo tiene claro: "el mecanismo de compensaciones que se establezca deberá resolver dichos posibles impactos en los precios para no afectar a la competitividad de la industria".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.