Empresas y finanzas

Iberdrola lanza una gran subasta de servicios a las redes eléctricas en Reino Unido

  • Solicita 900 MW de flexibilidad en 1.038 emplazamientos de 40 localidades
Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola. Foto: Archivo.

Iberdrola ha celebrado una gran subasta para contratar servicios de flexibilidad para sus redes de distribución en el Reino Unido. La compañía retribuirá a empresas generadoras, agregadoras de demanda y gestores de sistemas de almacenamiento para que operen sus instalaciones de un modo beneficioso para las redes, facilitando su gestión y reduciendo sus costes. Ha pedido 900 MW en 40 emplazamientos para el período comprendido entre 2023 y 2028.

La gestión de las redes de distribución es cada vez más compleja: además de la demanda convencional, proliferan las pequeñas instalaciones de generación distribuida -como los autoconsumos solares- o los vehículos eléctricos y pronto abundarán las baterías y los sistemas de almacenamiento.

Las eléctricas tienen que reforzar las redes ante este cambio de modelo y calcular bien las inversiones de los años venideros, normalmente en equipos con larga vida útil, y sin descuidar su digitalización ni su relación con nuevos modelos de negocio, como el de los agregadores de demanda.

Por ejemplo, puede ser más barato contratar la desconexión puntual de una pequeña industria, o moderar la climatización de un centro comercial, o comprar electricidad almacenada en las baterías de los coches eléctricos de un gran aparcamiento, que construir un nuevo tendido.

Desde hace años se utiliza la opción de desconectar a la industria para evitar apagones en caso de necesidad -es el mecanismo conocido como interrumpibilidad-, pero los mecanismos de flexibilidad para las redes incluyen más opciones, como la gestión de la energía reactiva, o el control de la tensión y la frecuencia.

Reino Unido, por delante

En España las soluciones de flexibilidad están empezando -aún no se ha desarrollado la normativa de los agregadores de demanda-, pero en Reino Unido este tipo de negocios son una realidad desde hace años. Por eso, Iberdrola, por medio de su subsidiaria Scottish Power, ha lanzado una gran subasta para firmar contratos a largo plazo de servicios de flexibilidad.

La compañía eléctrica quiere disponer de 900 MW para gestionarlos a su conveniencia, entre 2023 y 2028, en 1.038 emplazamientos de 40 localidades de Escocia, Inglaterra y Gales. Ha diseñado la convocatoria en función de sus previsiones de demanda térmica y de penetración de vehículos eléctricos.

La puja, anunciada a inicios de septiembre, se ha organizado con Piclo, una plataforma de mercado on line específica para servicios energéticos de flexibilidad. Se retrasó una semana sobre el calendario previsto originalmente, y se fallará en diciembre.

En octubre del año pasado ya lanzó otro concurso similar, por una potencia muy inferior, 95 MW, para el período comprendido entre 2020 y 2023, en 10 áreas de su red de distribución. No recibió ofertas en todas las zonas, y muchas de las ofertas que le presentaron no cumplían adecuadamente los requisitos técnicos o temporales, de modo que sólo cerró tres contratos.

La compañía plantea qué tipo de servicio le interesa, como un incremento o una reducción de la demanda, durante un período concreto. Por ejemplo, en la subasta celebrada en octubre del año pasado, en la zona de Carrington-Fiddlers Ferry pedía ofertas para subir o bajar una potencia de 11,44 MW, entre las 17.00 h y las 18.00 h de los meses de verano. Y cerró un contrato con una empresa que percibirá hasta 43 euros por MWh, por poner a su disposición 4 MW, y otros 110 euros más por MWh en el caso de que sea necesario utilizarlos.

Plataforma de gestión en España

Iberdrola en España presta servicios de gestión energética a sus clientes con los tres programas Smart: Smart Clima, para la climatización; Smart Mobility, para la recarga de los vehículos eléctricos, y Smart Solar, para las instalaciones de autoconsumo. Según explicó recientemente Rafael Bellido, jefe de Soluciones de Flexibilidad, en una Jornada de ACE, la compañía está integrando los tres paquetes para operarlos de forma conjunta con una nueva Plataforma de Flexibildad.

Esta Plataforma le permitirá la monitorización y la gestión de la demanda y la producción de los clientes de un modo agregado, incluyendo también nuevas tecnologías, como las baterías. Con la Plataforma participará en los mercados eléctricos: diario, intradiario, balance, congestiones y, en un futuro, locales. 

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

José Alvarez Vázquez
A Favor
En Contra

Yo vivo en el Reino Unido hace ya unos años, pero sigo teniendo amigos y conocidos en España y noto que lo que yo pago de energía eléctrica aquí, que tiene juntos electricidad y gás, es mucho menos de lo que yo pagaba cuando vivía en España y de lo que pagan a día de hoy las personas que conozco y que viven en España. Ojo, que yo aquí pago la electricidad junto con el gás y en España el gás es un servício en separado que se paga a parte de la electricidad. Si se lleva eso en cuenta, probablemente la electricidad en España custa el doble del Reino Unido. Si se lleva en cuenta que otros gastos con servícios son relativamente equivalentes a los de España y que los gastos en supermercados no difieren muco de los españoles, entre una cosa y otra la vida en el Reino Unido suele ser un poco mas barata que en España. No entro a comparar la calidad de la comida que se compra en los supermercados porque unas cosas son mejores y otras son peores, pero si cuanto cuesta vivir en cada país. Los precios de inmuebles para compra y alquiler en tiempos normales son equivalentes, ambos muy costosos, los coches cuestan menos en el Reino Unido que en España, los productos electrónicos son algo mas baratos aquí y en otras cosas es mas barato en España. Considerando eso y viendo lo difícil que es encontrar un empleo en España en tiempos normales, siento que la vida aquí se hace mas facil ya que si por un lado las plays y la comida de España son mucho mejores, por otro lado si tienes un trabajo puedes viajar desde el Reino Unido a España en vacaciones varias veces al año, con la ventaja de que la Libra vale mas que el Euro.

Puntuación 1
#1