Empresas y finanzas

El fundador de Gowex pide al juez ir a la cárcel tras siete años en espera de juicio

  • No existen precedentes de petición voluntaria de ingreso en prisión por delito económico
  • Jenaro García pide liberar la fianza 'récord' para socorrer a su familia
  • Pretende acelerar su juicio y las consiguientes compensaciones para los accionistas
Jenaro García, fundador de Gowex. / Foto: Nacho Martín

El fundador y consejero delegado de Gowex, Jenaro García, lleva pidiendo entrar en prisión casi siete años después de declararse culpable de cometer uno de los mayores fraudes económicos del país. Sin juicio a la vista, el padre del wifi gratis realizó ayer algo que posiblemente nunca había sucedido en la historia del derecho español: una petición para iniciar voluntariamente el cumplimiento de la condena que le corresponda. Y todo a sabiendas de que pende una petición de 18,5 años entre rejas.

Además de la privación de libertad, la Fiscalía Anticorrupción también solicitó una multa de 10,2 millones de euros por un corolario delictivo que llevó a una multinacional que llegó a valer 1.400 millones de euros a desplomarse en el antiguo MAB hasta los cero euros casi de la noche a la mañana.

José María de Pablo, abogado de García, ha remitido al juzgado una carta a la que ha tenido acceso elEconomista.es y dirigida a Santiago Pedraz, juez instructor del caso Gowex. En el documento solicita para su cliente la entrada voluntaria en el centro penitenciario que elija su representado. Este periódico compartió ayer una taza de té con el responsable confeso de delitos societarios para preguntar por sus razones para renunciar a su actual libertad vigilada. El principal motivo consiste en recuperar parte de la fianza récord depositada en los juzgados para evitar la prisión (de 600.000 euros), y así destinar 200.000 euros a la satisfacción de deudas contraídas durante los últimos años -entre ellas con Hacienda y la Seguridad Social, además de pon sus abogados- y para atender las necesidades más básicas de su familia, incluidas las futuras mensualidades de la pensión de alimentos a la que tienen derecho sus hijos.

Los 400.00 euros restantes se mantendrían en la cuenta de consignaciones del juzgado para la reparación del daño causado, que se sumarían a los 4,2 millones de euros ya depositados voluntariamente en 2014 para la reparación de los daños a los, aproximadamente, millar de accionistas de Gowex. De esa forma, en cuanto se realicen el juicio y se dicte sentencia, dichos fondos irían a los titulares de las acciones de la compañía, lo que arrojaría una media de casi 5.000 euros por afectado.

La carta remitida por el abogado al juez indica que García "está literalmente en la calle, sin trabajo y sin medios con los que mantenerse a sí mismo ni a sus hijos, y ante una dilación tan desproporcionada para una causa con tan sencilla instrucción, mi representado ha solicitado al juzgado en diversas ocasiones la reducción de la fianza impuesta, para poder hacer frente a sus obligaciones económicas y necesidades más básicas". 

"Quiero cumplir la pena por los daños ocasionados y que se libere parte de la fianza de 600.000 para pagar a mis hijos los alimentos y liquidar todas las deudas de estos años"

Fuentes jurídicas apuntan que en un juicio de las características de Gowex, la instrucción podría durar un año o dos años y el juicio oral cerca de tres meses, ya que el acusado ha reconocido los hechos y no se opone a lo que pide el fiscal, además de afirmar haber colaborado con la Justicia desde el primer momento. Pese a esas facilidades, aún no se asignado sala para el juicio oral.

Tras el rechazo social y profesional desde 2014, limitado para trabajar y emprender, y con la rabia contenida de sentencias como las de Bankia, Pescanova o Abengoa, García solo entiende su situación desde la inoperancia de la justicia y de la Audiencia Nacional, en concreto la sección Segunda de la Sala de lo Penal. El fundador de Gowex no entiende por qué el juez Santiago Pedraz no ha convocado ni vista oral ni el retraso que está sufriendo el procedimiento a pesar de que el imputado "confesó los hechos y entregó al juzgado todas las pruebas necesarias (incluido su ordenador, su teléfono móvil, y toda la documentación en su poder) para corroborar su confesión, agilizar la instrucción de la causa y contribuir a su rápida finalización", según palabras del abogado defensor, "sin que apenas se hayan practicado diligencias desde 2015, hasta el punto de que aún nos encontramos en la fase intermedia".

Sobrevivir sin ingresos

El abogado también señala que, durante los casi siete años transcurridos desde la confesión, imposición de la fianza y demás medidas cautelares, Jenaro García ha intentado sobrevivir "sin ingresos ni patrimonio", según su abogado, y tras cumplir durante todo ese tiempo "de manera escrupulosa con todas las obligaciones y requerimientos que le ha impuesto el juzgado, además de entregar su pasaporte y acudir a firmar todos los días 1 y 15 de cada mes (lo que suma más de 140 comparecencias en juzgado). Asimismo, en los últimos años, García ha puesto en marcha la empresa Gow2x para resarcir con las futuras ganancias de la sociedad a los accionistas que pusieron su dinero y lo perdieron con Gowex.

El principal imputado por el caso Gowex también dejó claro su intención en su conversación con este periódico: "Quiero ir a prisión. Desde el principio lo he dicho. Quiero cumplir la pena por los daños ocasionados y que se libere parte de esa fianza para pagar los alimentos a mis hijos y para liquidar las deudas que he ido adquiriendo en estos últimos años, porque no he podido encontrar trabajo".

"¿Cuántas personas han intentado entrar en prisión sin sentencia?, ninguna; ¿Cuánta gente tiene fianzas de 600.000 euros?, nadie; ¿Quién ha confesado los hechos desde el primer segundo?, nadie; ¿Quién ha dicho que quiere ir a prisión tantas veces como yo?, nadie.  Y así llevo siete años con el mismo discurso y pidiendo ir a la cárcel para asumir el castigo que tengo que pagar", recalca.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud