Empresas y finanzas

El primer accionista de Prisa maniobra para sacar a Monzón de la presidencia

  • Amber busca el apoyo de Telefónica para que no sea reelegido como consejero
  • El expresidente de Indra trataba de ganar poder ejecutivo a costa de Manuel Mirat
Javier Monzón, presidente no ejecutivo de Prisa

Amber ha abierto un nuevo frente en el consejo de administración de Prisa para sacar a Javier Monzón de la presidencia un año y medio después de su llegada.

El principal accionista del grupo editorial con el 29,8% del capital busca así el apoyo de Telefónica (9,4%) e, incluso, del Banco Santander (4,1%), aliado natural del expresidente de Indra, para evitar que sea reelegido como consejero en la Junta de Accionistas que se celebra el próximo lunes, informan fuentes cercanas a los accionistas. Su renovación, así como la de los otros seis consejeros, forma parte del orden del día.

Si Monzón deja de ser consejero tendrían que abandonar automáticamente la presidencia

Si consigue que Monzón deje de ser consejero, en principio tendrían que abandonar automáticamente la presidencia del grupo y se elegiría a otro presidente de entre los consejeros restantes. Se ha llegado a barajar que sea el propio consejero delegado, Manuel Mirat, el que asuma la presidencia no ejecutiva. Como nuevo consejero podría entrar José Miguel Conteras, ex directivo de La Sexta, y cercano al PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero.

De no conseguir los apoyos necesarios para echar del consejo a Monzón, Joseph Oughourlian, representante de Amber, tiene previsto solicitar su destitución como presidente no ejecutivo del grupo.

En principio, Amber no tiene los apoyos asegurados para lograr el cambio en la presidencia ya que el Santander, Polanco, Roberto Alcántara y el inversor qatarí Al Thani prevén votar a favor de la reelección de Monzón. Telefónica se mantiene de perfil y las conversaciones con Carlos Slim, que ha aumentado su peso en el capital de Prisa, no ha dando resultado. O todavía no ha trascendido el mismo.

Pese a que fue la propia presidenta del Banco Santander, Ana Botín, la que aupó a Monzón a la presidencia de Prisa tras la salida de Cebrián y el breve periodo de interinidad de Manuel Polanco, Amber trata de convencerla de que respalde su salida ante el giro que el expresidente de Indra trata de dar a la línea editorial de El País apoyándose en Juan Luis Cebrián como columnista y el Felipe González.

Más allá de los planes de que el diario de Prisa sea más crítico con el Gobierno de Pedro Sánchez y su socio Podemos, lo cierto es que Amber quiere a Monzón fuera del grupo porque no ha cumplido ninguna de las misiones que le fueron encomendadas y porque ha empezado a tratar de ganar poder ejecutivo abriendo un cisma con Mirat.

Amber afea al presidente no haber cumplido los objetivos marcados

Según explican fuentes cercanas al consejo, el presidente no ejecutivo de Prisa debía asegurarse de que se ejecutara una ampliación de capital, de que el plan de desinversiones llegara a buen puerto y de mantener la paz entre los accionistas. Las dos primeras misiones no las ha llevado a cabo. No se ha realizado ninguna ampliación de capital y la venta de activos ha sido "un fracaso", señalan estas fuentes.

Y es que, la venta de Media Capital fue anulada en el último momento por Cofina que iba a pagar unos 123 millones tras lograr una rebaja en diciembre. Finalmente ha logrado vender un 30% de la compañía portuguesa por 10 millones de euros, lo que implica una pérdida de valor importante. Por otro lado, la venta de emisoras en América Latina tampoco ha ido bien.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin