Empresas y finanzas

Merlin aplaza la reconversión del edificio Fnac en un centro comercial por la crisis

  • La compañía cuenta con un colchón de 1.300 millones para aguantar el impacto de la crisis
  • La socimi busca refinanciar 1.582 millones de deuda que vencen en 2022 y 2023

El proyecto de restauración integral del conocido como edifico Fnac de la céntrica y comercial plaza Callao de Madrid para reconvertirlo en un centro comercial, de ocio y restauración ha quedado en suspenso y aplazado por la crisis.

Merlin Properties, socimi propietaria del inmueble, ha incluido el proyecto, y la inversión de 20 millones que supone, entre el conjunto de los que por el momento paraliza y pospone como medida de prudencia ante la actual coyuntura. Así lo detalló el consejero delegado de la firma, Ismael Clemente, durante su intervención ante la junta de accionistas de la compañía.

El primer ejecutivo de la socimi detalló las inversiones y proyectos que la empresa mantiene, pero cuya ejecución ha decidido, por el momento, posponer ante la crisis de entre el listado de actuaciones de inversión en mejora, construcción y reposicionamiento que tiene en marcha en su cartera de oficinas, centros comerciales y naves logísticas.

Así, del total de 750 millones de euros que suponen estas inversiones en curso, se paralizan actuaciones por unos 450 millones y se mantienen otras por unos 240 millones, priorizando aquellas que ya están prealquiladas y que generarán unas rentas de más de 35 millones de euros.

Además, Clemente apuntó que en el caso de reactivar algún proyecto más, seguramente se tratará de desarrollos de naves logísticas, dada la "creciente demanda" que presentan.

Estas medidas de prudencia se suman a otras también ya adoptadas, como son posponer a fin de año la decisión de pagar dividendo complementario, la reducción de sueldo del consejo y la renuncia al bonus de 2020 por parte de los principales ejecutivos.

Ayudas a sus inquilinos

En paralelo, y en el plano operativo, Merlin ha activado iniciativas para ayudar a sus inquilinos como son las dos bonificaciones articuladas en el pago de las renta de los inquilinos de las tiendas de sus centros comerciales.

Con todo, la compañía limita a la cifra de 70 millones ya avanzada el impacto de la crisis en sus ingresos por rentas de este año, importe equivalente al 13% de las de 2019.

Refinanciación de la deuda

Además, en el plano financiero asegura contar con 1.277 millones de euros de liquidez, lo que sumado a las referidas medidas, su "saneado balance y la calidad de su cartera de activos e inquilinos" le permitirá "aguantar de pie" los desafíos de la actual crisis, según garantiza Clemente.

En este sentido, avanzó que la compañía, en el marco de su estrategia de continua gestión activa de su balance, tratará de refinanciar deuda para aplazar los próximos vencimientos, los de 2020 y 2023, que suman 1.582 millones de euros.

"Si el mercado lo permite, se llevarán más allá de 2030, en caso contrario se tratarán de acoplar en los años 2027 y 2028 en los que actualmente apenas hay vencimientos previstos", detalló el primer ejecutivo de Merlin ante la junta, tras recordar que no tiene que pagar deuda ni este año ni el que viene.

En la actualidad, Merlin presenta un endeudamiento neto de 5.182 millones de euros, que equivale al 40,6% del valor de sus activos ('loan to value').

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin