Empresas y finanzas

Tres asociaciones de 'riders' se enfrentan a Trabajo: "Queremos ser autónomos"

  • Repartidores de Glovo y Deliveroo envían una carta a Díaz en la que piden mantener su estatus
  • Solicitan cambios en la ley para tener vacaciones pagadas y fijar las tarifas
Rider en Granada

Los planes del Ministerio de Trabajo de convertir a los repartidores de Glovo, Deliveroo o Uber Eats en asalariados antes del final del verano ha dividido a los casi 15.000 riders que trabajan con las plataformas. La asociación RidersXDerechos se reunió el lunes pasado con la ministra Yolanda Díaz para "abordar su situación laboral" del sector, que todavía está siendo discutida en los tribunales ya que no hay una postura clara sobre su estatus. No en vano, en función de qué se considere la herramienta de trabajo (la aplicación o la bici) son denominados como falsos autónomos o no.

Durante el encuentro, Díaz garantizó a los portavoces de la asociación que su departamento sigue adelante con el proyecto de ley que "aborda el reconocimiento de la laboralidad de este colectivo y que clarificará su relación con el Estatuto de los Trabajadores". Modificación que quiere aprobar en las antes de que termine septiembre, según informa Cinco Días.

Piden que no se modifique nada sin "diálogo social" y sin contar con la opinión de otros actores

La velocidad que el Ministerio ha imprimido a la reforma, anunciada en febrero, en pleno estado de alarma ha desatado todas las alarmas entre tres asociaciones de repartidores que no quieren ser asalariados y piden que no se modifique nada sin "diálogo social" y sin contar con la opinión de otros actores.

Así, la Asociación Autónoma de Riders (AAR), la Asociación Profesional de Riders Autónomos (APRA) y la Asociación Española de Riders Mensajeros (Asoriders), formada por algo más de 1.400 repartidores a corriente de pago, han enviado una carta al Ministerio en la que defienden "la necesidad de mantener su condición de autónomos para contar con la independencia y flexibilidad que requieren" aunque sí que piden algunos cambios, como tener vacaciones pagadas o fijar sus tarifas. Lea aquí la carta

"Nosotros deberíamos poder asignar el precio de nuestro trabajo. Decidir cuánto vamos a ganar con los pedidos"

En la misiva, alertan también de que un cambio en su estatus pondría en riesgo su actividad ya que algunas plataformas optarían por abandonar España y otras reducirían mucho el número de repartidores a los que asignan encargos. Así, defienden que el "trabajo bajo demanda es el único que les permite tener el control de su tiempo y actividad".

Héctor Merino, presidente de Asoriders, explica a este diario que Trabajo ha decidido reformar la ley sin contar con ellos por lo que reclaman el derecho a "estar representados en el debate sobre su futuro". "Aunque seamos protagonistas, no se ha dado voz a nuestros argumentos e intereses. En realidad, somos un grupo satisfecho con muchas de las condiciones de nuestro trabajo", abundan en la carta abierta a la que ha tenido acceso este diario

"RidersXDerechos representan a un porcentaje muy pequeño de los mensajeros, y actualmente no colaboran con las plataformas digitales, por lo que no conocen nuestro trabajo. Nosotros no los hemos elegido"

Y es que, según señala Merino, se reunieron en febrero con la directora general de Trabajo y no han vuelto a saber nada hasta la nota de prensa del lunes pasado tras el encuentro con RidersxDerechos, de los que reniegan como representantes y únicos portavoces del colectivo. "Representan a un porcentaje muy pequeño de los mensajeros, y actualmente no colaboran con las plataformas digitales, por lo que no conocen nuestro trabajo. Nosotros no los hemos elegido", sentencian las tres asociaciones en la carta.

Un nuevo marco regulatorio

Aunque quieren mantener el estatus de autónomo, reconocen que la ley no está de su parte ya que no contempla las peculiaridades que requiere su trabajo, por lo que piden "un nuevo marco regulatorio" que les "proteja sin exponerles".

"Necesitamos una legislación muy clara. La ley laboral actual no contempla esta nueva modalidad de trabajo tecnológico. Necesitamos una nueva figura que nos proteja y nos permita mantener el estatus de autónomos. Un modelo que nos reconozca como autónomos digitales, garantizando más seguridad y protección", señala Merino, que reconoce tener un contacto directo con Deliveroo. Relación que le ha permitido evitar que rebajen las tarifas, como ha hecho Glovo.

En esta línea, la asociación de plataformas Adigital lleva años pidiendo al Ejecutivo que cree esta figura de autónomo digital para los trabajadores vinculados a las nuevas empresas tecnológicas.

"Pedimos mayor seguridad y mayores beneficios, incluyendo formación, vacaciones o baja por enfermedad"

AAR, APRA y Asoriders tienen muy claro que necesitan una figura nueva que les permita acceder a una serie de ventajas sin que impliquen "indicios de laboralidad". Así, piden "mayor seguridad y mayores beneficios, incluyendo formación, vacaciones o baja por enfermedad", sin renunciar a la "libertad que proporciona la condición de autónomo". Las vacaciones serían pagadas pero todavía no tienen muy claro cómo se podría articular ya que algunos riders trabajan para varias plataformas a la vez.

Pero, el verdadero caballo de batalla que tienen estas tres asociaciones es conseguir que los riders fijen el precio del reparto. "Nosotros deberíamos poder asignar el precio de nuestro trabajo. Decidir cuánto vamos a ganar con los pedidos. Ahora no tenemos la opción ya que es la plataforma la fija las tarifas y sólo podemos rechazar los pedidos", explica Merino. La justicia ha señalado que el hecho de que no fijen los precios de su trabajo es un indicio de laboridad mientras que otros jueces apuntan que son autónomos porque pueden rechazar los pedidos.

Así, pide que el cliente pague por el servicio y que se regule una especie de tarifas mínimas, como en el caso de los fontaneros, para garantizar una remuneración justa por su servicio.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Incrédulo
A Favor
En Contra

En este país el individuo NO puede pactar con el empresario lo que le venga en gana. Tiene que ser lo que diga papá Estado.En España falta muchísima libertad y menos meter las narices el Estado en las relaciones privadas individuales.

Estado, déjame vivir la vida como yo quiera y entienda.No te metas en mi vida, no me defiendas, solo estorbas.

Puntuación -1
#1