Empresas y finanzas

Deliveroo y Glovo presionan a Trabajo para evitar contratar a los autónomos

  • La británica alerta que tener empleados por cuenta ajena frenará su crecimiento
  • Las plataformas se reúnen con Trabajo para pedir un cambio de ley
  • El TSJ de Madrid asegura que son trabajadores directos de las plataformas
Repartidor de Glovo.

Deliveroo y Glovo aceleran los contactos con las Administraciones Públicas para conseguir "una solución legislativa" que blinde su modelo empresarial antes de que el Tribunal Supremo se pronuncie sobre si los repartidores son falsos autónomos o no.

Así, dos representantes de la plataforma británica visitaron Madrid la semana pasada para reunirse con funcionarios del Ministerio de Trabajo y Economía mientras que Glovo tuvo un encuentro con la ministra Magdalena Valerio antes de las elecciones. Contactos que se realizan en paralelo a las labores de lobby de Adigital, que pide al Gobierno "una regulación" que contemple el autónomo digital.

"Buscamos una ley que permita a las empresas ofrecer a los riders más seguridad sin poner en riesgo su flexibilidad"

El principal objetivo de los directivos de Deliveroo era trasladar a la administración la necesidad de aprobar una "reforma de la ley para permitir a las empresas ofrecer a los riders autónomos más seguridad y protección sin poner en riesgo su flexibilidad". Es decir, sin sumar indicios de laboralidad. Una reforma que ya se ha pactado en Francia, donde el partido de Emmanuel Macron ha presentado una ley para crear una "zona segura" que permita a las plataformas ofrecer seguros de salud, pagar bajas por enfermedad o dar formación a los repartidores sin que pierdan su estatus de autónomo. "Queremos pagar más como compañía para dar más seguridad a los riders", asegura Peter Dominiczak, director global de Asuntos Públicos de Deliveroo.

Los encuentros con la administración se suceden en plena división de la justicia sobre la naturaleza de la relación laboral entre los riders y las plataformas ya que algunos jueces de primera instancia consideran que son verdaderos autónomos y otros que son trabajadores por cuenta ajena. Una división de criterios que esta semana se ha inclinado a favor de los defensores de que son falsos autónomos después de que el Pleno del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Madrid considerase a los repartidores de Glovo trabajadores por cuenta ajena, marcando así el criterio para resolver futuros recursos respecto a casos similares. El Pleno decidió pronunciarse en este caso porque en un primer recurso, la Sección 4 de lo Social declaró a un rider autónomo mientras que otra sección iba a sentenciar todo lo contrario en otro caso.

El TSJM habla de falsos autónomos

Así, el TSJM desmonta la presunción de que los ciclistas de Glovo son autónomos al asegurar que, aunque no existe contrato laboral materializado, Glovo se lucra del trabajo de los riders y determina elementos de la relación. Por ejemplo, marca la remuneración por cada pedido y la franja horaria donde pueden trabajar. También rebate el argumento de que los repartidores sean libres para aceptar los pedidos o no. Si bien no existe ninguna penalización directa, aprecia el fallo, rechazar pedidos implica una peor valoración para el trabajador en su rating. "Algo que condiciona su libertad de actuación", recoge la sentencia analizada por el portal Noticias Jurídicas.

Rechaza que los ciclistas realicen su labor utilizando medios propios

En tercer lugar, se rechaza el argumento de que los ciclistas realicen su labor utilizando medios propios ya que el trabajo se realiza a través de la app propiedad de Glovo. Y éste es justo el tema que divide a los jueces: determinar si la herramienta de trabajo es la aplicación (medio proporcionado) o la bicicleta y el móvil (medio propio).

Ante el debate sobre si se debe modificar la ley vigente para recoger la nueva situación de los trabajadores de plataforma digitales, el TSJ se inclina por rechazar esta vía: con la actual normativa, los riders deben ser considerados trabajadores a todos sus efectos.

"Lamentamos que España sea el único país en el que se están judicializando los casos, en lugar de optar por el diálogo y la adaptación de la legislación acorde a la digitalización de la economía", dice Glovo.

¿Freno al crecimiento?

Por su parte, desde Deliveroo aseguran que convertir a los repartidores en trabajadores por cuenta ajena lastrará su crecimiento en nuestro país. "Un cambio en el modelo afectaría a nuestro crecimiento. No podríamos crecer tan rápido como quisiéramos porque nos faltaría gente", explica Dominiczak. Pero, según señala el directivo, el problema no sería pagar la seguridad social, sino los riders perderían su independencia. "El problema es que si los repartidores son repartidores por cuenta ajena se pierde el atractivo del trabajo. Se transfiere todo el poder a la empresa y pierde capacidad para organizarse, decidir cuando y cómo trabaja y eso hará que no quieran trabajar con nosotros", apunta el director de Asuntos Públicos.

En España, Deliveroo ya opera en más de 70 localidades en las que colabora con más de 7.000 restaurantes y defiende que en 2018 generó un impacto económico de 100 millones de euros en nuestro país, generando 2.100 empleos indirectos y una contribución al PIB de 45 millones de euros.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Andres
A Favor
En Contra

Es algo que ocurre en muchos sectores. Sobretodo en las empresas online, que cada vez son más y probablemente en unos años seran mayoría. Al igual que el empleo autónomo cada vez irá a más.

En vez de perseguir a las empresas y autónomos porque no crean un marco regulatorio adecuado?

Puntuación 2
#1