Empresas y finanzas

Airbus prepara ERTEs para 6.000 empleados y recortará más la producción

  • Pierde 481 millones en el primer trimestre y 'quema' 8.948 millones de caja
  • El grupo "enfrenta la peor crisis" y alerta del riesgo de quiebra de los proveedores

Airbus lucha para adaptarse al colapso de la demanda a medida que las aerolíneas anulan o retrasan pedidos de aviones y la pandemia hace cada vez más difícil conseguir nuevas ventas. El fabricante europeo, que ha perdido 481 millones en el primer trimestre del año, anunció a principios de mes un recorte del 33% de la producción anual de aeronaves comerciales y ya prepara un ajuste temporal de empleo para 6.000 trabajadores de la división comercial en España, Francia y Alemania. El grupo tiene 136.518 trabajadores en todo el mundo y 12.600 en nuestro país.

Unas medidas que son solo el comienzo ya que la compañía revisará la situación en junio cuando haya más visibilidad sobre la profundidad y duración de la crisis, explicó el consejero delegado de Airbus, Guillaume Faury, en una conferencia con periodistas. "El cambio de tamaño de la compañía se realizará no solo teniendo en cuenta la adaptación del menos 35% que hemos hecho recientemente, sino también el escenario probable en el futuro", señaló Faury.

"El cambio de tamaño de la compañía se realizará no solo teniendo en cuenta la adaptación del menos 35% que hemos hecho recientemente, sino también el escenario probable en el futuro"

Un escenario que está marcado por los planes de las compañías aéreas para adaptarse a la crisis de la demanda que seguirá a la emergencia sanitaria y a las restricciones a la movilidad y ocupación de los aviones impuestas por los Gobiernos para limitar los contagios y que tienen visos de extenderse más de un año. Así, aerolíneas como IAG, Lufthansa, Norwegian o easyJet ya han anunciado un ajuste en tamaño de sus flotas y su red de rutas que, en el caso de British Airways implicará la destrucción de 12.000 puestos de trabajo. En un contexto con aerolíneas más pequeñas durante varios años y con problemas de liquidez (los gobiernos empiezan a rescatarlas), la expectativa de Airbus es que la demanda de aviones se vea muy impactada en el medio plazo.

De momento, la compañía prevé entregar 600 aviones en todo el año, lo que supone un reducción del 30% con respecto a las 863 aeronaves entregadas el año pasado. Previsión que se puede reducir aún más, tal y como apunta la compañía. Así, sólo en el primer trimestre, que refleja un impacto parcial del frenazo de la actividad, Airbus entregó 122 aviones comerciales, un 24% menos que el año pasado, y un 33% por debajo de lo previsto, ya que ha tenido que quedarse con 60 unidades que los clientes no han aceptados por falta de liquidez. Las entregas en el segundo trimestre "serán muy bajas", señaló el directivo.

Las entregas caen un 25% y en el segundo trimestre "serán muy bajas"

"Nos encontramos en medio de la crisis más grave que ha conocido nunca la industria aeroespacial. No tiene precedentes", aseguró Faury en la presentación de los resultados del primer trimestre año, en el que los ingresos han caído un 15% hasta los 10.600 millones de euros por el desplome del negocio comercial, el principal del grupo (la división de defensa crece el 16%). Las cuentas reflejan un impacto parcial de la crisis del coronavirus ya la compañía empezó el año con un gran desempeño, por lo que ha registrado un ebit ajustado positivo de 281 millones, un 49% menos, que no le ha permitido cerrar el ejercicio en números negros por los gastos en investigación y desarrollo, que han subido el 1%.

La compañía ha advertido de que el segundo trimestre será mucho peor, aunque aún no puede proporcionar una perspectiva financiera para todo el año (la caída ya se empieza a notar en los pedidos netos, que retroceden en 58 unidades) y ha llamado la atención sobre el rápido consumo de caja. Solo en el primer trimestre quemó 8.948 millones de efectivo, de los que 3.600 millones responde al pago de la multa por el caso de sobornos. Así, cierra marzo con una caja de 3.586 millones. "Estamos sangrando efectivo a una velocidad sin precedentes, lo que amenaza la existencia de nuestra compañía", admitía Faury. "Debemos actuar con urgencia para reducir nuestra salida de caja, restaurar nuestro balance financiero y, finalmente, recuperar el control de nuestro destino", añadió.

Busca sobrevivir sin ayudas estatales pero alerta de la debilidad de sus proveedores

El grupo francés, que ha solicitado líneas de crédito y ha reducido los gastos limitando las inversiones no esenciales, busca sobrevivir sin el apoyo del estado, pero que sus clientes y su base de proveedores necesitan tanta ayuda como puedan. "Está afectando a todas las regiones del mundo y a todas las industrias al mismo tiempo, por lo que el papel de los gobiernos es obviamente clave. Uno de los principales riesgos para nosotros es que los proveedores quiebren". No hay que olvidar que muchos de ellos se han visto impactados por la crisis del MAX de Boeing, que lleva más de un año en tierra y que se dejó de producir en enero. Boeing, que presenta hoy también resultados, atraviesa fuertes problemas de liquidez y este sábado suspendió la compra del negocio comercial de Embraer, decisión que llevará a la firma ante los tribuanales.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin