Empresas y finanzas

El Ministerio de Transportes busca aerolínea para volar entre Mallorca e Ibiza

  • Vueling, Iberia y Air Europa se reparten los servicios mínimos entre la Península y las islas
José Luis Ábalos, ministro de Transportes.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana busca "urgentemente" una aerolínea para volar entre Palma de Mallorca, Ibiza y Mahón. Las restricciones impuestas por el departamento que dirige José Luis Ábalos a las conexiones aéreas interinsulares han llevado a las compañías que operaban esas rutas hasta la fecha a negarse a seguir prestando el servicio. No en vano, a la limitación de frecuencias, se suma la obligación de otorgar las plazas "procurando la máxima distancia entre los pasajeros".

Es decir, que las compañías no pueden vender toda la capacidad disponible en el avión puesto que los viajeros tienen que mantener una distancia mínima de un metro, por lo que sólo tendría disponible un tercio de las plazas (fila sí, fila no y no todos los asientos). Esta norma ha llevado a Ryanair a cancelar toda su operativa doméstica a partir del 24 de marzo y a Renfe a reducir su oferta de plazas en un 85%.

"Procederá a la adjudicación express de un contrato para la prestación de servicios aéreos en las conexiones interinsulares de Baleares"

Así, el Ministerio ha anunciado que procederá a la "adjudicación express de un contrato para la prestación de servicios aéreos en las conexiones interinsulares de Baleares". La adjudicación se acometerá "de forma inmediata ante la falta de interés en seguir operando estas conexiones por parte de las compañías aéreas que las operaban hasta la fecha, tras la publicación de la Orden TMA/247/2020", informa en un comunicado.

Los servicios a adjudicar son un vuelo de ida y vuelta diario para cada uno de los enlaces Palma de Mallorca-Mahón y Palma de Mallorca-Ibiza, con un precio final de 60 euros por trayecto. Tarifa que baja a los 15 euros para los residentes ya que tienen un 75% de subvención en los billetes. "El Ministerio se encuentra finalizando el expediente para poder adjudicar estos servicios por la vía de emergencia, adjudicación que previsiblemente se publicará en Boletín Oficial del Estado en el día de mañana (viernes)", asegura el departamento.

El tráfico aéreo en España ya ha caído un 53% respecto al año pasado

La orden ministerial publicada por el Ejecutivo en relación a la conectividad aérea de Canarias y Baleares prohibía el aterrizaje de cualquier jet privado (aviación ejecutiva) en los aeropuertos de los archipiélagos y los vuelos comerciales con la Península. Así fijaba una serie de servicios mínimos que las aerolíneas tendrían que comunicar si estaban interesados en realizar. Por ejemplo, sólo permite realizar un vuelo de ida y otro de vuelta desde Barcelona y Madrid a Palma, Menorca e Ibiza. Vueling se ha quedado con las conexiones desde la Ciudad Condal e Iberia y Air Europa se reparten los vuelos desde Madrid. Los vuelos a Palma son diarios y a los otros destinos son tres veces a la semana desde la capital de España.

En el caso de Canarias, donde se permiten entre uno y cuatro vuelos por semana dependiendo de la isla, Vueling operará las rutas Barcelona-Gran Canaria, Bilbao-Gran Canaria y Sevilla-Gran Canaria así como Barcelona Lanzarote y las conexiones entre Tenerife Norte y Sevilla, Bilbao y la Ciudad Condal. Iberia por su parte conectará Madrid con Gran Canaria, Tenerife Norte y Sur, Fuertventura, Lanzarote y La Palma. Las rutas interinsulares se las reparten entre Binter y Canary Fly.

A nivel nacional, a operativa se ha reducido por ley un 50%, igual que el transporte marítimo y terrestre. Según los datos publicados por Eurocontrol, el tráfico aéreo en España fue ayer un 53% inferior al de un día análogo del año pasado.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.