Empresas y finanzas

Aldesa saltará a grandes proyectos de la mano de su nuevo dueño chino

  • La constructora acaba de aterrizar en Colombia y quiere entrar en Chile y Paraguay
  • CRCC inyectará más de 250 millones a cambio del 75% de la compañía española

Aldesa arranca una nueva etapa de la mano de su flamante propietario, el gigante China Railway Construction Corporation (CRCC), en la que aspirará a saltar a las ligas mayores, con una vocación decidida por participar en los concursos de grandes proyectos de infraestructuras internacionales, principalmente en Latinoamérica. La compañía cerrará en las próximas semanas la entrada en el capital de la firma controlada por el Estado chino, que se hará con un 75% de las acciones de la española. La familia Fernández Rubio conservará un 25%. El equipo gestor, con Alejandro Fernández al frente, continuará. No en vano, ya trabaja en un nuevo plan estratégico que presentará presumiblemente a finales de febrero y en el que expondrá la nueva dimensión de la constructora, ya sin las apreturas financieras que ha padecido en los últimos años.

La llegada de CRCC ha supuesto un salvavidas para Aldesa, erigida en la novena constructora de España por volumen de facturación. La compañía acometerá una ampliación de capital por un importe de 250 millones de euros que será suscrita íntegramente por el grupo chino. Además, la firma asiática desembolsará una cantidad adicional. Haitong Bank, JP Morgan, PwC, Cuatrecasas y Freshfields han asesorado la operación.

Con el dinero obtenido, Aldesa podría repagar la emisión de bonos que tiene en circulación y cuyo saldo actual es de 245 millones de euros (originalmente era de 250 millones). Desde que se conoció la operación, a finales de diciembre, estos bonos han pasado de cotizar a 54 euros a superar los 96 euros. Una reacción que no ha pasado desapercibida para las agencias de calificación. Tanto Moody's como Fitch ya han avanzado que podrían subir la calificación crediticia de Aldesa.

Por el cambio de control, la compañía tiene que ofrecer el repago a sus bonistas al 101% de su valor nominal. Ahora bien, la colocación contiene una cláusula de portabilidad por la que, en función del cumplimiento de un ratio determinado de endeudamiento, la empresa podría evitar la obligación de lanzar dicha oferta a los tenedores de los bonos. La emisión vence el 1 de abril de 2021. El mercado prevé que, de un modo u otro, recompre los bonos, toda vez que generan un interés del 7,25%, un nivel muy superior al que ofrecen hoy los mercados secundarios. La deuda bruta con recurso de Aldesa, según los últimos datos, asciende a 326,5 millones. Descontada la caja (87,6 millones), la deuda neta con recurso se sitúa en 238,9 millones. La empresa inició hace varios años un plan de rotación de activos que en 2018 ya le permitió bajar su endeudamiento neto un 20%.

Crecimiento en Latinoamérica

Con el saneamiento financiero y el respaldo de CRCC, tercera constructora del mundo con más de 109.000 millones de dólares (más de 98.000 millones de euros) de ingresos y un beneficio neto de 2.579 millones de dólares (2.322 millones de euros), Aldesa afronta un horizonte de oportunidades para crecer en sus mercados prioritarios, con México, España y Polonia como máximos exponentes y, al mismo tiempo, expandir su actividad a otros países, fundamentalmente en Latinoamérica. No en vano, el objetivo de la multinacional china con la adquisición de la firma española es precisamente contar con sus referencias para avanzar en el mercado latinoamericano y europeo.

Aldesa, con su presidente y consejero Alejandro Fernández a la cabeza, está diseñando un nuevo plan estratégico con una visión a entre tres y cinco años. Los detalles aún están por definir, pero estará orientado al crecimiento de la empresa, que en 2018 registró unos ingresos de 976 millones y un ebitda de 95,5 millones. En esta línea, podrá aspirar a proyectos de mayor tamaño en infraestructura civil, renovables e industrial y abordará su crecimiento en el área de concesiones, en la que ya cuenta con diversos activos en España (autovía A-4, juzgados en Cataluña) y puerto deportivo en Torrevieja -Alicante), México (autopista de peaje en Chiapas) y Uruguay (carretera Circuito 5).

Recientemente, la constructora española ha sido adjudicataria de su primera obra en Colombia

En la expansión en Latinoamérica, en realidad, Aldesa lleva tiempo trabajando. De hecho, recientemente ha resultado adjudicataria de su primer proyecto en Colombia. Se trata de un contrato con un cliente privado para desarrollar la ingeniería de un parque fotovoltaico de 81 MW, con un valor de unos 13 millones. Asimismo, se halla inmersa en diversos procesos para aterrizar en Chile a través de actividades vinculadas a las energías renovables y proyectos llave en mano, y en Paraguay, con el foco más centrado en las infraestructuras de transporte.

Colombia se ha sumado a Dinamarca y Hungría, en los que entró meses atrás. Con ello, ya tiene actividad en 12 países. Además de estos, está presente en España, México, Polonia, Uruguay, Noruega, Eslovaquia, Rumanía e India.

98.000 millones de euros

China Railway Construction Corporation (CRCC) es la tercera constructora del mundo con más de 98.000 millones de euros facturados en 2018, según ENR. Con la compra de Aldesa busca reforzarse en Latinoamérica y Europa. Según las fuentes consultadas, Aldesa mantendrá su marca y no se prevén ajustes de personal. Esta compra se produce en paralelo a la adquisición de Grupo Puentes por parte de China Road and Bridge Corporation (CRBC), que se ha hecho con Grupo Puentes.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin