Empresas y finanzas

Banco Santander se cuela en el proyecto estrella de BBVA

  • El banco, a través de Merlin, entra en el capital de la Operación Chamartín
Ilustración del proyecto Madrid Nuevo Norte. Foto: eE

El Santander se ha colado en el que desde hace décadas es el proyecto estrella de BBVA, la Operación Chamartín. A través de la socimi Merlin el banco cántabro va a participar en el mayor desarrollo urbanístico de Europa y, por ende, de España. Un plan que lleva varado más de 25 años y que en los últimos meses ha dado más de un quebradero de cabeza a la entidad azul por su vinculación con el caso de las escuchas ilegales de Villarejo.

Merlin, cuyo mayor accionista es el Santander con más del 22% del capital, ha conseguido finalmente meterse en este gran proyecto, a semanas de su aprobación definitiva por parte de la Comunidad de Madrid. La socimi estuvo durante varios meses negociando con BBVA la compra de un paquete de sus acciones en Distrito Castellana Norte -sociedad promotora del desarrollo-, pero, según los mentideros del sector, la entidad aparcó las conversaciones, entre otras razones, por su oposición a que su principal rival pudiera formar parte de tan colosal operación, que va a cambiar por completo la zona norte de la capital española. BBVA tiene el 75% de la compañía. El resto está en manos de la constructora Sanjose.

La socimi ha logrado, en principio, su objetivo de entrar en el proyecto después de haber llegado a un acuerdo con ésta última para adquirirle un 14,46% de Distrito Castellana Norte. Ahora está por ver si BBVA ejerce su derecho de retracto de las acciones vendidas en los próximos quince días, comprando los títulos a Sanjose y bloquendo la irrupción del Santander por la vía indirecta en su megaplan.

La Operación Chamartín ha sido siempre un objeto de deseo para muchos actores. De hecho, fue una pieza clave en la pretensión de Sacyr de tomar el control de BBVA en 2004. Un hecho que desencadenó la trama de escuchas ilegales encargadas por el banco al excomisario, que en la actualidad están siendo investigadas por la Audiencia Nacional y, cuyo conocimiento, provocó el año pasado la salida anticipada de Francisco González de la entidad vasca. Esta trama salpicó también a Antonio Béjar, ex consejero delegado de la promotora de la Operación Chamartín, que el pasado mes de julio fue cesado de su cargo, tras ser imputado y ser el único directivo en haber colaborado con la Justicia. Durante el mandato de Béjar, Distrito Castellana Norte estuvo en el punto de mira del fondo soberano Qatar Investment Authority, que estaba dispuesto a comprar la participación de BBVA en el proyecto. Asimismo, también se acercó a la entidad Brookfield y así hasta una docena de fondos. A través de su acuerdo con Sanjose, Merlin ha logrado imponerse a estos gigantes institucionales y reforzar su posición como el mayor propietario de oficinas de España.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin