Empresas y finanzas

Las familias se ahogan: disparan un 30% la reunificación de sus créditos

  • Estas operaciones, que evitan impagos, crecen a doble ritmo que en 2018
Foto: Dreamstime

La ralentización económica, con la consiguiente subida del paro, y el boom de todo tipo de créditos de los años pasados han disparado las situaciones límite en las que se encuentran las familias españolas. Cada vez más hogares están ahogados por las deudas contraídas, especialmente aquellas que cuentan con préstamos rápidos, tarjetas revolving y financiación al consumo.

Según fuentes de la Agencia Negociadora -principal compañía especializada en la unificación de los créditos-, la demanda de estas operaciones está subiendo sustancialmente en los últimos meses, más de un 30%, un ritmo casi el doble que el año pasado, cuando el incremento ascendió a un 17%. En 2017, el crecimiento fue del 10%.

Desde esta compañía, que trabaja con la mayor parte de los principales bancos, sostienen que en la actualidad están aflorando los problemas de un mal endeudamiento, ya que en muchos casos ni siquiera se conoce con quién se han contratado la financiación. Además, alertan de que si el desempleo aumenta en el corto plazo por la crisis que se avecina estas transacciones serán claves para evitar situaciones de impagos o insolvencia.

Con una reunificación de préstamos, siempre y cuando se incluya la hipoteca, el coste puede reducirse en torno a un 50 o un 60%, por la caída sustancial de los intereses a pagar. Aún así, estos son más altos (150 puntos básicos) que el promedio de los créditos para la adquisición de una vivienda.

La Agencia Negociadora consigue que el tipo de la nueva hipoteca, una vez incorporado el resto de las deudas, se sitúe en el 3% y con unos plazos habituales, de entre 20 y 30 años. En 2018 gestionó unas 17.000 operaciones.

El importe de las reunificaciones dirigidas a personas que aún están al corriente de los pagos ronda los 98.000 euros y el esfuerzo financiero posterior se reduce hasta el 25%.

Solución para insolvencias

Estas transacciones son una solución en un momento de asfixia para las familias en este momento de incertidumbre. Hay que tener en cuenta que la morosidad en los préstamos al consumo lleva meses escalando después del crecimiento significativo en su comercialización por parte de las entidades y de los diferentes agentes especializados.

En los últimos cuatro trimestres los impagos en la financiación para la compra de bienes, ocio y otras finalidades han subido desde los 4.000 a los 5.000 millones, es decir, un 25%. Por este motivo, el Banco de España ha venido instando al sector financiero a ser prudente.

Poco a poco, las entidades han venido cerrando el grifo a estos préstamos, a pesar de que son más rentables por los tipos de interés que llevan aparejados (entre el 5 y el 9%). Este fenómeno, unido a la menor demanda por la ralentización, han llevado a que la venta de la financiación al consumo caiga un 7% en agosto.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud