Empresas y finanzas

El comercio sacrifica sus márgenes para hacer entregas online ultrarrápidas

  • La gestión de la última milla dificulta la rentabilidad de las entregas en dos horas
  • Amazon y Alibaba está forzando al sector a acelerar los plazos
  • La edad de las flotas de transporte es otro de los problemas
Foto: Dreamstime

Entregas cada vez más rápidas. Ese es el objetivo de la distribución en España para plantar cara a gigantes como Amazon o Alibaba, aunque sea a costa de sacrificar en muchas ocasiones sus márgenes de rentabilidad, debido al coste logístico que tiene la denominada última milla. Compañías como El Corte Inglés, Carrefour, Alcampo, Media Markt o Fnac, entre otras, están acelerando sus plazos, con envíos en tan solo dos horas.

Es un reto al que se ha sumado ahora la cadena francesa de tiendas de artículos de deporte Decathlon, y al que intentan acercarse cada vez más un mayor número de compañías. Y eso al margen de la distribución textil, aún más compleja, y donde la competencia se centra ya en realizar los envíos el mismo día de la compra.

El reto de la eficiencia

La meta, sin embargo, no es nada fácil. Porque, según explican los expertos, a los problemas de movilidad en los centros urbanos debido al tráfico, las calles peatonales o la escasez de sitios de descarga, se suma la falta de eficiencia que supone llevar a cabo envíos de paquetes a veces muy pequeños en un proceso que requiere ser completado además en un espacio de tiempo muy corto.

Las restricciones impuestas por los Ayuntamientos a los accesos a ciertas áreas urbanas y de estacionamiento, junto con las políticas de reducción de emisiones de los vehículos, están provocando, además, que las empresas dedicadas a la distribución se vean obligadas a renovar sus flotas e impulsar vehículos de reparto eléctricos para poder con las nuevas exigencias municipales.

Y es que, según un estudio realizado recientemente por Aecoc, en el 40% de las compañías la edad media de la flota de transporte supera los 10 años y el 85% se está viendo afectada por las restricciones impuestas en Madrid y Barcelona.

Todo ello está obligando así a muchas cadenas a cobrar distintas tarifas por el envío de paquetes, que varían entre los 3 euros y los 7 euros, pero en muchas ocasiones no permiten ni siquiera cubrir los costes. Y el problema de fondo es que los consumidores no parecen dispuestos a asumir el coste. Amazon, por ejemplo, subió el precio en España de su servicio Prime, que permite la entrega en dos horas, de 20 euros a 36 euros, pero ante el rechazo masivo por parte de sus abonados se ha visto obligado a volver a bajarlo otra vez a 19,95 euros para no perder clientes, una cifra que le obliga a reducir costes y ser mucho más eficiente para no sufrir números rojos.

Recogida exprés

Para poder competir, cada vez son más las compañías que ofrecen servicios exprés de recogida en tienda -Alcampo o Carrefour permiten, por ejemplo, hacerlo a la hora o a las dos horas siguientes de la compra, respectivamente- y que están, al mismo tiempo, llevando a cabo la distribución no ya desde los almacenes logísticos, sino también desde los propios establecimientos, aprovechando la enorme capilaridad que en muchas ocasiones les ofrece su red.

Consciente de los problemas de rentabilidad en el comercio online, el líder del sector de la distribución alimentaria en España, Mercadona, ha decidido ir más despacio. La empresa ha re-novado por completo su venta online después de que su presidente, Juan Roig, reconociera que el servicio que ofrecían era "una mierda". Pero por ahora solo está presente con el nuevo supermercado online en Valencia y en algunos distritos de Barcelona, estando previsto el lanzamiento a partir de principios del año que viene en Madrid. La cadena de supermercados valenciana está abriendo para ello almacenes logísticos, a los que denomina colmena, dedicados exclusivamente al negocio en Internet.

Consciente de las dificultades para competir cara a cara con los denominados pure players ha habido también quien ha apostado por unirse a ellos, como el caso de Dia. La cadena mantiene una alianza con Amazon, en la que también está presente, por ejemplo, el madrileño mercado de La Paz o la cadena de tiendas de vinos Lavinia, para vender a través de su plataforma Prime Now.

El crecimiento de la compra de alimentación online en España sigue, de todos modos estancado, con una participación total que no llega ni al 2% del mercado. Y, según el último estudio de Asedas, casi el 80% de los españoles no realiza nunca una compra de alimentación a través de la Red. Y aunque es cierto que sube la venta de productos frescos, en diez puntos, la base de partida era muy pequeña. Todo lo contrario ocurre en el mercado de la moda, donde el peso de Internet es mucho más fuerte. Inditex, el líder mundial en este mercado, ha redoblado así su ofensiva, acelerando y ampliando sus planes para entregar en el día de forma gratuita las compras que se realicen a través de su página web. La dueña de Zara cuenta ya con el servicio same day en 12 grandes ciudades de sus principales mercados (Madrid, Londres, París, Estambul, Sidney, Moscú, Taipei, Ciudad de México, Toronto, Nueva York, Varsovia y Shanghai, entre otras) y la idea es "incorporarlo en las principales áreas metropolitanas del resto del mundo" a lo largo de 2020.

Entregas ultrarrápidas

Estos servicios de entrega ultrarrápida, que serán gratuitos para compras superiores a 30 euros, se extenderán progresivamente a Barcelona, Berlín, Lisboa, Roma y Milán. El servicio de entrega al día siguiente solo está disponible en ocho países, entre los que también se encuentran China, Canadá, Rusia, Corea, España, Francia y Reino Unido, pero poco a poco se irá también extendiendo gracias a la tecnología de radiofrecuencia RFID y los stocks integrados, que permiten distribuir desde las tiendas.

Es algo parecido a lo que está haciendo también Mango. La cadena propiedad de Isak Andic ha implantado ya la distribución en el mismo día a modo de prueba en una tienda emblema en Londres, en Oxford Street, desde donde envía prendas adquiridas on-line a cualquier punto de la capital británica. De momento, ha desarrollado la tecnología RFID en Barcelona y su objetivo es incorporarla también a las tiendas de Madrid en otoño.

Otro de los grupos que ha apostado fuer-te por la digitalización y las entregas ultrarrápidas ha sido El Corte Inglés, que con el servicio Click & Express ofrece entregas a domicilio en dos horas o la hora elegida por 7,9 euros. La empresa que preside Jesús Nuño de la Rosa ofrece también una tarifa plana de 14,95 euros al año para todos los envíos. De otra forma, el coste de envío de un libro es de un euro; de productos de moda 5,9 euros, de alimentación 8 euros (los envíos son gratuitos en este caso con la tarjeta de El Corte Inglés a partir de 100 euros o de 120 euros con otra forma de pago) y de grandes electrodomésticos, 15 euros.

Al igual que ha hecho Dia con Amazon, el líder de los grandes almacenes selló un acuerdo con el gigante chino Alibaba para impulsar su transformación digital. El Corte Inglés había ofrecido hace meses una alianza similar a la plataforma fundada por Jeff Bezos que, sin embargo, no vio ningún punto posible de colaboración, como ahora, en cambio, sí que ha visto Alibaba.

Alianzas

Según el acuerdo, El Corte Inglés entrará en todas las plataformas de comercio electrónico del gigante chino del comercio electrónico, incluyendo Tmall y AliExpress para vender tanto en el país asiático como en el resto del mundo sus propias marcas y las de terceros. La compañía explicó a finales del año pasado tras la firma del acuerdo que "el objetivo es permitir a los consumidores de Alibaba acceder a una gama más amplia de grandes marcas españolas e internacionales que se venden en las tiendas de El Corte Inglés, incluyendo la posibilidad de dar a conocer nuevos productos made in Spain".

La cadena de tiendas de ocio y cultura Fnac, una de las que más ha sufrido en su cuenta de resultados por el avance del comercio electrónico en los últimos años, está reforzando su apuesta también por la digitalización. Así, la empresa francesa ofrece servicios de entrega de artículos de venta online en un solo día por 5,99 euros y exprés en dos horas por 7,9 euros. Son unos precios parecidos a los que tienen también otras cadenas, como Media Markt, que oferce incluso entregas en 30 minutos en determinados productos recogida en tienda y cobra igualmente 7,9 euros por las entregas realizadas en domicilio en un plazo de dos horas.

Pero más allá de los envíos ultrarrápidos, las entregas online en un máximo de 48 horas siguen siendo uno de los grandes retos del sector logístico y de consumo, puesto que la demanda no para de crecer y no hay suficiente oferta que permita que sean gratuitos sin que el proveedor sacrifique parte de su margen. De ahí que el sector haya reclamado en varias ocasiones que se cobren, como ya están haciendo algunas empresas, y se considere un servicio de lujo. El año pasado fue el primero en el que las ventas online superaron los 40.000 millones de euros en España, según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Pero no solo crece el volumen de ventas, sino que además también se incrementa el porcentaje de personas que compra a través de Internet.

En concreto, el porcentaje de compradores ha pasado del 36,8% que se registraba en 2015 hasta el 44,5% actual. Según un estudio de Manhattan Associates, el 81,3% afirma que sería más fiel a un comercio online que ofreciera opciones de entrega más rápidas. El primer elemento a tener en cuenta, según este estudio, vuelve a ser el smartphone, que sigue jugando un papel clave en la transformación de la manera de comprar.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum3

Usuario validado en Google+
Marcos Leyva
A Favor
En Contra

¿De dónde habéis sacado que Amazon ha bajado los precios del paquete Prime?. Sigue costando 36€.

Puntuación 9
#1
Usuario validado en elEconomista.es
igall10
A Favor
En Contra

El problema real de la gente es el poco tiempo libre que tiene debido a las largas jornadas de trabajo y el tiempo invertido en ir y volver al mismo. Esto deja muy poco tiempo para conciliar la vida familiar de ahí que la gente le esté dando tanta importancia al comercio on-line y los tiempos de entrega.

Si la gente tuviera jornadas contínuas en las que tuviese tiempo para ocio y familia, no le importaría salir a dar una vuelta e ir a comprar a alguna tienda física.

Puntuación 6
#2
Al 2
A Favor
En Contra

Claro, trabajan repartiendo paquetitos.

Puntuación 2
#3