Empresas y finanzas

La banca trunca su recuperación de dos años en España y gana el 15% menos

  • El beneficio baja a 6.000 millones en el primer semestre por los costes de los ajustes y los tipos
Sede del Banco de España. Foto: Efe.

La banca no afronta su mejor momento como consecuencia de la situación de tipos bajos en la zona euro y por los nubarrones que han aparecido sobre la economía, con Alemania en recesión y con las amenazas de un Brexit duro. En primer semestre la coyuntura no era tan negativa, pero se dejaron notar en la actividad, con un crédito al consumo completamente frenado, con unos préstamos hipotecarios en desaceleración y con un impacto negativo de las tasas de interés y, por tanto, en los márgenes. Además, algunas entidades tuvieron que hacer frente a un coste extraordinario para asumir los ajustes de personal y oficinas. Y los ingresos por comisiones fueron menos abultadas por la volatilidad de los mercados, que ahuyentó las operaciones con acciones de los clientes.

Los datos provisionales publicados ahora por el Banco de España confirman que en los seis primeros meses del año el sector financiero en nuestro país truncó la recuperación de los últimos dos o tres ejercicios, sin contar el efecto del Popular al conjunto, al reducir un 15,5% sus beneficios con respecto al mismo periodo de 2018. Las ganancias bajaron a 6.032 millones frente a los 7.137 millones.

Desde 2015 los bancos no presentaban unos números tan bajos sin las pérdidas extraordinarias del Popular en 2017 de más de 12.000 millones en junio de ese año en el primer semestre, lo que pone en evidencia el debilitamiento de sus rendimientos, muy vinculados a la política monetaria del BCE y a las condiciones económicas.

En los últimos ejercicios, a pesar de las complicaciones, las entidades habían ido dando pasos gracias a los ingresos por comisiones, las menores provisiones para deterioros debido a los caída de morosos y las ventas de deuda pública con plusvalías, además del aumento de los nuevos préstamos con intereses más elevados y el desplome de la retribución por los depósitos.

Cóctel de circunstancias

Sin embargo, en los primeros meses este cóctel de circunstancias no ha surtido sus efectos, por la ralentización de la actividad y los menores extraordinarios por la desinversión de carteras de bonos del Estado, principalmente, además de los costes mayores por los procesos de reestructuraciones de algunas entidades, que ha pesado sobre el conjunto del sistema.

La merma de las ganancias ha recortado la rentabilidad que ofrece el sector en su conjunto sobre los recursos propios del 6% de hace doce meses a un 5,4%. Este nivel es prácticamente la mitad de lo que exige el mercado para invertir en las entidades, algo fundamental para generar confianza y poder atraer a posibles accionistas en caso de necesidad. Los reguladores están insistiendo en la necesidad de que aumenten el rendimiento sobre su patrimonio, además de que eleven su nivel de solvencia al estar a la cola de Europa en este parámetro y en las puertas de una nueva crisis.

No obstante, no todos los grupos que operan en nuestro país han tenido el mismo desempeño. Así por ejemplo, el Sabadell logró aumentar sus beneficios casi un 70% en nuestro país, principalmente por el incremento de las comisiones que, en su caso, avanzaron un 8%, y por el hundimiento de las dotaciones para deterioros de activos.

Impacto del recorte de personal

Diferente ha sido la evolución de CaixaBank, que ha reducido en el primer semestre las ganancias en nuestro país un 55%. Este descenso está influido por la carga extraordinaria de las dotaciones para pagar su plan de salidas de personal pactado con los sindicatos. La factura del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) alcanza casi los 1.000 millones de euros, de ahí que sus cuentas hayan experimentado una bajada relevante.

En el caso del Santander, el coste de 600 millones por su proyecto de disminución de plantilla en el marco de la integración del Popular no tiene reflejo en los beneficios que publica la filial española. Según sus datos, el área de nuestro país mejoró un 5% las ganancias.

El banco que más dinero ganó fue BBVA por su actividad en España, a pesar de que también desciende (un 1,7%). Su resultado alcanza los 734 millones.

Bankia es una de las entidades más afectadas por los tipos de interés, debido al peso de la cartera hipotecaria sobre el total, algo que se ve reflejado en sus números. Las ganancias del grupo cayeron un 22%.

Los expertos y las propias entidades prevén un entorno complejo debido a la próxima bajada del precio del dinero por parte del BCE para reanimar la economía.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

Usuario validado en elEconomista.es
yergano
A Favor
En Contra

La banca española lo tiene mal el populismo que nos gobierna este PSOE de Sanchez solo gestiona mal , derrocha y sube impuestos .. A empresas ciudadanos y a todos los que trabajan y producen y ceean riqueza . Los bancos cada vez ganan menos pero son diana de criticas y de amenazas mas impuestos mas tasas que paguen los bancos ....Al final todos estaran en la ruina

Puntuación 0
#1