Empresas y finanzas

Las constructoras españolas se lanzan a por el millonario plan de agua de Arabia Saudí

  • El país tiene en marcha licitaciones por más de 2.000 millones de euros
José Manuel Entrecanales (Acciona) y Florentino Pérez (ACS).

Las constructoras españolas están apostando con fuerza por la nueva oleada de proyectos de infraestructuras de agua que ha lanzado Arabia Saudí. Grupos como ACS, FCC, Sacyr y Abengoa se mantienen en liza por algunos de los contratos promovidos por Water & Electricity (WEC), empresa pública encargada de desarrollar iniciativas de desalación y tratamiento de agua en el país. En este momento, dentro del programa Visión 2030, hay al menos cuatro iniciativas en marcha que tienen un valor aproximado de 2.000 millones de euros.

Arabia Saudí es uno de los mercados principales para las compañías españolas en infraestructuras de agua. De hecho, de los proyectos adjudicados por WEC en el último año, su participación ha sido destacada. Así, Acciona, a través de su filial Acciona Agua, se hizo en enero pasado junto con sus socios Marubeni Corporation, Abdul Latif Jameel-CDC y Rawafid Alhadarah Holding con el contrato para la financiación, diseño, construcción, operación y mantenimiento durante 25 años de la desaladora Shuqaiq 3. Con una capacidad de 450.000 metros cúbicos diarios para atender a dos millones de personas, esta planta, cuya inversión alcanza los 750 millones de euros, será una de las mayores del país. Se trata, además, de la tercera instalación de la compañía que preside José Manuel Entrecanales en Arabia, tras Al Khobar 1 y Al Jubail RO4.

Mientras, Abengoa también resultó adjudicataria, en consorcio con las empresas Sidem, del grupo Veolia, y SepcoIII, por Acwa Power para la construcción de una planta desaladora de ósmosis inversa en la ciudad de Rabigh, en la costa del Mar Rojo de Arabia Saudí. Esta instalación sera, con una capacidad de 600.000 metros cúbicos diarios, la mayor del país. Acwa se impuso a un consorcio en el que se integraba Acciona.

La ingeniería andaluza es uno de los grupos españoles con mayores intereses en Arabia Saudí, tanto en infraestructuras de agua como de energías renovables. Su participación directa en los concursos está limitada por su situación financiera, pero a finales del pasado ejercicio firmó una alianza con Acwa y dos empresas chinas que le permitirán actuar como subcontratista prioritario.

En los próximos meses adjudique nuevos proyectos y hay varias empresas de origen español colocadas entre los finalistas. Es el caso del contrato para la construcción y explotación durante 25 años de la desaladora Jubail-3A, que tendrá una capacidad de 600.000 metros cúbicos de agua potable al día. FCC Aqualia y Cobra, filial de ACS, se hallan entre las empresas que podrán presentar ofertas. A este contrato se sumará Jubail-3B, con 570.000 metros cúbicos diarios.

Otros proyectos

También está en una fase avanzada la licitación de la desaladora Yanbu-4, para la que se encuentran clasificadas FCC Aqualia y Sacyr Servicios, Cobra (ACS). La coreana GS Inima, que adquirió la española Inima, igualmente figura entre los licitadores para construir y operar esta planta, que tendrá 450.000 metros cúbicos al día de capacidad.

Mientras, la planta de tratamiento de aguas residuales de Taif ha atraído a Acciona, Cobra (ACS) y FCC Aqualia. Asimismo están en fase de licitación dos instalaciones en Batch y La Meca.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.