Empresas y finanzas

La Seguridad Social vence a Deliveroo: los repartidores de la plataforma son asalariados y no autónomos

El Juzgado de lo Social número 19 de Madrid ha estimado la demanda interpuesta por la Tesorería General de la Seguridad Social contra Roodfoods Spain, la sociedad bajo la que opera Deliveroo en España, y ha declarado que los repartidores están sujetos a una relación laboral con la empresa, con lo que no son autónomos. Deliveroo por su parte ha asegurado que recurrirá la sentencia al "no reflejar la forma en la que los riders colaboran".

De esta forma, los 500 repartidores demandantes, conocidos como riders, estaban sujetos a una relación laboral con la compañía en que prestaron sus servicios y tendrían que ser dados de alta en la Seguridad Social.

El magistrado ha tenido en cuenta para determinar esta relación laboral de los riders, que estaban sujetos a "detalladas instrucciones determinadas por la empresa, sin margen apreciable de autonomía del trabajador".

Asimismo, en otro momento de la sentencia de 26 folios, se dice que la empresa cuenta con una compleja organización de todas las actividades de los trabajadores, hasta el punto de que era la propia Deliveroo la que gestionaba las propinas de los repartidores "determinado en la forma en la que se podían abonar e incluyéndolas en las facturas, que eran elaboradas por la propia empresa". Es por ello que el magistrado concluye que "en la prestación de servicios de los repartidores afectados por el proceso (...) prevalecieron las condiciones propias de la laboralidad".

Se encubre una relación laboral

La resolución es fruto de la vista oral del juicio, celebrada el pasado 31 de mayo en una sesión de más de ocho horas de duración, fruto de la demanda cursada por la Tesorería general de la Seguridad Social tras una acta de la Inspección de Trabajo, por la que se citó a más de 500 repartidores de la Comunidad.

El informe de Inspección de Trabajo determinaba que estos repartidores estaban bajo una "falsa apariencia" de autónomos por cuenta propia para "encubrir" una relación laboral ordinaria con Deliveroo.

Ahora, tras examinar detenidamente todo el material documental y declarativo, el magistrado ha establecido que los repartidores "esencialmente han ejecutado un trabajo personal en unas condiciones organizadas y dirigidas por la empresa, que es la única que controla la marca Deliveroo, su aplicación informática y toda la información que se desprende de ella".

Según el juez, resulta "patente la falta de una organización empresarial en un sentido mínimamente estricto de los repartidores aisladamente considerados, al punto de que era preciso explicarles la tarea a realizar, proporcionarles el acceso a los medios de trabajo de ser ello preciso e, incluso, formales".

Contra esta resolución, que aún no es firme, cabe la interposición de recurso de suplicación ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Deliveroo recurrirá y llama a hacer una reforma legal

La empresa por su parte ha explicado que cree que la sentencia no refleja la forma en la que los riders colaboran con Deliveroo, ante lo que recurrirán la sentencia y apelarán el fallo próximamente.

"Deliveroo colabora con riders autónomos, ya que esta modalidad les permite tener la flexibilidad y el control que desean. Como autónomos, los riders pueden elegir si quieren trabajar o no, así como cuándo, cuánto y con qué compañía hacerlo", indica la empresa a través de un comunicado.

Ante la sentencia, Deliveroo ha hecho un llamamiento para volver a plantear una reforma legal "que permita a las empresas ofrecer a los riders autónomos más seguridad, sin poner en peligro la flexibilidad" un planteamiento por el que "Deliveroo ha abogado continuamente".

La empresa de reparto de comida a domicilio indica que éste es uno de los asuntos que más preocupan a los propios riders "que nos han manifestado que desean. Esto es por lo tanto lo que todos debemos tratar de ofrecerles", puntualizan.

Los sindicatos celebran el fallo

Por su parte los sindicatos UGT y CCOO han celebrado el fallo del juzgado madrileño ya que marca un "antes y un después" al tener "profundas consecuencias para las condiciones laborales de los repartidores", han argumentando ambas organizaciones.

CCOO ha indicado que la sentencia pone de manifiesto que en la relación laboral "lo esencial es el contenido real de las obligaciones que las partes asumen" y no lo que se haya establecido en el contrato.

UGT por su parte considera que la sentencia es "un antes y un después en el debate jurídico abierto, confirmando la tesis de que los repartidores y repartidoras de estas plataformas digitales son trabajadores por cuenta ajena y tienen con éstas una relación laboral", subraya el sindicato.

En ambos casos se señala que al pasar a condición de asalariado, los repartidores quedan bajo el amparo del Estatuto de los Trabajadores y del ordenamiento laboral, los 'riders' tienen derecho a salario y jornada laboral máxima; al abono de las cotizaciones sociales establecidas en el Régimen General; acceso a prestaciones, a vacaciones, descansos y permisos reconocidos; derechos a organizarse sindicalmente, elegir representantes y negociar el convenio colectivo y condiciones laborales, y también a hacer huelga.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud