Economía

La 'adicción' de la economía al dinero barato amenaza con dinamitar la independencia de la banca central

  • La dependencia de la economía del dinero barato se ha intensificado
  • Pimco: "Cualquier intento para subir tipos recibe un fuerte rechazo"
Jerome Powell, presidente de la Fed, junto a Mario Draghi, presidente del BCE

La independencia de la banca central cuelga de un hilo. La economía y los mercados financieros parecen necesitar del dinero 'barato' para mantenerse a flote, al menos en el corto plazo y los gobiernos no quieren perder una décima de crecimiento o crear un puesto de empleo menos hoy para evitar desequilibrios en el futuro. Los políticos, que habitualmente sólo piensan en ganar las próximas elecciones, están empezando a adentrarse cada vez un poco más en la política monetaria, más allá de las competencias que tienen asignadas. Presiones, destituciones o nombramientos sorprendentes son algunas de las decisiones políticas que podrían marcar el devenir de la política monetaria en los próximos años.

Joachim Fels, director general de Pimco, la mayor gestora de renta fija del mundo, asegura en su último análisis que "los días gloriosos de la independencia de la banca central han quedado atrás. Esto no solo es verdad en los países emergentes como Turquía, donde el presidente Erdogan acaba de despedir al gobernador del banco central por mantener los tipos de interés altos demasiado tiempo, también en países ricos como EEUU".

Se ha convertido en algo habitual escuchar las críticas del presidente de la primera potencia del mundo hacia la Reserva Federal. La mayor parte de las reprobaciones de Trump apuntan hacia unos tipos de interés demasiado altos. Donald Trump asegura que si el precio del dinero fuera más bajo (los tipos están en el rango del 2,25-2,5%) la economía estaría creciendo un 4 o 5%, casi dos puntos porcentuales más de lo que crece la actividad en la actualidad.

En un contexto en el que el crecimiento económico en los países desarrollados es bajo y donde el riesgo de deflación parece mayor que el de hiperinflación, las subidas de tipos y el drenaje de los estímulos pueden recibir más críticas que alabanzas, a pesar de que estas medidas contractivas (en términos de política monetaria) sean consecuencia de una economía que crece por encima de su potencial y de la fortaleza del mercado laboral.

"Cualquier intento de normalizar la política mientras la economía crece está provocando un fuerte rechazo de parte de un presidente que necesita una buena economía para ser reelegido el próximo año", comenta Fels. Aún así, el economista de Pimco cree que a corto plazo es complicado que la Casa Blanca se haga con el timón de la Fed: "Es cierto que el mandato y la independencia de la Fed para establecer políticas solo pueden ser revocados por una ley del Congreso, que es muy poco probable que suceda a corto plazo".

Pero las interferencias de Trump no ayudan para nada a la Fed además de generar ruido y ciertas expectativas en los mercados que podrían no llegar a cumplirse. "El constante ataque frontal contra Jerome Powell, presidente de la Fed, y sus colegas, junto a los repetidos llamamientos que claman por un recorte de tipos y la reanudación de las compras netas de bonos (QE por sus siglas en inglés) por parte del Presidente y otros miembros de su administración ponen a la Fed en una situación en la que nadie gana".

Este experto cree que la Fed podría estar tomando decisiones que en un contexto sin interferencias no hubiera tomado, algo que puede seguir sucediendo y poniendo en peligro a la economía: "Un riesgo es que, para probar su independencia, la Fed implemente una política más estricta de lo que se exige en los objetivos establecidos. De hecho, aunque no hay absolutamente ninguna manera de demostrarlo, sospecho que la subida de tipos en diciembre de 2018 y el tono agresivo de Powell en la conferencia de prensa podrían no haber ocurrido si Trump no hubiera pedido a la Fed de forma reiterada que subiera los tipos de interés".

La Fed anunció en diciembre de 2018 la cuarta subida de tipos de ese año, llevando el precio del dinero hasta el rango del 2,25 y el 2,5%. El alza de tipos se produjo en medio de las turbulencias financieras que golpearon con fuerza a las bolsas de medio mundo, apreciaron con intensidad el dólar frente a otras divisas mientras que la inflación estaba controlada. Además, países emergentes como Argentina o Turquía estaban inmersos en fuertes crisis (de las que aún no han salido) mientras que la desaceleración económica de China era ya una evidencia.

Este enfrentamiento, a medio plazo, puede terminar con la independencia de la banca central. El auge de los populismos, la búsqueda de mayor soberanía y una economía que se encuentra inmersa en el 'estancamiento secular' son el caldo de cultivo perfecto para que la banca central pierde la independencia que logró durante los años 80.

No sólo los ataques de Trump, la proposición de Christine Lagarde como futura presidenta del BCE puede tener algo que ver con esta tendencia en la que va a ser cada vez más difícil distinguir las fronteras de la política fiscal (en territorio de los gobiernos) y la política monetaria (todavía en manos de los bancos centrales). Lagarde es un perfil más político que tecnócrata, lo que podría facilitar una mayor colaboración entre gobiernos y banco central, aunque el caso de la Eurozona la independencia del banco central a corto plazo parece asegurada. Esta institución supranacional necesita el acuerdo de los diecinueve países que componen la zona euro para cambiar su mandato y sus fundamentos.

A pesar de lo anterior, el Eurosistema (el BCE y los bancos centrales nacionales de los países miembros) poseen un tercio de la deuda soberana en circulación. Además, los gobiernos, colectiva e individualmente, tienen gran influencia en los nombramientos de los gobernadores de los bancos centrales nacionales y de los miembros de la Consejo de Gobierno del BCE, incluidos el presidente y el vicepresidente del BCE. Y, dado que el euro siempre ha sido, ante todo, un proyecto político que pretendía ser un trampolín para una unión fiscal y política, el BCE en última instancia siempre tiene que ser "político" en el sentido de preservar siempre la integridad del euro. Por ello y como dijo Mario Draghi, actual presidente del BCE en 2012, "el BCE está listo para hacer cualquier para preservar el euro. Y creedme, será suficiente".

Aunque el BCE sea todavía el banco más independiente, su credibilidad se ha visto reducida en los últimos años. Para que el programa de compra de bonos tuviera el efecto deseado se tuvieron que modificar los parámetros que el propio BCE se había comprometido a respetar. Si finalmente se reanuda el QE habrá que volver a flexibilizar estas reglas para que el BCE puede comprar más bonos de todos los países euro y mantener unas primas de riesgo bajas y unos tipos de interés en mínimos históricos. Donde dije digo, digo Diego. Estos cambios restan credibilidad a la banca central.

El economista de Pimco cree que en un mundo con bancos centrales menos independientes, los gobiernos no solo presionarán a los responsables de la formulación de políticas para que mantengan los tipos de interés lo más bajos posibles durante el mayor tiempo posible, sino que también reclamarán un QE constante para mantener bajos los rendimientos de los bonos a medio y largo plazo. El paso siguiente es financiar directamente a los gobiernos como se ha hecho en varios países de América Latina, como propugna la Teoría Monetaria Moderna.

Aunque el choque entre Trump y la Fed es quizá el movimiento más visible hasta el momento en los países desarrollados, "esto es simplemente un síntoma de una tendencia más amplia: la erosión de la independencia del banco central... Nos guste o no, ¡acostúmbrese a la nueva normalidad de unos bancos centrales dependientes, unos interés perpetuamente bajos y los programas de compras!", culmina Fels.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum12
forum Comentarios 12
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Juan Manuel
A Favor
En Contra

El cometido de todos los bancos centrales y los todopoderosos en la sombra, es que los paises y las personas nos endeudemos hasta el infinito y más allá, para después hacer con nosotros lo que ellos quieran y decidan, uno es libre cuando no debe nada a nadie, sino se es un siervo de ellos, y con estos niveles de endeudamiento seremos esclavos de por vida. Difícil solución tiene esto.

Puntuación 25
#1
Sube tipos Draghi pedazo de melon
A Favor
En Contra

Con toda la pasta que se ha ido a Bolsa, deuda e inmobiliario como va a subir el inútil de Draghi tipos ? Eso serian perdidas para grandes inversores y fondos especulativos. Draghi no debe permitir que los especuladores pierdan dinero para ello nada mejor que mantener tipos bajos y joder asi a la clase media y baja que sigan pagando precios de usura en vivienda y perdiendo capacidad de ahorro con tipos al 0%... Menuda trampa nos están metiendo...

Puntuación 25
#2
Crisis ya !
A Favor
En Contra

Soy un promotor inmobiliario me viene de perillas que los tipos esten en negativo para seguir explotando a los ciudadanos sin vivienda a ver quien me da mas por 4 paredes hechas de ladrillo. Toda una vida endeudados para pagar un espacio donde dormir. Ni los partidos políticos españoles ni el BCE tienen vergüenza, lo mejor que puede pasar es una megacrisis para acabar de limpiar el sistema de ladrones.

Puntuación 28
#3
Bilbo
A Favor
En Contra

Con el dinero barato la inflación no sube ni aumenta el consumo. Entonces ¿a dónde está yendo a para el dinero impreso?

A la economía real no. Aquí hay un agujero de lógica. Cuando los tipos continuen decreciendo en terrenos negativos y los bancos tengan que pagar por el dinero que no se mueve se aclarará el misterio.

Puntuación 21
#4
Draghi sube tipos pedazon melonazo !
A Favor
En Contra

A Draghi le quedan menos de 10 años de vida y a muchos politicuchos ancianos que mandan en Europa lo mismo. Por lo tanto vamos a seguir dándole a la maquina de hacer billetes, a meter mano en el dinero, llenarnos los bolsillos porque a nosotros no nos va a pasar nada. Eso si a los que vengan luego que se preparen !!

Puntuación 21
#5
Ave de paso
A Favor
En Contra

Porqué iba a ser "libre" el banco central que emana su constitución de la voluntad popular , la misma que es representada por los políticos? Acaso el defender el interés general del pueblo no es la principal misión del BC?

Puntuación -10
#6
miguel
A Favor
En Contra

La política moderna europea es arruinar a los ciudadanos para que los gobiernos puedan gastar y endeudarse sin limite.

Puntuación 23
#7
A Favor
En Contra

Como nunca apechugan con la responsabilidad de sus actos, las cajas etc, pero la paciencia tiene un límite

Puntuación 11
#8
el pueblo se lo traga todo
A Favor
En Contra

café para unos poco y a pagar los tontos practica habitual.

Puntuación 11
#9
A Favor
En Contra

Otro paso más al megadesastre. Billones de euros impresos para mantener artificialmente las bolsas y la burbuja inmobiliaria. El petardazo que vamos a dar con estas medidas saldrá en los libros de historia con el tipico baño de sangre tras una quiebra del sistema. No pueden seguir regalando dinero a politicos descerebrados a costa de hundir la sociedad. El ipc esta totalmente adulterado y la inflacción real esta disparada, sino porque aun siendo mileurista no da ni para pagar el alquiler y vida de un soltero, como para mantener una familia!!

Puntuación 9
#10
Usuario validado en elEconomista.es
liberty
A Favor
En Contra

mientras nos sigan dando nuestra dosis de droga no se tomaran medidas, seguiremos con los 17 reinos de taifas, no se premia el ahorro y gracias al dinero facil se estan llevando a cambio proyectos y un nivel de vida fuera de nuestra realidad economica y productiva. Si no hay un purga pronto mas grande sera la caida, la historia de la hormiga y la zigarra es lo más proximo pero aqui hemos alimentando a muchasss zigarras. Tantas, que cuando llegue el invierno no se moriran de hambre y frio, si no que gracias al populismo se afiliaran a partidos tipo Podemos y sus clones y robaran y mataran a las hormigas que queden, hasta el colapso total, por eso les da miedo darle un poco al boton del reset y a algunos que mandan para 4 telediarios que les quedan prefieren que siga la fiesta.

Puntuación 4
#11
caraduras
A Favor
En Contra

eso del dinero barato se acabara pagando caro.

Puntuación 0
#12