Economía

El tiro por la culata: China se venga de Trump rebajando los aranceles al resto de socios comerciales

  • El arancel medio de China a productos EEUU subió 12 puntos en un año...
  • ... pero al resto de socios comerciales se lo bajó del 8 al 6,7%
Nueva York

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, resaltó en el pistoletazo de salida a su reconquista de la Casa Blanca en 2020 que solo logrará un acuerdo comercial con China si este es "bueno y favorable". De lo contrario, su administración se conformará con seguir recibiendo "miles de millones" de dólares tras la retahíla de aranceles impuestos al gigante asiático.

Con las miras puesta ya en la Cumbre del G20 que se celebrará el próximo 28 y 29 de junio en Osaka, Japón, donde Trump y su homólogo chino abordarán las tensiones comerciales entre las dos economías más grandes del mundo, el Peterson Institute for International Economics (PIIE, por sus siglas en inglés) publica un análisis donde recalca cómo la guerra comercial instigada por el mandatario republicano ha logrado que China rebaje los aranceles, pero no a EEUU sino al resto de socios comerciales.

"Mientras China aumentó sus aranceles a exportaciones estadounidenses el pasado 1 de junio en respuesta a la última escalada de la guerra comercial del presidente Trump, el país comienza a desplegar la alfombra roja al resto del mundo", apuntan Chad P. Bown, Euijin Jung y Eva Zhang, autores del estudio de este think tank con sede en Washington.

De esta forma, aliados y socios comerciales de EEUU, como Canadá, Japón o Alemania han visto como Pekín ha reducido repetidamente los aranceles a sus productos ofreciendo a estos un mayor acceso a los 1.400 millones de consumidores chinos.

A lo largo del año pasado, mientras Washington y Pekín imponían aranceles sobre productos de ambos países por valor de más de 360.000 millones de dólares, China rebajaba sus gravámenes a las importaciones del resto de miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC). El gigante asiático no solo redujo sus tasas a las importaciones automotrices el 1 de julio de 2018. También hizo lo propio con otros 1.449 bienes de consumo como productos agrícolas, cosméticos, ropa y electrodomésticos. Algo más tarde, el 1 de noviembre del año pasado recortó los aranceles a 1.585 productos industriales, incluidos productos químicos y maquinaria.

Para entonces, el gigante asiático había reducido sus gravámenes a las importaciones del resto del mundo del 8% al 6,7%, lo que fomentó que los consumidores chinos contasen con una razón de peso para alejarse de los proveedores estadounidenses. En comparación, a lo largo de 2018, los aranceles medios a los productos estadounidenses subieron del 8% hasta casi el 20% actual.

La tregua que cayó en saco roto

Tras la tregua comercial alcanzada por Trump y Xi en Buenos Aires en diciembre del año pasado, China extendió su reducción arancelaria a los exportadores de coches estadounidenses el pasado 1 de enero de 2019. Fruto de esta decisión, el gravamen medio de Pekín a los bienes procedentes de EEUU se redujo del 18,2% al 16,5%.

No obstante, tras cuatro meses de negociaciones, el alto el fuego arancelario cayó en saco roto. El pasado 10 de mayo, la administración Trump aumentó los aranceles del 10% al 25% sobre importaciones chinas por valor de 200.000 millones de dólares alegando que Pekín no estaba negociando de buena fe y se había alejado de los compromisos alcanzados hasta entonces.

Paralelamente, el 17 de mayo, la Casa Blanca arrancó el proceso para imponer un arancel del 25% a cerca de 300.000 millones de dólares de bienes chinos, lo que supondría tasar la totalidad de productos procedentes del gigante asiático que llegan al país. Como respuesta a estas acciones, China aumentó sus aranceles sobre sus importaciones procedentes de EEUU hasta una media de casi el 21% el pasado 1 de junio de 2019.

Un impacto mayor para EEUU

"Las provocaciones de Trump y la doble respuesta de China hacen que las compañías y los trabajadores estadounidenses se encuentren en una desventaja de costes considerable en relación con las empresas chinas y las empresas en terceros países", destacan los autores del análisis.

El informe indica que es probable que las reducciones arancelarias de China hacia el resto de socios comerciales han ayudado a frenar la disminución de las importaciones de dichos países a medida que la guerra comercial con EEUU ha debilitado el crecimiento y la demanda interna del gigante asiático.

Entre algunos ejemplos mencionados destacan por ejemplo, los criadores de langosta estadounidenses. La industria estadounidense ha visto caer sus exportaciones en un 70% después de que China impusiera un arancel del 25% el pasado 6 de julio de 2018. Por el contrario, las exportaciones de langosta de Canadá a China casi se han duplicado, ya que se beneficiaron de un recorte arancelario de 3% el año pasado.

Algo similar ocurrió con los exportadores estadounidenses de salmón del Pacífico, que han sufrido una caída de sus ventas a China a medida que Pekín ha reemplazado sus importaciones por las procedentes de Japón, agraciando a exportadores nipones de salmón con una rebaja de 3% a las tasas de importación. China trasladó gran parte de sus importaciones de soja estadounidense el año pasado a Brasil y Argentina incluso sin reducir su arancel del 3% sobre las importaciones de soja de estos países.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum15
forum Comentarios 15
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Hurl
A Favor
En Contra

Al coste de producción de Canada o Alemania y con el Yuan devaluado, da igual que bajen un poco los aranceles, continuan los chinos siendo mucho más baratos. Todo muy cosmético. Lo importante sería poder entrar en su mercado con filiales y sin las limitaciones actuales.

Puntuación 37
#1
Santi
A Favor
En Contra

Está claro que el chino es mucho, pero mucho más listo que el impresentable americano......china tendrá la hegemonía global en pocas décadas si EEUU no hace las cosas bien....¡ qué horror!

Puntuación 10
#2
Viva Trump
A Favor
En Contra

Todo el mundo debería hacer boicot contra China esa dictadura infecta capaz de planificar el ritmo de ejecuciones según esté el mercado negro de donaciones de órganos.

No es Trump al que le sale el tiro por la culata. Son los amorales europeos los que quedan como el culo y los que permiten que millones de europeos queden en el paro gracias a la mano de obra esclava de China.

Puntuación 18
#3
un ciudadano
A Favor
En Contra

Al comentario 1,

Claro que los chinos siguen (y seguirán) siendo más baratos, la jugada no es esa. La jugada es hacer más competitiva a la economía de los demás socios frente a la de USA. Esto beneficia a Europa...

Puntuación 28
#4
yomismo
A Favor
En Contra

China no sel Guatemalaga, China no sel Ecuadol, China tiene muchos chinitos, muchos chinos que no son cochinos (cogel chiste, chinos no co-chinos jejeje). Tlump sel tlamploso, Tlump no va a podel con chino, Tlump si sel cochino.

Puntuación -19
#5
El real
A Favor
En Contra

Pero...China tiene aranceles?

Puntuación -8
#6
Masoquistas
A Favor
En Contra

China se infringe daño así misma pero deja herida de muerta a USA. Esto es pura teoría de juegos y si se mantiene Estados Unidos ha dejado de ser la 1ª potencia. Todo antes de lo previsto.

Por supuesto el presidente Trump acaba de perder las elecciones.

Puntuación -6
#7
Usuario validado en elEconomista.es
vilicitano
A Favor
En Contra

Después os llenareis la boca con derechos humanos, energías alternativas, etc, etc. y el único que se atreve a tratar una dictadura como lo que es, sois incapaces de darle la razón. Todo lo que no sea apoyar a EEUU es un error, gobierne quien gobierne. Cuando algunos desperteis será demasiado tarde.

Puntuación 13
#8
J
A Favor
En Contra

Hay que ser tonto quiero decir chino para pensar que China es más potente que eeuu en algo.se las están pasando canutas pero para intentar superar a eeuu serían capaces de sacrificar a trabajos forzados y matar de hambre a 500 millones chinos.claro todo un ejemplo para los progres de aqui

Puntuación 8
#9
De cajón
A Favor
En Contra

Pues entonces, productos USA obtienen certificados de origen de países "agraciados" por los chinos, y se comen el producto igual.

Pues anda que no hay puertos francos donde se puede alterar el origen de las mercanciás !!! Que les pregunten a los de la levita, las trenzas y el gorro-rockefeler (el cuervo), que se las brindan para esos teje-manejes !!!

Los chinos, chinos son.

Puntuación 1
#10
ccc
A Favor
En Contra

Me he perdido....criticar a China por ser una dictadura ???..pero si ya lo reconocen ellos mismos y ademas como dictadura comunista.....y en mi pais prohiben dar listas de defraudadores.....prohiben investigar Reyes acusados de recibir comisionews de arabes....todo esto con pruebas....no lo entiendo.....tendre que ver barrio sesamo otra vez...

Puntuación 4
#11
Usuario validado en elEconomista.es
vilicitano
A Favor
En Contra

Bueno claro, se me olvidaba la lógica progre. Dictadura comunista = buena. Dictadura fascista =mala. No es cuestión de ir a la escuela, es cuestión de tener un mínimo de coherencia y vergüenza.

Puntuación -1
#12
Empresas americanas con fábricas en China
A Favor
En Contra

Muchas críticas a China, pero con no comprar sus productos, incluidos los americanos como HP, que fabrican en China, se acabó el problema. Hala a leer etiquetas de made in ...

Puntuación 1
#13
desde Málaga
A Favor
En Contra

Yo intento siempre comprar made in Spain y qué pasa?

O fabricado en Europa, porque Europa nos da de comer, al igual que nosotros a Europa.

El problema es que casi todo está hecho en China y es muy difícil controlar eso.

Se aproxima una paralización de la economía sin precedentes...

en Marbella, que siempre entramos en crisis antes que el resto del país, YA SE NOTA :-(

Puntuación 10
#14
A Favor
En Contra

pedazo jugada

Puntuación 3
#15