Economía

El BCE ve posible volver a unos tipos de interés "elevados" si se reforman las pensiones de la eurozona

  • Alargar la edad de jubilación podría incrementar la tasa de inversión
Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo

El Banco Central Europeo (BCE) ha abierto la puerta a que el retorno a unos tipos de interés "elevados" solo pueda ser posible si se produce una reforma de las pensiones en la Eurozona, según se desprende de un artículo académico publicado por la autoridad monetaria este miércoles.

"La vuelta a tipos de interés elevados tendría que venir por una reforma de las pensiones (aumentando la edad de jubilación en combinación con medidas que sostengan el capital humano de las poblaciones envejecidas), la inversión en la fijación de los riesgos, un aumento en la productividad o la combinación de estos factores", se puede leer en el documento, que no representa la postura oficial del BCE.

Prolongando la edad de jubilación e invirtiendo en el reciclaje o formación de los cohortes de población de mayor edad, se puede lograr un incremento de las tasas de inversión total en la economía, un incremento de la demanda, la productividad y, por ende, del tipo de interés neutral. Un tipo de interés neutral más elevado suele necesitar unos tipos de interés nominales (los que controla el banco central)  de equilibrio más altos.

La entidad presidida por Mario Draghi ha apuntado que desde la década de 1980 la tasa neutral de los tipos de interés (aquella que no lastra ni favorece el crecimiento) está siguiendo una "tendencia a la baja". Esta inclinación solo se ha agravado con la crisis económica de 2008, que ha empujado a los tipos de interés a unos niveles "excepcionalmente bajos".

"Nuestras estimaciones muestran una tendencia a la baja en las economías avanzadas iniciada en 1980, motivada principalmente por un descenso en el crecimiento y factores demográficos", se puede leer en el documento elaborado por la autoridad monetaria.

Entre esos factores demográficos se encuentra el descenso en las tasas de fertilidad y el aumento de la esperanza de vida, lo que ha provocado un cambio "continuado" en los grupos de edad de los países de las economías avanzadas.

En este sentido, las estimaciones de la Comisión Europea apuntan a que la tasa de dependencia de los mayores en la zona euro, la proporción de personas mayores de 65 años frente a la población en edad de trabajar, llegará hasta el 50% en 2050, desde el 25% registrado en el año 2000.

Fuerzas estructurales

El banco central radicado en Fráncfort también ha indicado que entre las causas que han deprimido los tipos de interés se encuentran la aversión al riesgo, las diferencias entre los países de la zona euro y el aumento de la desigualdad.

"Las fuerzas estructurales que deprimen la tasa neutral de los tipos de interés no pueden ser alteradas por la política monetaria, pero las reformas estructurales que apoyen la productividad y la inversión si pueden hacerlo", ha apostillado el BCE.

De esta forma, la entidad ha reconocido que los factores demográficos no se pueden considerar de forma aislada sin tener en cuenta las decisiones políticas en relación a la jubilación y las pensiones.

"Los descensos en la tasa neutral de los tipos de interés debido al envejecimiento de la población pueden ser mitigados con cambios en la edad de jubilación y la tasa de reposición de los sistemas de pensiones", ha apostillado el estudio económico publicado por el BCE.

Así, ha afirmado que se tiene que producir un "debate abierto" sobre cómo asegurar las políticas bajo circunstancias económicas y financieras "desafiantes", ya que son factores que no pueden ser modificados por los bancos centrales.

Carteras de activos permanentes

Por otro lado, la publicación del banco central también ha hecho referencia al debate en torno a los cambios de la política monetaria desde la crisis y a los nuevos instrumentos que se han puesto en marcha.

En concreto, el BCE ha abierto la puerta a que las medidas no convencionales (la orientación a futuro, el tipo de interés negativo, el programa de compra de activos o las operaciones de financiación a largo plazo con objetivos específicos) puedan acabar siendo parte de las herramientas "permanentes" a su disposición.

"Específicamente, mantener una cartera de activos permanente podría crear espacio de maniobra para los tipos de interés a corto plazo", ha detallado el documento académico, aludiendo a que podría mantener en su balance un gran número de activos durante un periodo prolongado tras la finalización de su programa de compras netas.

De esta forma, y pese a que no sea la postura oficial del BCE, se recoge el argumento expuesto por el expresidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) Ben Bernanke, quien defiende que un balance abultado reemplaza la necesidad de usar los tipos de interés para relajar las condiciones financieras.

La idea subyacente a esto es que los bancos centrales podrían facilitar dichas condiciones incluso cuando los tipos estén en un nivel bajo porque su forma de realizarlo no sería solamente incidiendo en el precio del dinero.

Además, un beneficio de mantener una cartera con muchos activos, según indica Bernanke y recoge el documento del banco central radicado en Fráncfort, es que se evitaría el 'efecto estigma' de aquellos que necesiten de las compras del BCE.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

Empleado
A Favor
En Contra

Si hombre,vamos a ir a trabajar atiborrados a drogas para aliviar los dolores de la artrosis. Que haya aumentado la esperanza de vida no quiere decir que la salud sea la óptima para trabajar normalmente. No hay que ser muy listo para darse cuenta.

Puntuación 3
#1