Economía

La Fed ignora a Trump y prevé una política monetaria "restrictiva por un tiempo"

  • Esto supone nuevas subidas de tipos y seguir reduciendo el balance
  • "El incremento de los tipos a largo podría retrasar la inversión de la curva"
Jerome Powell, presidente de la Fed

Las actas de la Fed de la reunión del pasado mes de septiembre muestran que varios miembros del Comité Federal de Mercado Abierto de la Reserva Federal (FOMC) creen que la política monetaria tendrá que ser "restrictiva por un tiempo" para lograr o mantener los objetivos de pleno empleo y una inflación cercana al 2%. Esto implica que el balance de la Fed pierde tamaño y que los tipos de interés tendrán que seguir subiendo, algo que ha criticado duramente el presidente estadounidense, Donald Trump, en las últimas fechas.

Según reza el documento publicado por la Fed, unos pocos participantes creen que "la política necesitara ser moderadamente restrictiva por un tiempo mientras que otros tantos juzgaron que sería necesario aumentar temporalmente los tipos de interés por encima del nivel estimado para el largo plazo".

Según el último cuadro de previsiones de la Fed, el tipo de interés adecuado en el largo plazo es del 3%, pero el actual ciclo de crecimiento requerirá unos tipos más altos que ese nivel para evitar un sobrecalentamiento de la economía y un crecimiento excesivo de la inflación. Según esas mismas proyección los tipos que controla la Fed subirán hasta el 3,4% en 2020.

Por ahora, la Fed acumula ocho subida de tipos desde que comenzara el ciclo de alzas en diciembre de 2015, mientras en este 2018 van tres alzas y se espera una más para diciembre.

Estas previsiones suponen un jarro de agua fría para las expectativas de Trump, que ha tildado a la Fed de "loca" y la considera su "mayor amenaza" por endurecer la política económica al considerar que enfría la expansión económica por la que él trabaja desde el Despacho Oval. 

Estos movimientos, que suponen nuevos incrementos del precio del dinero y una reducción de los activos que tiene el banco central en el balance tienen como objetivo "reducir el riesgo deque se supere de forma sostenida el objetivo de inflación del 2% el riesgo de que se produzcan desequilibrios financieros significativos".

Por otro lado, un par de participantes indicaron que no están a favor de adoptar una postura restrictiva ante la ausencia de signos claros de sobrecalentamiento en la economía y con la inflación levemente por encima del 2%. Los que piensan esto dentro del FOMC son minoría, por lo su influencia en las próximas reuniones sobre política monetaria será limitada.

¿Inversión de la curva de tipos?

Además, algunos participantes de la reunión comentaron que una inversión potencial de la curva de rendimientos podría arrojar luz sobre el futuro a corto plazo de la economía "por la regularidad histórica que demuestra que una curva de rendimientos invertida ha precedido a menudo el inicio de las recesiones en Estados Unidos".

La inversión de la curva de tipos se produce cuando los rendimientos de los bonos a corto plazo (un año por ejemplo) superan a los de los bonos a largo plazo (a 10 años). Esta inversión de la curva suele ser el reflejo de la pérdida de confianza de los inversores que buscan refugio en activos más seguros y a más largo plazo como puede ser el bono del Tesoro de EEUU a 10 años.

"Por un lado, una curva de rendimientos invertida podría indicar un mayor riesgo de recesión; por otro lado, el bajo nivel de las primas a plazo en los últimos años, que refleja, en parte, las compras de activos del banco central (Quantitative Easing), podría reducir la fiabilidad de la pendiente de la curva de rendimientos como indicador de la actividad económica futura", destacan las actas del banco central.

Lo cierto es que en diciembre de 2013, el diferencial entre el bono del Tesoro de dos años y el de diez era de más de 250 puntos básicos, mientras que en la actualidad se ha caído por debajo de 40 puntos básicos.

Además, "el reciente incremento y los posibles aumentos adicionales en los tipos de interés a más largo plazo podrían disminuir la probabilidad de que la curva de rendimiento se invierta en el corto plazo". 

En las últimas semanas, el bono del Tesoro de EEUU a 10 años ha sufrido un incremento importante de la rentabilidad, llegando a superar el 3,2%. Esto ha permitido que la pendiente de la curva sea algo más empinada en las últimas semanas, alejando el fantasma de una recesión inminente.

comentariosforum2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

pspe2
A Favor
En Contra

La fed hace muy bien, está preparando al país para la siguiente recesión, donde podrán bajar los tipos para incentivar la economía. Eso es ahorrar en los años de vacas gordas para tener sobrante en los años de vacas flacas. Aquí en españa no se dan por enterados que estos son los años buenos, cuando lleguen los años malos va a ser mucho tremendo.

Puntuación 11
#1
roger
A Favor
En Contra

Trump puede bajar impuestos para compensar las subidas de intereses seria una medida mas acertada y estimularía la economía de EEUU manteniendo el crecimiento mientras gana tiempo para hundir CHINA.

Puntuación 1
#2