Economía

La revolucionaria propuesta de un miembro de la Fed para 'eternizar' el ciclo expansivo en EEUU

  • Bullard (de la Fed de San Luis) pide hacer más caso a las señales del mercado
  • La Curva de Phillips ya es útil como herramienta de política monetaria
James Bullard, presidente de la Fed de San Luis. Reuters

La economía de EEUU lleva creciendo casi diez años seguidos, mientras la tasa de paro se encuentra en mínimos de casi 18 años. Con estos datos, no parece descabellado que muchos expertos crean que la expansión esté en su fase final, teniendo en cuenta que desde la Segunda Guerra Mundial el ciclo expansivo medio en EEUU ha durado 5 años. Además, la curva de tipos (el mejor predictor de recesiones) ya está dando señales de agotamiento. Sin embargo, James Bullard, presidente de la Reserva Federal de San Luis, cree que el ciclo aún puede expandirse priorizando las señales que envían los mercados financieros y dejando en un lugar secundario la inflación y el desempleo.

En un discurso pronunciado este miércoles y titulado 'Cómo extender la expansión de EEUU: una sugerencia'. Bullard propuso "dar más peso a las señales de los mercados financieros, como la curva de tipos y las expectativas de inflación, que las herramientas que han sido habitualmente clave en la estrategia de la política monetaria en EEUU". | Así funciona la curva de tipos

La inflación y los salarios 'fallan'

La Reserva Federal y otros bancos centrales han prestado especial atención durante años a la inflación presente y a la Curva de Phillips, que es la relación entre los precios y el desempleo. Este vínculo ha mostrado durante años que cuando el desempleo bajaba por debajo de su nivel natural, los precios comenzaban a subir como consecuencia del incremento de los salarios en una economía que estaba funcionando a pleno rendimiento.

No obstante, Bullard cree que "la relación empírica entre inflación y desempleo se ha ido desacoplando durante las dos últimas décadas, mientras que una parte importante de la estrategia que sigue la política monetaria continúa dando demasiada importancia a una Curva de Phillips que ha desaparecido".

Bullard insiste en que quizá hay que darle menos importancia al crecimiento económico o al desempleo, porque las señales que envían los mercados parecen más certeras a día de hoy: "La información de la curva de rendimientos sugiere que los mercados financieros no ven un crecimiento real excesivo o una presión inflacionaria excesiva en el horizonte", asegura. La curva se está aplanando, pero el interés que pagan los bonos a corto y largo plazo sigue siendo relativamente bajo, lo que deja entrever que los agentes no ven riesgo de inflación en el horizonte.

El aplanamiento de la curva de tipos quiere decir que el rendimiento de los bonos con vencimiento a corto plazo (letras o bonos a uno o dos años) se está acercando al rendimiento del bono de 10 años, mientras que la inversión de la curva se produce cuando los tipos de interés a corto plazo son más elevados que los de largo. Este rasgo es poco habitual y se ha producido en momentos contados a lo largo de las últimas décadas, siempre coincidiendo con un periodo de subidas de los tipos a corto plazo por parte de la Fed, como está sucediendo en la actualidad.

Por eso, Bullard propone detener la subida de tipos para evitar que los rendimientos a corto terminen superando los tipos a largo plazo. La Fed controla casi directamente los tipos a corto plazo con sus políticas, por lo que podría influir para que estos rendimientos no superasen a los de largo plazo, lo que enviaría una señal de recesión al mercado que puede tener efectos sobre la confianza y la economía real.

El presidente de la Fed de San Luis no ve peligros inflacionistas y cree que la postura actual de la política monetaria ya es neutral o incluso restrictiva, esto quiere decir que los tipos de interés reales (descontando la inflación) ya superan al tipo de interés natural, que es el coherente con el pleno empleo y equilibrio de precios.

Bullard argumenta que las expectativas de inflación basadas en el mercado, el índice PCE (una especie de IPC pero más completo), permanecen algo por debajo del objetivo del 2% que tiene como objetivo la Fed. Los datos derivados de los valores del Tesoro protegidos contra la inflación (TIPS) "sugieren que los mercados no esperan que el FOMC logre la meta del 2% de media de crecimiento del PCE durante la próxima década", asegura.

Por todo ello, la política monetaria de EEUU puede seguir apoyando el crecimiento sin riesgo de crear inflación, y con ello prolongar lo máximo posible el ciclo de crecimiento económico, que aún puede tener recorrido: "El lento ritmo de crecimiento sugiere que la expansión podría ir mucho más allá... el fuerte rendimiento del mercado laboral podría permitir que los trabajadores fuera de la fuerza laboral volvieran a entrar, incrementando sus habilidades y mejorando su resiliencia antes de que llegue la próxima crisis", sentencia Bullard.

Desde la Reserva Federal de San Luis abogan por acabar con las subidas de tipos dadas las condiciones actuales, dar preferencia a las señales que envía el mercado y tomar una postura de "ver y esperar".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum3
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

A Favor
En Contra

Siempre queda la opción de darle hipotecas a interés variable a todos los sin techo y descamisados de la federación y luego empaquetarlo y venderlo a los cuatro vientos seguro que la economía crece algún año mas

Puntuación 4
#1
Lucía Guerrero
A Favor
En Contra

Recursos Humanos y directores de Caixabank son denunciados por acoso laboral. Francesc Coll director de Recursos Humanos de Caixabank le debería dar vergüenza aplicar estos sucios métodos para echar a las empleadas para que usted y su séquito independentista cobren sueldos millonarios.

Puntuación -1
#2
Usuario validado en Facebook
Libertad Canaria
A Favor
En Contra

Este lo que propone es seguir con el gas de la risa inflando burbujas hasta que el reventón acabe con todo.

Definitivamente estos malditos keynesianos y sus bancos centrales nos llevarán a la autodestrucción, un siglo de manipulación monetaria y las crisis económicas son cada vez peores.



Si quieren que el ciclo se crecimiento continué bajen impuestos, echen funcionarios y desregulen la economía, vuelvan al capitalismo que hizo a EEUU lo que es, pero claro es más fácil manipular el dinero que hacer reformas de verdad y gracias al dinero fresco están por un lado engrandeciendo más al monstruo parasitarios estatal además de que los ricos son cada vez más ricos y a los pobres más pobres.

Puntuación 6
#3