Economía

Todos los países de Europa que perderán la protección de EEUU en la OTAN si Trump gana las elecciones

  • España es el tercer país de la OTAN que menos gasta sobre PIB en defensa
  • Solo cumplen con el 2% los países que tienen amenazas directas cercanas
  • Donald Trump asegura que dejará de proteger a aquellos que gasten menos del 2%
Soldados y helicópteros de EEUU en una misión al amanecer. Foto de iStock

El mundo ha entrado en una nueva era. Ya no son especulaciones ni previsiones inciertas, el cambio es una realidad. El dividendo de la paz ha terminado y los gobiernos han comenzado a dedicar una mayor parte de su presupuesto a defensa. Un dinero que podía usarse para partidas más 'agradables' (educación, infraestructuras...) se invertirá en modernizar unos ejércitos anquilosados tras años de estabilidad y la protección de 'papá EEUU'. De la noche a la mañana, se ha producido casi un giro de 180 grados. La paz en Europa se ha esfumado y la protección de EEUU pende de un hilo, sobre todo si Donald Trump se impone en las próximas elecciones americanas.

Trump ya ha amenazado con dejar de proteger a todos los países que gasten menos del 2% de su PIB en defensa, algo que a día de hoy cumplen muy pocos países europeos. Donald Trump está considerando reducir el compromiso de EEUU con algunos miembros de la OTAN y presionar para que Ucrania negocie el fin de la guerra con Rusia si regresa al poder el próximo año, según personas familiarizadas con el asunto a las que ha tenido acceso Bloomberg. Aquí puede ver qué es la OTAN y cuáles son sus miembros.

Estas filtraciones y algunas declaraciones del expresidente de EEUU han hecho saltar las alarmas en varios países de Europa, que llevan años gastando muy por debajo del 2% del PIB que se establece de compromiso en los tratados de la OTAN. Entre las posibles medidas que impondría Trump si llega de nuevo a la Casa Blanca destaca la de la creación de una alianza de dos niveles en la OTAN, donde el Artículo 5, que demanda una defensa común de cualquier miembro bajo ataque, se aplicaría solo a las naciones que alcancen objetivos de gasto en defensa. Otros abogan por nuevos aranceles o sanciones para los países que no gasten lo suficiente. Donald Trump llegó incluso a reclamar en 2018 un gasto en defensa para todos los miembros de la alianza del 4% del PIB. Una ocurrencia que no ha vuelto a irrumpir desde entonces.

Europa no gasta en defensa

Esto dejaría a más de media Europa desprotegida. La realidad es compleja para Europa y países como España en particular. Según los datos que maneja la propia OTAN, España gastó en 2023 un 1,26% de su PIB en defensa, por lo que tendría que aumentar el gasto de 'golpe y porrazo' en unos 10.000 millones de euros (hasta alcanzar un total de 28.000 millones) para alcanzar el 2% de gasto en defensa sobre PIB que pide Trump. Este no es una misión sencilla, puesto que el Gobierno de España está conformado por una coalición de partidos que no lo pondrían fácil para llevar el gasto en defensa hasta ese umbral. España es el tercer país que más debe incrementar su gasto en defensa en términos de PIB para llegar al umbral del 2%, solo Luxemburgo y Bélgica están gastando menos en estos momentos.

Pero no solo España, una larga miríada de países europeos no cumplen con los objetivos que podría comenzar a exigir Donald Trump si llega a la casa blanca. En Europa son muy pocos los países que alcanzan el 2%. Según los últimos datos publicados por la propia organización, solo Estonia, Finlandia, Grecia, Hungría, Lituania, Letonia, Polonia, Rumanía, Eslovaquia, Reino Unido y EEUU alcanzan o superan el 2%. Algunos de ellos lo superan ampliamente, como es el caso de Grecia, cuya sempiterna enemistad y tensión por ciertos territorios con sus vecinos turcos (una rivalidad que siendo imaginativo se puede remontar hasta las 'guerras médicas') fuerza a Atenas a mantener un gasto militar muy elevado; mientras que otros, como Eslovaquia o Reino Unido, llegan rozando al 2% sobre PIB requerido.

Gasto defensa PIB armamento
El gasto en defensa sobre PIB en los países de la OTAN

Pese a todo, desde la OTAN piden tranquilidad: "No debemos seguir ningún camino que indique que estamos tratando de dividir a Europa de América del Norte; la ventaja es que tenemos a Europa y América del Norte juntas en la OTAN", ha asegurado Stoltenberg antes de una reunión de los ministros de defensa de la alianza.

La tensa relación de Trump como presidente con la Organización del Tratado del Atlántico Norte resurgió esta semana cuando recordó haberle dicho a un país miembro que dejaría que Rusia hiciera "lo que quisiera" si no alcanzaba los objetivos de gasto en defensa del bloque. El presidente Joe Biden y sus aliados en Europa condenaron la advertencia. Personas familiarizadas con la conversación aseguraron que era una referencia a conversaciones con la excanciller alemana Angela Merkel. Durante su mandato, Trump ya presionó a los países de la OTAN para que alcanzaran sus objetivos de gasto en defensa de al menos el 2% del PIB, un nivel que se espera que alcancen 18 de 31 miembros este año.

Lo ocurrido con la guerra de Ucrania ha podido distorsionar más el cuadro hasta ofrecer un argumento aprovechable para aquellos que, como Trump, acusan a los países europeos de incurrir en el "parasitismo" a la hora de aprovechar el paraguas en defensa que ofrece EEUU dentro de la Alianza. Así lo cree Jason W. Davidson, catedrático de Ciencias Políticas en la Universidad Mary Washington e investigador del Atlantic Council: "El mundo de 2022 parecía ofrecer el entorno perfecto para el parasitismo europeo, según la lógica esbozada por los críticos".

EEUU y su enorme gasto en defensa

En 2021, EEUU gastó 766.000 millones de dólares en defensa, más del doble de lo que el resto de los miembros de la OTAN gastaron en su defensa juntos. Además, el presidente de EEUU, Joe Biden, que asumió el cargo en enero de 2021, se comprometió de forma constante y clara a salir en defensa de los aliados de la OTAN si eran atacados. Tras la invasión de Ucrania, la administración Biden reiteró el compromiso estadounidense de defender a los aliados de la OTAN. EEUU también envió 20.000 soldados adicionales al flanco oriental de la Alianza para dar seguridad a los europeos y disuadir a los rusos, con lo que el total estadounidense en el continente ascendió a 100.000. Si alguna vez hubo un momento para que los europeos se aprovecharan de la generosidad estadounidense, fue éste, señala Davidson.

El catedrático explica que las tendencias económicas y las presiones fiscales proporcionaron a los gobiernos europeos una buena razón para gastar menos en defensa y, posiblemente, una buena explicación a Washington de por qué no gastaban más. Tras contraerse un 6,2% en 2020 debido a la pandemia, el PIB de la eurozona creció un 5,2% en 2021, pero se desplomó hasta un crecimiento del 3,1% en 2022 debido en gran parte a la guerra de Ucrania y a las presiones inflacionistas posteriores a la pandemia.

El aumento de los tipos de interés para combatir la inflación dificulta el endeudamiento público, lo que resulta especialmente problemático dada la elevada relación deuda/PIB de la mayoría de los países europeos. Desde el Atlantic Council creen que en EEUU harían bien en dejar de reprender públicamente a los aliados de la OTAN por sus decisiones en materia de gasto en defensa. "Si bien cierta presión en privado puede ser útil (especialmente en los tipos de capacidades en las que están gastando los aliados), es probable que las críticas públicas dividan a la Alianza y es poco probable que logren el resultado deseado", concluye Davidson. Sin embargo, Trump no está solo.

Las encuestas muestran que muchos estadounidenses ya no están dispuestos a asumir los costes de este papel de liderazgo. "EEUU prefiere centrarse en el contrincante número uno: China. Trump considera que la OTAN (la garantía institucional del vínculo con Europa, por así decirlo) es un estorbo y al menos presionaría para que los europeos garanticen ante todo su propia seguridad", escriben Bernd Weidensteiner y Christoph Balz, expertos del servicio de estudios de Commerzbank. Los dos investigadores creen en que, pese al ruido, EEUU no acabará abandonando la Alianza. "Como mínimo, esto requeriría la aprobación del Senado de acuerdo con una ley aprobada recientemente", recuerdan.

"La reciente legislación aprobada como parte de la Ley de Autorización de Defensa Nacional para el año fiscal 2024 pretendía impedir que el presidente saliera unilateralmente de la alianza sin el apoyo del Congreso o una mayoría de al menos dos tercios en el Senado", precisa Antti Ilvonen, de Danske Bank. Esta salvaguarda legal no evitaría, de todas formas, el daño que pueda infringir un Trump que aboga en su web de campaña por "reevaluar fundamentalmente el propósito y la misión de la OTAN".

"La finalidad de la OTAN ya quedaría en entredicho si Trump pone en duda que EEUU intervenga automáticamente a favor de Europa en caso de crisis", sostienen Weidensteiner y Balz. Asimismo, los nuevos miembros de la OTAN (Finlandia y Suecia) podrían encontrar menos seguras las garantías de seguridad de la alianza, destaca Frederick Kempe, también desde el Atlantic Council. "En cualquier caso, los europeos tendrían que invertir considerablemente más en defensa y presumiblemente asumir la carga de apoyar a Ucrania esencialmente por su cuenta", sentencian los dos expertos de Commerzbank.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud