Economía

Las ayudas al agua solo representan el 3% de los fondos Next Generation

Presa de Aldeadávila nutrida por el Duero, en plena frontera entre España y Portugal.

El agua es el nuevo oro líquido y solo representa un 3% de los Fondos Next Generation EU. De la partida total de estas ayudas —163.000 millones de euros—, 4.031 millones están destinados para la gestión de recursos hídricos. Dentro de estas ayudas, además del Perte de digitalización del ciclo del agua, destaca el catalogado como Componente 5: Preservación del litoral y recursos hídricos, que está dotado con una inversión total de 2.091 millones, según el Informe sobre el agua en España: situación actual, retos y oportunidades, elaborado por CEOE.

El Perte, por su parte, movilizará 1.940 millones entre 2023 y 2026. Aunque esta partida podría ascender hasta los 3.485 millones gracias a la adenda aprobada por la Comisión Europea el pasado mes de octubre. El proyecto está centrado, principalmente, en cuatro líneas de inversión: Mejora de la gobernanza de los usos del agua (10 millones), impulso de la digitalización de agua de cuenca (225 millones) y desarrollo de programas de ayudas (1.700 millones).

Ahora bien, desde que se aprobara el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia se han repartido 37.000 millones, aunque solo 674,5 millones se han destinado a planes hídricos. Hasta la fecha, se ha aprobado la primera convocatoria del Perte, valorada en 200 millones, que beneficiaron a 1.676 municipios y luego, el año pasado, se entregó una segunda partida por la misma cantidad. En 2023, las comunidades autónomas percibieron 174,5 millones. De los cuales, 74,5 millones están destinados a la protección y adaptación al riesgo de inundaciones; y el resto, a la digitalización del agua.

Déficit de inversiones

El déficit de inversiones en agua y medio ambiente a nivel nacional es cada vez más visible, sobre todo, en la depuración de aguas residuales, materia en la que faltaría aproximadamente 6.400 millones de euros en inversión, y también en la gestión de residuos urbanos, un área en el que se necesita un mínimo de 6.500 millones de euros en inversiones entre 2022 y 2027.

Sin embargo, en lo que se refiere a la sequía y la desertización del territorio nacional, el plan estima que haría falta invertir más de 4.850 millones de euros, de los que 3.262 millones serían para el regadío y 1.590 millones para el abastecimiento. España se encuentra entre los países europeos con mayor índice de estrés hídrico en la actualidad, de un 0,32, con más de tres cuartos del territorio en riesgo de desertización. Algunas áreas como Murcia, Valencia e Islas Canarias sobrepasan ya el 90%.

"A pesar de que España tiene más de la mitad del territorio en riesgo de desertización, con un 72% de su superficie bajo estrés hídrico severo (Murcia, Valencia e Islas Canarias sobrepasan el 90%), ha sido el país europeo con menor inversión por habitante en protección del medio ambiente entre 2011 y 2019. Esta escasa inversión supone un grave problema, ya que el agua es clave para el correcto funcionamiento de otros sectores estratégicos para el desarrollo económico como el turismo y la agricultura y ganadería", apuntan desde Seopan.

Planes hidrológicos

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) aprobó en 2023 los Planes Hidrológicos de Tercer Ciclo, que marcan la línea de actuación para hacer frente a la sequía y gestionar los recursos hídricos en España hasta 2027. Para estos proyectos se destinaron 22.844 millones de euros: para infraestructuras de saneamiento y depuración (6.643 millones), de regadío (5.070 millones), de abastecimiento (2.259 millones), de desalinación y reutilización (1.269 millones), para gestión del riesgo de inundación (2.077 millones), para la restauración y conservación del dominio público hidráulico (1.293 millones) y el resto están destinados a otras finalidades.

"Los datos muestran que apostamos por la innovación y la eficiencia para administrar con inteligencia un recurso escaso y valioso como el agua", aseguró ayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la visita a la planta desaladora de Acumed en Torrevieja (Alicante). Asimismo, agregó que "colaboraremos con todos aquellos territorios y administraciones que lo pidan, para garantizar el agua allá donde sea necesario".

Aunque hay avances, todavía hay margen de mejora. Desde el Ejecutivo pretenden modificar el Texto Refundido de la Ley de Aguas, con el fin de establecer las condiciones tecnológicas para el aprovechamiento del agua.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud