Economía

Carlos Cuerpo, nuevo ministro de Economía en sustitución de Nadia Calviño

El presidente del Gobierno nombra a Carlos Cuerpo ministro de Economía, Comercio y Empresa en sustitución de Nadia Calviño, que se marcha a presidir el Banco Europeo de Inversiones (BEI). Pedro Sánchez elige un perfil técnico de la máxima confianza de Calviño, hasta ahora secretario de Estado del Tesoro. Su labor al frente de la estrategia de emisiones de deuda ha sido clave para cumplir con la senda de reducción comprometida con Bruselas. Cuenta con experiencia dentro del ministerio que comenzará a dirigir; antes de incorporarse al Tesoro, Cuerpo fue director de Análisis macroeconómico del departamento. En este cargo, gestionó las previsiones oficiales del Gobierno que acompañan a los Presupuestos Generales del Estado, el Plan Presupuestario y el Programa de Estabilidad. Además, cuenta con experiencia fuera del Ejecutivo. Antes de su nombramiento trabajó en la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), primero como subdirector de Deuda Pública y posteriormente como director de Análisis Económico. "Se trata de un profesional joven, pero de acreditada competencia y de un servidor público con una trayectoria ejemplar en el seno de la Administración", ha subrayado Pedro Sánchez tras desvelar su nombramiento desde La Moncloa. El jefe del Ejecutivo ha añadido que asume la responsabilidad de un ministerio clave del Gobierno "un economista de enorme prestigio tanto a nivel nacional, como en las instituciones europeas y en los organismos financieros multilaterales".

El nuevo ministro tendrá un complejo entramado de retos por delante. Debe apuntalar el proyecto iniciado por Calviño, sosteniendo el impulso de los tres puntales que mantienen a flote el avance del PIB en un entorno exterior hostil. Debe asegurar que el turismo sigue sosteniendo a la economía, pero también acelerar el aterrizaje de los fondos europeos en la economía real y conservar la velocidad de crucero de la creación de empleo, una vez que la reforma laboral parece haber desplegado ya el 100% de su potencial.

Contrapeso a Yolanda Díaz

A ello se añade el desafío político. El nuevo titular de Economía debe recoger el testigo de Calviño, y ser de nuevo el contrapeso a Yolanda Díaz. Hasta ahora la futura presidenta del BEI ha conseguido frenar -a pesar de la líder de Sumar- buena parte de las políticas de incremento de gasto reivindicadas por la ministra de Trabajo. Los desacuerdos entre Calviño y Díaz se han resuelto -en la mayoría de los casos- del lado de la ya ex ministra de Economía. El último de ellos, en favor de una revisión del impuesto temporal a la banca, se será permanente pero con modificaciones que tratarán de evitar una guerra abierta con el sector.

Carlos Cuerpo también deberá tener una coordinación total con la recién nombrada vicepresidenta primera y ministra de Hacienda, María Jesús Montero. La disciplina fiscal es clave a partir de ahora. La vuelta de las reglas fiscales demandan un exhaustivo esfuerzo de control de la reducción del déficit y la deuda, y la aplicación de un ajuste en el gasto que garantice que España cumple la senda comprometida.

La relación con Bruselas, imprescindible

Además, las elecciones europeas que se celebrarán en junio del año que viene podrían cambiar la buena relación tejida por Calviño con Bruselas. Von der Leyen termina su mandato en octubre, y un cambio de caras al frente del Ejecutivo comunitario demandará al titular de economía rehacer relaciones con los nuevos representantes de la Comisión Europea.

La relación con Bruselas seguirá siendo clave, y más durante los próximos tres años en los que el desembolso de los Next Generation dependan de la autorización de los comisarios comunitarios. España solicitó la pasada semana el cuatro desembolso por valor de 10.000 millones de euros, y en el se incluyen nuevos compromisos, hitos y reformas que serán miradas con lupa desde la capital de la Unión Europea. Cuerpo conoce los entresijos de la Comisión Europea, donde trabajó entre 2011 y 2014, como analista económico en la Dirección General de Asuntos Económicos y Financieros.

El trato con el resto de grupos en el Congreso de los Diputados también es fundamental. El perfil centrado de Calviño le permitió mantener un equilibrio en sus relaciones parlamentarias, incluso contaba con el respeto -no con la simpatía- de los portavoces del Partido Popular. Ahora con una Cámara más fragmentada y con los apoyos parlamentarios medidos al milímetro, el nuevo ministro deberá tener cintura política para evitar que varias de las medidas económicas no salgan adelante.

Feijóo critica el nombramiento

La reacción del líder de la oposición no se ha hecho esperar. Alberto Núñez Feijóo ha criticado el nombramiento de Cuerpo como ministro de Economía, "Es una oportunidad perdida para reducir el Gobierno. Mismo número de integrantes, mismo número de nóminas, de coches, de asesores...", se ha limitado a afirmar el popular.

La reacción contrasta con el mensaje difundido por Luis Garicano, uno de los asesores de Feijóo a través de la fundación del PP, Reformismo 21, "Enhorabuena a Carlos Cuerpo. Un gran alto funcionario. Le deseo mucha suerte. Dos ruegos: Que evite los excesos retóricos propios de nuestra (in)cultura (sic) política que contagiaron incluso a su predecesora; y que sea capaz de pelear por la despolitización de los regulares", ha apuntado Garicano a través de una publicación en su perfil en la red social X.

El nombramiento tampoco ha terminado a agradar en el seno de Podemos. El exportavoz de Unidad Podemos, Pablo Echenique -que dejó la política hace semanas- ha publicado un tweet en el que critica el perfil técnico de Cuerpo. "No es ni de izquierdas ni de derechas", ha dicho.

Sánchez otorga a Escrivá Función Pública

Sánchez otorga más peso a José Luis Escrivá, le cede la Secretaría de Estado de Función Pública, hasta ahora en manos del Ministerio de Hacienda. De esta forma, el presidente del Gobierno aligera las funciones de la titular de Hacienda, María Jesús Montero, que asumirá desde ahora la Vicepresidencia Primera y, por tanto, la coordinación de la política económica.

Sánchez ha destacado, en una declaración institucional en Moncloa, que el nuevo departamento de Escrivá pasará a llamarse Ministerio para la Transformación Digital y la Función Pública, con el objetivo de aprovechar la digitalización para mejorar la calidad de los servicios públicos.

Por el camino quedan el resto de candidatos que no han dejado de sonar durante las últimas semanas. Manuel de la Rocha seguirá siendo el principal asesor económico de Sánchez. Además, según afirmaron fuente cercanas, el jefe del Ejecutivo tanteó a varios nombres ajenos al Gobierno. David Vegara -de Banco Sabadell- Maurici Lucena -presidente de AENA- o el profesor Ángel Ubide habrían rechazado la posibilidad de acceder al timón de la economía española.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud