Economía

El BCE mantiene los tipos de interés en el 4,5% y una inflación a la baja anticipa futuros recortes

Foto del símbolo del euro. Foto de iStock

El Banco Central Europeo ha mantenido sin cambios los tipos de interés, con la vista ya puesta en el primer recorte que podría llegar en 2024 ante la intensa caída de la inflación, según las propias previsiones del BCE. El instituto monetario, con sede en Frankfurt, ha mantenido sin cambios los tres tipos de interés de referencia en la reunión de diciembre. Este ha sido el segundo cónclave en el que el BCE no mueve ficha desde que diera inicio al rally de subidas de tipos en julio de 2022. Desde entonces, el BCE ha elevado el precio del dinero en 10 reuniones consecutivas.

Con este parón, esperado por los mercados, el tipo sobre la tasa de depósito (donde los bancos comerciales acumulan sus reservas) se mantiene en el 4%, el tipo de refinanciación repite en el 4,5%, máximos desde 2001, y el de la facilidad marginal de depósito se mantiene en el 4,75%. Además, el BCE ha anunciado que comenzará a reducir el PEPP (el programa de compras de la pandemia) en la segunda mitad de 2024, lo que ha dejado cierto regusto hawkish en el mensaje. Siga en directo la reunión del BCE y las reacciones del mercado.

"En conjunto, los expertos prevén que la inflación general se sitúe en promedio en el 5,4% en 2023, el 2,7% en 2024, el 2,1% en 2025 y el 1,9% en 2026. En comparación con las proyecciones de septiembre, esto supone una revisión a la baja para 2023 y especialmente para 2024", sostiene el comunicado. Las anteriores previsiones eran del 5,6% en 2023, el 3,2% en 2024 y el 2,1% en 2025. Esto supone un descenso de dos y cinco décimas menos en 2023 y 2024 que en sus anteriores estimaciones, de acuerdo a la actualización de previsiones publicada este jueves.

Christine Lagarde, presidenta del BCE, ha querido dejar claro durante la reunión que "no se ha discutido nada acerca de posibles recortes de tipos", pero que de ahora en adelante "las discusiones se producirán reunión a reunión y dato a dato". De modo que la previsión a la baja sobre la inflación abre la puerta a la primera rebaja de tipos, pero en el seno del BCE aún no se ha debatido el cuánto ni el cómo.

Por otro lado, hay que destacar que durante el primer semestre de 2024, prevé seguir reinvirtiendo íntegramente el principal de los valores adquiridos en el marco del programa de compras de emergencia frente a la pandemia (PEPP) que vayan venciendo. No obstante, lo más importante dentro del balance es que "en el segundo semestre del año, espera reducir la cartera del PEPP en 7.500 millones de euros mensuales en promedio. El Consejo de Gobierno prevé poner fin a las reinversiones en el marco del PEPP a final de 2024".

La economía de la zona euro se está desacelerando a gran velocidad, mientras que el IPC armonizado ha caído también a un ritmo sorprendentemente notable. Esto da margen al Banco Central Europeo para empezar a centrar la atención en el primer recorte de los tipos de interés. La primera rebaja del precio del dinero podría llegar en el primer trimestre de 2024. Los cambios en el entorno económico desde la reunión de octubre sugieren que el Banco Central Europeo podría adoptar una postura más moderada el jueves, apuntan desde Ebury.

"En nuestra opinión, un cambio en los comunicados estaba garantizado, aunque es probable que el banco actúe con mucho cuidado para no aumentar aún más las expectativas de recortes de tipos del mercado, que se han vuelto bastante agresivas", aseguran desde Ebury.

El comunicado publicado indica que al menos el fin de las subidas de tipos está aquí. El hecho de que la frase "se espera que la inflación se mantenga demasiado alta durante demasiado tiempo" ya no existe. Al mismo tiempo, sin embargo, la frase que "los tipos se fijarán en niveles suficientemente restrictivos durante el tiempo que sea necesario" todavía figura en la comunicación oficial. Este ha sido el primer paso dovish del BCE en esta mini-era de tipos relativamente altos.

Las previsiones de los inversores sobre el cambio de tendencia en la política monetaria en la eurozona han aumentado de forma notable en los dos últimos meses, debido a la debilidad de los datos de actividad económica y a una nueva caída de la inflación medida por el IPC armonizado.

Posibles recortes de tipos en 2024

A finales de noviembre, tras la publicación del último informe de inflación, se produjo un aumento especialmente pronunciado de las apuestas sobre los recortes de tipos. Así las cosas, los mercados anticipan el primer recorte de tipos en marzo (60% descontado) y un total de 130 puntos básicos de recortes en 2024.

El informe de inflación correspondiente a noviembre de inflación general reveló que los precios se desaceleraron bruscamente, hasta el 2,4% (desde el 2,9%), y la tasa subyacente cayó al 3,6% (desde el 4,2%), ambas caídas mucho mayores de lo esperado. Si bien estas cifras siguen siendo demasiado altas, especialmente la tasa subyacente, la tasa general se sitúa ahora a menos de 0,5 p.p. del objetivo del BCE, por lo que el progreso en la lucha contra la inflación es evidente.

A modo de anécdota, cabe recordar que la de hoy es la primera reunión del Consejo de Gobierno a la que acude Piero Cipollone como miembro del Comité Ejecutivo del BCE. El italiano sustituye a su compatriota Fabio Panetta, cuyo mandato dentro de dicho comité acabó el pasado 31 de octubre.

Las decisiones sobre política monetaria (incluidos los tipos de interés, o precio del dinero) son tomadas cada seis semanas por el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo. Aquí puedes ver quiénes son sus 26 miembros. Son la presidenta, Christine Lagarde; el vicepresidente, Luis de Guindos; los cuatro miembros del Comité Ejecutivo, entre los que destaca el economista jefe del BCE (Philip R. Lane); y los 20 gobernadores de los bancos centrales de cada país del euro, incluido lógicamente el del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. En total, solo dos mujeres y 24 hombres.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud