Economía

Powell insiste en que la Fed subirá los tipos dos veces más este año como mínimo

  • No descarta que esas subidas se produzcan en reuniones consecutivas
  • Powell ha participado en una Conferencia del Banco de España en Madrid
  • Ha pedido no dar por sentada la resiliencia del sistema financiero de EEUU

El presidente de la Reserva Federal de EEUU, Jerome Powell, ha insistido este jueves desde Madrid en que es probable que sean necesarias al menos dos subidas de los tipos de interés este año por parte de su banco central para reducir la tasa de inflación hasta el objetivo del 2%. Al igual que hizo tras la reunión de la Fed del pasado 14 de junio y ayer en el foro del Banco Central Europeo (BCE) celebrado en la localidad portuguesa de Sintra, ha remarcado el mensaje de que quedar 'terreno por cubrir'.

En una conferencia del Banco de España, en la que ha participado junto al gobernador Pablo Hernández de Cos, Powell ha alegado que "una fuerte mayoría de los participantes en el comité esperan que sea apropiado subir los tipos de interés dos o más veces a finales de año", en referencia al Comité Federal de Mercado Abierto que fija la política monetaria. "Las presiones inflacionistas siguen siendo elevadas, y el proceso de volver a situar la inflación en el 2% tiene un largo camino por recorrer".

El pasado 14 de junio, el FOMC publicó sus previsiones y la mediana de los miembros mostraba un tipo terminal del 5,6% (rango 5,5%-5,75%) este año. El nivel actual de los tipos está en el rango 5%-5,25%. En esa cita, los funcionarios optaron por hacer una pausa con los tipos para evaluar mejor cómo están impactando en la economía tanto las tensiones políticas como las del sector bancario. La Fed subió los tipos a un ritmo acelerado el año pasado, incluyendo cuatro subidas consecutivas de 75 puntos básicos, desde cerca de cero en marzo de 2022. Los funcionarios empezaron a ralentizar el ritmo en diciembre y realizaron subidas de 25 puntos básicos en cada una de las tres primeras reuniones de este año.

Una vez pronunciado su habitual discurso, en el turno de preguntas, Powell ha reconocido que el panorama es "particularmente incierto". "Nuestro compromiso no es con un número concreto de subidas de tipos, sino con una orientación de la política lo suficientemente restrictiva como para devolver la inflación al 2%", ha dicho. "El momento y el alcance de cualquier nueva subida de tipos dependerá del curso de la economía. Los riesgos de hacer demasiado o demasiado poco aún no están equilibrados". "Puede ocurrir que no nos movamos en una reunión y luego nos movamos en otra. Tampoco hemos descartado movimientos consecutivos", ha remachado.

En su discurso preparado, Powell había admitido que "vemos los efectos del endurecimiento de nuestra política sobre la demanda en los sectores más sensibles a los tipos de interés de la economía, en particular la vivienda y la inversión". Sin embargo, matizaba, "pasará tiempo hasta que se noten todos los efectos de la restricción monetaria, especialmente sobre la inflación".

Inquirido sobre si EEUU volvería alguna vez a los bajos tipos de los años previos a la pandemia, Powell ha contestado que no sería hasta dentro de "un buen tiempo" y que actualmente carece de una respuesta a largo plazo para esa pregunta. Aunque la inflación general se ha enfriado significativamente desde el máximo del 9,1% alcanzado hace un año, si se excluyen los precios más volátiles de los alimentos y la energía, el descenso ha sido mucho más lento. Powell y sus colegas han señalado la "rigidez" de la inflación subyacente como algo que están vigilando de cerca.

Turbulencias bancarias en EEUU

Por otro lado, abordando la reciente sacudida bancaria EEUU a raíz de la quiebra de Silicon Valley Bank (SVB) en marzo, Powell ha defendido que el sistema bancario estadounidense sigue siendo sólido y resistente, pero ha pedido no confiarse ni caer en la complacencia tras la relativa vuelta a la calma. "No podemos dar por sentada la resiliencia del sistema financiero", ha advertido el banquero central.

El presidente de la Fed ha destacado que la actuación de las autoridades financieras estadounidenses en respuesta al estrés bancario surgido en marzo permitió estabilizar el sistema financiero sin restringir el uso de las herramientas de política monetaria del banco central como parte del esfuerzo para reducir la inflación.

"El sistema bancario sigue siendo sólido y resistente, los flujos de depósitos se han estabilizado y las tensiones se han aliviado", ha indicado Powell, para quien, sin embargo, los pánicos bancarios y las quiebras registradas en 2023 fueron dolorosos recordatorios de que no pueden predecirse todas las tensiones que inevitablemente vendrán con el tiempo. "Por lo tanto, no debemos volvernos complacientes con la resiliencia del sistema financiero", ha enfatizado Powell, señalando la importancia de la colaboración entre reguladores y legisladores para mantener esa resistencia del sistema, incluido a nivel internacional.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud