Economía

Las familias de España y Portugal sufren la mayor caída de la renta disponible de la OCDE desde 2019

  • La alta inflación y la lenta recuperación provocan esta caída de los ingresos de las familias
  • Las familias han sufrido menos en los países con un mayor apoyo fiscal
  • España y Portugal partían con niveles de deuda pública muy elevados
Una calle de Olvera, un bonito pueblo de Cádiz. Foto de iStock

Las familias de España y Portugal son las más castigadas por las dos últimas crisis que ha sufrido el mundo: la del covid y la del coste de la vida (inflación). La renta disponible de españoles y portugueses ha caído un 8 y 4%, respectivamente, entre el último trimestre de 2019 y el tercer trimestre de 2022. Además, el último dato disponible (tercer trimestre de 2022) revela que los ingresos disponibles han comenzado a crecer en la OCDE, mientras que en España y Portugal volvieron a caer.

Las familias de los países desarrollados han comenzado a ver la luz en términos generales. Los ingresos reales per cápita de los hogares crecieron un 0,2% en la OCDE en el tercer trimestre de 2022, el primer aumento de los ingresos reales de las familias desde el primer trimestre de 2021. A su vez, el PIB real per cápita creció un 0,3% en el tercer trimestre de 2022, al igual que en el segundo trimestre. Sin embargo, en España y Portugal ha seguido la tendencia a la baja.

Los ingresos o renta disponible conforman los sueldos y salarios, renta del trabajo por cuenta propia y de empresas no constituidas en sociedad, renta de pensiones y otras prestaciones sociales y renta de inversiones financieras (menos los pagos de impuestos, contribuciones a la seguridad social e intereses sobre pasivos). De modo, que la renta disponible es un buen indicador de la capacidad de los hogares para consumir e invertir. Un crecimiento fuerte de la renta disponible real suele ser un acelerador de la actividad económica y viceversa. 

Caída de la renta disponible de los hogares en la OCDE
Caída de la renta disponible de los hogares en la OCDE

Analizando los datos de los países desarrollados en su conjunto, los resultados son un tanto desiguales. De los 21 países de la OCDE para los que se dispone de datos, nueve registraron aumentos de la renta real disponibles, mientras que doce registraron una caída. Austria disfrutó del mayor aumento (10,1%) gracias a una ambiciosa reforma fiscal y a los planes de asistencia pública para superar la crisis del coste de la vida.

Los países que llegaron a la crisis con un mayor margen fiscal (menor deuda pública) han podido desplegar unas redes de ayuda para las familias mucho más amplias y consistentes. Esto choca con la situación de economías como Portugal o España, cuya deuda pública superaba el 100% del PIB con creces cuando llegó la crisis del coste de la vida.

Como se puede observar en el gráfico, resulta llamativo el caso de Irlanda, donde el crecimiento del PIB casi se sale de la ilustración, mientras que la renta disponible de los hogares solo avanza modestamente. Esta desconexión entre PIB y renta disponible de las familias en Irlanda revela algunas de las deficiencias que tiene el PIB a la hora de medir la actividad económica. Gran parte de ese crecimiento de la producción (PIB) se debe a la recuperación de los beneficios de las empresas con sede en Irlanda. Unos beneficios que no terminan formando parte de la renta disponible de los hogares irlandeses.

De las economías del G7 para las que hay estimaciones disponibles, Francia, Alemania e Italia registraron un crecimiento en el tercer trimestre, con Francia experimentando el mayor aumento con un 0,8%. Sin embargo, el ingreso familiar real per cápita cayó en Canadá y el Reino Unido y se mantuvo estable en los EEUU.

España y Portugal, a la cola

Los ingresos de los hogares reales per cápita superaron los niveles previos a la pandemia de covd-19 en el tercer trimestre de 2022 en todos los países de la OCDE para los cuales hay datos disponibles, excepto República Checa, Dinamarca, Finlandia, Portugal, España y el Reino Unido.

"El resultado en Portugal y España puede explicarse, en parte, por la lenta recuperación del excedente bruto de explotación y la renta mixta (ingresos de los autónomos) de los hogares desde los primeros días de la pandemia. Este tipo de ingresos suele estar asociado al trabajo por cuenta propia y, en la mayoría de los países, aporta alrededor de una quinta parte de la renta disponible de los hogares", aseguran los expertos de la OCDE en su informe.

Hay que tener en cuenta que estos datos están recogidos hasta el tercer trimestre de 2022, cuando España todavía sufría una de las inflaciones más elevadas de toda la Eurozona, lo que erosiona sin duda los ingresos reales de las familias.

"Portugal y España registraron grandes caídas del excedente bruto de explotación y rentas mixtas en la primera mitad de 2020, mientras que la recuperación ha sido especialmente lenta desde entonces. En contraste, la mayoría de los países de la OCDE vieron un crecimiento sólido en este componente después de la recesión inicial relacionada con la pandemia", señala la nota publicada por el organismo internacional.

La renta disponible per cápita de los hogares del Reino Unido creció un 9% en términos nominales entre el cuarto trimestre de 2019 y el tercer trimestre de 2022, más que en Italia con un 7,9% y solo un poco menos que en Francia (9,9%).

Sin embargo, los altos precios al consumidor en el Reino Unido durante el último año han seguido socavando los ingresos de los hogares cuando se miden en términos reales, lo que ha provocado que el ingreso real per cápita de los hogares disminuya un 3,9%.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud