Economía

El milagro de Rusia se desvanece: el tope al petróleo empieza a crear problemas de liquidez a Moscú

  • Rusia está perdiendo unos 160 millones de euros al día con el tope al petróleo
  • Cuando entre en vigor el embargo a los productos refinados el golpe será mayor
  • Rusia podría comenzar a vender activos del banco central para obtener rublos
Vladimir Putin, presidente de Rusia. Foto de Reuters

Rusia ha conseguido una pírrica 'victoria' en el campo económico durante 2022. Frente al desplome de su economía que habían vaticinado organismos y casas de análisis, la economía rusa ha resistido mucho mejor de lo esperado. Se cree que la recesión podría haber sido de entre el 2 y el 3% del PIB. La fuerte subida del precio de las materias primas (sobre todo petróleo y gas), junto a la pericia del Banco de Rusia y algunos asesores económicos de Vladimir Putin han permitido al país soportar las leoninas sanciones impuestas por Occidente. Sin embargo, este éxito podría tener las patas muy cortas.

El tope de 60 dólares al petróleo ruso está empezando a hacer mella en las finanzas rusas. Algunos expertos estiman que Rusia podría estar perdiendo unos 160 millones de euros por día en ingresos petroleros desde que el tope está en marcha.

Rusia está gastando miles de millones en la guerra, mientras que los ingresos comienza a menguar. Esta situación podría disparar el déficit fiscal del país. Algunos analistas aseguran que Rusia podría verse tentada a vender reservas (oro, divisas...) para absorber rublos y financiar sus políticas sin generar más inflación. El problema, advierten, es que esto podría fortalecer al rublo y perjudicar a otros sectores exportadores.

Los ingresos petroleros de Rusia están cayendo en picado debido, según reveló el miércoles pasado, un funcionario del Tesoro de Estados Unidos. El embargo al crudo ruso y el tope de precios están funcionando. Lo que es peor para Rusia, aún no se ha impuesto el embargo los productos refinados en Europa. Esta sanción entrará en vigor en febrero y erosionará aún más los ingresos por divisas de Rusia.

"Por cada dólar que Rusia no obtiene en ingresos, es un dólar menos que puede usar para apuntalar su economía o invertir en las armas que necesita para luchar en esta guerra ilegítima en Ucrania", aseguró el funcionario en declaraciones a la agencia Reuters.

Caída de los ingresos de Rusia. Fuente: Capital Economics
Caída de los ingresos de Rusia. Fuente: Capital Economics

La prohibición del petróleo y el precio tope de la UE le están costando a Rusia unos 160 millones de euros al día, según CREA (Center for Research in Energy and Clean Air), un centro de investigación independiente con sede en Finlandia. La caída en los volúmenes de envío y los precios del petróleo ruso ha recortado los ingresos de exportación del país en 180 millones de euros por día. Rusia logró recuperar 20 millones de euros por día, aumentando las exportaciones de productos petrolíferos refinados a la UE y al resto del mundo, lo que resultó en una pérdida diaria neta de 160 millones de euros. Sin embargo, una vez que entre en vigor el embargo a los productos refinados, la situación será mucho más grave. Rusia mira a Oriente para colocar sus productos.

Pakistán presiona a Moscú

Un buen ejemplo del funcionamiento de este tope es el nuevo acuerdo de Moscú con Pakistán para comprar crudo ruso. Las autoridades de Pakistán están tensando la cuerda para conseguir el petróleo ruso a los 60 dólares que impone el límite de Bruselas o incluso por debajo. Rusia puede seguir vendiendo su petróleo, pero a un precio mucho más bajo que el crudo Brent, que cotiza en la actualidad en la zona de los 87 dólares. Es más, el diferencial entre el Brent y el petróleo de los Urales (el crudo de referencia ruso) se ha ensanchado hasta los 32 dólares por barril. Es decir, el crudo ruso cotiza con 32 dólares de descuento respecto al Brent. 

El año 2022 es ya agua pasada. Los medios de comunicación se han centrado bastante en el superávit récord de la balanza por cuenta corriente de Rusia en ese año y han pasado por alto el enorme deterioro registrado a finales de año, pone el dedo en la llaga Liam Peach, estratega de Capital Economics. En la firma de análisis creen que la balanza de pagos se verá aún más presionada, aumentando las posibilidades de un fuerte ajuste exterior.

Las cifras publicadas esta semana por el banco central ruso muestran un superávit por cuenta corriente récord de 227.000 millones de dólares en 2022 (en torno al 11% del PIB).

"Gran parte de la atención se ha centrado en la fortaleza de las exportaciones energéticas y el descenso de las importaciones, pero esto fue en gran medida una anécdota del primer semestre del año pasado y la situación cambió rápidamente hacia finales de 2022. El superávit de 31.000 millones de dólares en el cuarto trimestre fue el menor desde mediados de 2021 y las cifras mensuales -aunque no son totalmente comparables, ya que se basan en datos revisados previamente- muestran una caída del superávit a menos de 5.000 millones de dólares en diciembre", explica Peach.

Caída del superávit exterior

Este empeoramiento de la balanza por cuenta corriente a partir de mediados de 2022, desgrana el economista, se debió a un repunte de las importaciones, principalmente de China, y a un descenso de las exportaciones debido a la caída de los volúmenes de exportación de energía y de los precios de las materias primas. "Creemos que esta situación continuará, ya que Rusia no consigue reorientar las exportaciones energéticas de Europa a Asia y los precios de la energía se mantienen por debajo de sus máximos de 2022. Nuestra previsión es que el superávit se reduzca al 3% del PIB este año y al 2% en 2024", valora Peach a futuro.

El estratega de Capital Economics no cree que la mayoría de los analistas estén apreciando plenamente el impacto de esta situación y espera que el rublo sufra más presiones a lo largo de este año.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud