Economía

Escrivá podrá subir el complemento a mínimos de unos 57.000 jubilados

  • Supondría un aumento de 630 euros al año para rentas por debajo del mínimo
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. EP
Madrid

La subida del 15% de las pensiones no contributivas dentro del decreto anti-crisis de este sábado abre la puerta al ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, a subir las pensiones contributivas complementadas a mínimos. Según cálculos facilitados por el Grupo de Investigación en Pensiones y Protección Social de la Universidad de Valencia y de Extremadura, algo más de 57.000 jubilados con pensiones contributivas se podrían beneficiar de esta subida que podría darse de forma indirecta como efecto rebote del alza de las no contributivas.

Según recoge la Seguridad Social, las altas a partir del 1 de enero de 2013 tienen topado el importe del complemento a mínimos en la cuantía establecida en cada ejercicio para las pensiones no contributivas de jubilación e invalidez. Las pensiones no contributivas entran dentro de la ampliación del plan de choque como medida nueva, y forman parte de una cesión a EH Bildu para su abstención en los nuevos planes de pensiones de empleo recién aprobados en el senado. Las no contributivas sumarán entre 60 y 70 euros mensuales a partir de junio, una vez se apruebe el plan de choque.

De esta forma, la cartera de Escrivá tiene en su mano una posible subida de la renta de estos jubilados con pensiones contributivas de casi 630 euros al año de media, a razón de casi 45 euros al mes en las 12 pagas ordinarias y las otras dos extraordinarias en junio y diciembre. Según datos oficiales, el 22% pensiones de jubilación no llegan al umbral mínimo fijado por ley, que en el año 2022 se ha establecido en 890,5 euros.

El gasto que supondría elevar estas pensiones en mínimo, según explican desde el Grupo de Investigación en Pensiones y Protección Social. Concretamente, para esta segunda mitad de año conllevaría un aumento del gasto ligeramente inferior a los 18 millones de euros, que se sumaría a la partida de gasto mensual de complementos a mínimos que alcanza unos 500 millones de euros. Por su parte, el gasto anual se iría hasta los casi 36 millones.

El gasto total en pensiones contributivas se ha incrementado en un 6,46% pasando de los 10.184 millones de mayo de 2021 a los 10.810 millones del mismo mes de este año, mientras la prestación media ha aumentado más de un 5,4%. Según la última nómina publicada por el ministerio de Seguridad Social, en total son más de 2,2 millones de jubilados los que reciben una complementación a la pensión, la mayoría de ellos como pensión de jubilación (45%, 1 millones de ellos) o como pensión de viudedad (28%, 621.000).

La medida cobraría sentido para ofrecer un ligero impulso financiero a una parte de la población que sufre más el impacto de la inflación, que según el último dato facilitado por el INE referente a mayo, alcanza el 8,7%. Según recogía el Banco de España en abril, el impacto del alza de precios es "heterogéneo" entre los distintos agentes económicos, y "entre los hogares, afecta más a los de menores niveles de renta", explicaban.

De esta forma, subir las pensiones complementadas a mínimos podría funcionar como una especie de medida paralela al plan anti-crisis que recoge medidas para paliar la inflación.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin