Economía

Boris Johnson vuelve a amenazar con romper parte del acuerdo comercial del Brexit y la UE recuerda: o todo o nada

  • Los unionistas norirlandeses exigen su ruptura tras perder las elecciones
Boris Johnson, en la apertura de la sesión del Parlamento Británico. Foto: Reuters

El tiempo es circular y el Gobierno de Boris Johnson parece haberse encerrado en un bucle. Acorralado por la crisis económica que vive el país y que le llevó a perder las elecciones municipales de la pasada semana, en la primera victoria electoral laborista desde 2016, Johnson ha recuperado por enésima vez la amenaza de romper una parte del tratado comercial del Brexit, en lo que respecta a Irlanda del Norte. Y la UE ha vuelto a recordar que si Johnson decide violar parte del texto, Bruselas dará por finalizado todo el acuerdo, de la primera palabra a la última.

En las elecciones de la pasada semana, que incluían comicios autonómicos en Irlanda del Norte, los partidarios de mantener el acuerdo comercial con la UE vencieron con más del 54% de los votos y una amplia mayoría en la asamblea regional. Según el acuerdo al que llegó Johnson con la UE en 2019, ese Parlamento norirlandés salido de las urnas sería el encargado de refrendar las cláusulas relativas a dicho territorio en 2024. Y todo indica que esa votación saldrá adelante sin ningún problema.

Pero nada más conocerse el veredicto de los ciudadanos, los unionistas británicos, que dejaron de ser la primera fuerza tras más de 100 años dominando la provincia, exigieron a Londres que rompiera unilateralmente el acuerdo que acababan de refrendar ampliamente los votantes norirlandeses. Su motivo está claro: el acuerdo ha creado una frontera comercial entre Irlanda del Norte y Gran Bretaña, rompiendo la unidad económica del Reino Unido y empujando políticamente a la provincia hacia la reunificación con Irlanda. Y los unionistas no están dispuestos a participar en un Gobierno autonómico que ahora estará liderado por una nacionalista irlandesa, Michelle O'Neill del Sinn Féin, sin antes conseguir la victoria que supondría la ruptura del acuerdo comercial con la UE.

Y Johnson, que negoció dicho acuerdo, lo presentó a las elecciones y lo aprobó tras recibir una mayoría absoluta para ello en 2019, ha indicado que vuelve a poner sobre la mesa la posibilidad de romperlo apenas un año y medio después de que entrara en vigor. La ministra de Exteriores, Liz Truss, aseguró que el Gobierno "no dudará en tomar medidas para estabilizar la situación en Irlanda del Norte si no se encuentran soluciones", ya que "las propuestas actuales de la UE no abordan adecuadamente los problemas reales que afectan a Irlanda del Norte y, en algunos casos, nos harían retroceder", dijo, argumentando en contra de introducir "más controles, papeleo e interrupciones".

Meses de renegociaciones

La UE y Reino Unido llevan meses renegociando el acuerdo para reducir al mínimo los trámites aduaneros que deben cumplir los exportadores británicos que envíen sus productos a Irlanda del Norte. En su última propuesta, la reducción de papeleo alcanzaría el 80%. Pero el problema es que debe haber una frontera comercial entre Reino Unido y la UE en algún sitio, y ambas partes ya rechazaron la opción de recuperar la frontera interna en Irlanda, símbolo de la división de la isla y de las largas décadas de terrorismo que se vivieron allí.

Según informa la agencia Bloomberg, la Comisión Europea está lista para iniciar procedimientos de infracción contra el Reino Unido y suspender el acuerdo comercial si Johnson finalmente presenta un proyecto de Ley para derogar el llamado "protocolo de Irlanda del Norte" del acuerdo comercial. Si cae el protocolo, cae el acuerdo entero. Además, el bloque también detendría las conversaciones sobre el estatus de Gibraltar, según la fuente citada por Bloomberg.

El vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, advirtió este martes que el protocolo es un tratado internacional y su "renegociación no es una opción". Tanto él como Truss se reunirán de nuevo este jueves, con la esperanza de que la enésima amenaza de Johnson sea un farol, como todas las anteriores.

Por el momento, en la sesión de inicio del nuevo año legislativo, el Gobierno escuchó mensajes muy distintos de sus aliados. Por un lado, el líder de los unionistas norirlandeses, Jeffrey Donaldson, aseguró de que no renunciaría a su escaño en Westminster para tomar posesión del que ha ganado en Belfast -y su nuevo cargo de viceprimer ministro norirlandés- hasta que el acuerdo con la UE no fuera derogado o renegociado por completo, acusando a Johnson de haberles mentido cuando lo negoció por primera vez. Pero apenas dos filas detrás de al actual 'premier', su predecesora, Theresa May, le recordó que la credibilidad del Reino Unido y su palabra está en juego. Johnson se rio. Como en una película de terror, el Brexit caótico sin acuerdo, la opción que el 'premier' quería desde un principio, sigue resistiéndose a morir pese a haber muerto media decena de veces.

comentariosicon-menu1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

David
A Favor
En Contra

Es lo que ocurre cuando negocias con piratas. Reino Unido nunca cumplió la palabra y nunca la cumplirá. Seguirán rascando mientras se les siga dando.

Puntuación 17
#1