Economía

José Manuel Jiménez (Instituto Santalucía): "Unas pensiones que crezcan por encima de los salarios son insostenibles"

  • "El Mecanismo de Equidad no va a ser suficiente para llenar la hucha"
  • "Las cuentas nocionales son una buena reflexión y análisis para resolver el problema de las pensiones"
  • "Sin sostenibilidad a medio plazo la suficiencia de las pensiones no está garantizada"
José Manuel Jiménez, director del Instituto Santalucía. Foto cedida por Instituto Santalucía
Madrid

El director del Instituto Santalucía, José Manuel Jiménez, ofrece su postura sobre las pensiones en España. Entre la multitud de problemas del sistema, explica que el único punto positivo es que el Gobierno reconoce un problema de sostenibilidad a medio plazo introduciendo el Mecanismo de Equidad Intergeneracional; no obstante, esto es sólo parte de la solución. Mirando a corto plazo, apostaría por una solución intermedia para la revalorización de las pensiones.

¿Cree que las pensiones entrarán finalmente en el pacto de rentas? ¿O se revalorizarán inexorablemente con el IPC?

Quitando las pensiones mínimas y con la situación actual deberíamos buscar un equilibrio para ese incremento. Habría que buscar un punto medio para que todas las rentas consigan hacer un esfuerzo para reducir la ecuación porque si no estamos generando unas cargas muy importantes a corto plazo y a largo plazo de forma estructura. Hay gente que está hablando de ligarlas al IPC subyacente, que puede ser inferior, reducir el IPC medio... Soy partidario de buscar una solución intermedia salvando las pensiones mínimas.

"Soy partidario de buscar una solución intermedia a la revalorización salvando a las pensiones mínimas"

¿Son sostenible unas pensiones que crezcan por encima de los salarios? 

Son insostenibles. Tenemos que definir correctamente el Estado de Bienestar que queremos y analizar hacia dónde queremos que vayan nuestros impuestos. En esta situación puntual todos los agentes sociales tienen que aunar esfuerzos para poder controlar un efecto que puede ser muy pernicioso si se consolida. Hay que descontar a las personas más vulnerables [por las pensiones mínimas], pero debemos apoyarlo entre todos porque sería elevar la carga y la injusticia social.  

¿Una mayor presión sobre la empresa y el trabajador aumentando cotizaciones realmente llega a llenar a la hucha?  

Desde el Instituto Santalucía tenemos un informe con nuestros expertos. El Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI) sustituye al Factor de Sostenibilidad y claramente la subida del 0,6% desde 2023 a 2032 no va a ser suficiente para llenar la hucha. Lo único positivo es que el Ejecutivo reconoce parcialmente que a medio plazo puede haber un problema de sostenibilidad por el retiro del baby boom. Los análisis hablan de un déficit de hasta 5 puntos del PIB en los próximos años y que no va a estar cubierto por la subida del 0,6%, que acumulará en los próximos años unos 20.000 o 25.000 millones. Esta cantidad puede ni siquiera cubrir los diferentes problemas estructurales que surjan.  

¿Y es la solución? 

España tiene un problema estructural que se agrava con los incrementos de las pensiones con el IPC y hay que buscar la solución estructural. El MEI no es ni mucho menos la solución definitiva, es un pequeño parche que a medio plazo puede tener parte de la solución, pero no toda. Además, por un lado, estás llenando la hucha y por otro estás aumentando el déficit a corto plazo, lo cual no tiene mucho sentido. Es verdad que el Gobierno quiere mantener el déficit a cero teniendo en cuenta los gastos impropios, pero va a ser muy difícil. Habrá que buscar otro tipo de soluciones.

¿Qué tipo de reforma estructura en materia de pensiones necesita España teniendo en cuenta que se necesita un amplio consenso?  

La situación política es la que es, se necesita un amplio consenso y estamos hablando de 10 millones de jubilados que son una gran fuerza política. Pero la situación económica también es una bomba de relojería a medio plazo. Es muy complicado tomar decisiones estructurales a medio plazo, pero países como Suecia, Países Bajos o los escandinavos que han tomado ese tipo de soluciones han trabajado durante mucho tiempo para pensar en el largo plazo. Los trabajadores somos conscientes de que cotizamos y vamos a cotizar mucho, y por suerte cada vez vivimos más y las pensiones son mayores. De media se recibe un 1,30 o 1,40 de lo aportado. Tenemos que ser conscientes, y no lo somos, que con las cotizaciones no es suficiente y habrá que buscar otro tipo de ingresos porque existirá un desequilibrio. Por ahí debemos saber qué Estado de Bienestar queremos y actuar sobre los ingresos o el gasto.  

¿Qué medida aplicaría? 

Consideramos que las cuentas nocionales son una buena reflexión y análisis para resolver el problema. No hablamos de un cambio drástico, sino con varias fases de adaptación, que respete las pensiones mínimas y con el que los jubilados reciben de acuerdo a lo aportado. Con este modelo podrían elegir el momento de la jubilación, mucho más claro, flexible y de acuerdo con las aportaciones durante la carrera laboral.  

Las previsiones han empeorado en las últimas dos décadas, se mira a 2050 y el retiro de los boomers está aquí

Aumentar la población activa y los ingresos por cotizaciones es una solución a corto plazo, pero esas personas también se van a jubilar y recibirán pensión pública. Si cobran más, se van a jubilar con unas pensiones mayores. Y ya sabemos que tienen un desequilibrio que, por lo tanto, estaremos arrastrando a las próximas generaciones. Hay que poner en evidencia algo muy positivo: vivimos cada vez más y en mejores condiciones. Hay mucha presión y poco consenso en buscar ese tipo soluciones a largo plazo, habrá que buscar el equilibrio para que las personas más vulnerables sigan recibiendo la retribución. Vivimos en un Estado de Bienestar que busca el equilibrio. 

¿Cuál es ese equilibrio? 

Desde el Instituto queremos trasladar dos conceptos: suficiencia y sostenibilidad. No existe la suficiencia si un sistema no es sostenible porque este problema afecta de forma directa. En esa dicotomía, sin sostenibilidad a medio plazo la suficiencia de las pensiones no está garantizada. 

Un complemento es el ahorro provisional, en el que se están potenciando los planes de empleo actualmente 

Países occidentales que tienen un mayor grado de sostenibilidad del sistema y de pensiones en general es gracias al equilibrio entre todos los pilares de las pensiones. Un pilar fuerte basado en el Estado que garantiza una pensión de jubilación digna, pero también un pilar de ahorro de empresa y otro individual. No hay que debilitar planes, hay que promover un equilibrio entre los tres pilares. En el primero hay que buscar una suficiencia y sostenibilidad, pero en el pilar del ahorro individual se considera elitista o poco rentable, por lo que se limitan las aportaciones a 1.500 euros máximo. Curiosamente en contra de lo que está haciendo Europa, que acaba de sacar los planes paneuropeos para potenciarlo e integrarlos en todos los países europeos y que sea transfronterizo.  

¿Y cuál es vuestra postura? 

En País Vasco las aportaciones todavía están en 5.000 euros, que es lo que nosotros estamos pidiendo. Hay que potenciar el ahorro en planes de empresa, pero no en detrimento del individual. Existe mucha gente sin posibilidad de aportación de la empresa o que está en sus últimos años antes de la jubilación y necesita hacer aportaciones superiores. No tiene mucho sentido. Necesitamos tres pilares, y los tres muy fuertes y que no implique debilitar la pensión pública. Pedimos que se igualen las posibilidades de los dos tipos de planes de ahorro. 

¿Qué implica vivir más? 

Debemos ser conscientes de que cada vez vivimos más y habrá que pensar en trabajar más: vamos a estar más tiempo trabajando y más tiempo jubilados. Al vivir más, vamos a necesitar más dinero para vivir mejor. También hay un concepto muy importante que tenemos que poner sobre la mesa: la dependencia, que crece exponencialmente a partir de los 85 años. Lo que va a aumentar es el número de personas potencialmente dependientes por llegar a esa edad.  

¿Sería interesante introducir distintas condiciones por tipos de edad y perfiles de trabajadores? 

¡Eso ya existía! Había diferentes límites de aportación dependiendo de la edad o si tienes a una persona con discapacidad a tu cargo. Es más, las aportaciones a seguros de dependencia se incluyen dentro de los límites de los planes de pensiones. Entonces, te están coartando a la hora de ahorrar en planes de pensiones. Primero, hay que fomentar el ahorro mediante educación financiera para que cale el concepto de previsión y ayudar a los trabajadores que están más cerca del retiro a complementar su jubilación. Estamos trasladando a la sociedad que no es necesario ese esfuerzo de ahorro o que no tenemos esa herramienta si limitamos los planes individuales. 

"Están coartando a la hora de ahorrar en planes de pensiones con la nueva ley"

¿Cambiar las reglas del juego a los jubilados sería injusto?  

Por supuesto. Por esta misma razón tenemos que analizar el problema a medio y largo plazo y hacer una transición. A las personas que ya están jubiladas no les puedes cambiar el paradigma, pero sí puedes explicar a los trabajadores que están a 20 años del retiro cómo va a ser su jubilación, su futura pensión y la adaptación. Por eso las cuentas nocionales son una muy buena herramienta con un periodo de transición como han tenido otros países de Europa. También hay que poner ciertos límites y no cambiar el sistema a todos. Las reglas del juego no se pueden cambiar de la noche a la mañana y hay que buscar un periodo de transición.   

"A las personas que ya están jubiladas no les puedes cambiar las reglas del juego"

¿Qué nivel de optimismo o pesimismo le espera en materia de pensiones a las actuales generaciones? 

Cuando hablamos de pensiones, hablamos de equidad intergeneracional. Los jubilados actuales están alzando la voz para mantener su poder adquisitivo, pero no nos tenemos que olvidar que actualmente está pagando la parte que le corresponde y además carga con el déficit. No hay que olvidar que esta generación, como llegue un momento en el que aguanten una carga excesiva, puede que se replanteen cosas y una de ellas sea no querer aguantar esa carga. Yo soy optimista, y creo que el futuro nos depara cosas buenas, pero también soy consciente de que no va sólo de preocuparnos de nuestros mayores. Hay que preocuparse también por los problemas que le estamos generando a nuestros jóvenes, cómo incorporarlos al mercado laboral con un trabajo digno para equilibrar la balanza entre los jubilados y los trabajadores. Todo eso para mí es tan importante como el problema de las pensiones.

comentarios4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Manuel
A Favor
En Contra

Con este gobierno todo, digo todo, es posible.

Puntuación 1
#1
Sorp
A Favor
En Contra

Esto que comenta este señor, acaso se ha mirado el mismo a su futura pensión?. Estaría de acuerdo a cobrar 850€ de su pensión?. O somos los curritos de a pie los que tenemos que pagar la diferencia de lo que ven mal ahora. Ven normal que los salarios estén bajando día a día ? Pues es ahí donde de verdad radica el principal problema. Ahora tenemos otro problema gordo, hay un número indeterminado de individuos que están cobrando ellos solos por 10 o 15 asalariados. Este es el otro problema sin resolver.

Puntuación 2
#2
pepitogrillo123
A Favor
En Contra

Siempre se ponen a hablar los que más tienen que callar.

Puntuación -1
#3
Nano54
A Favor
En Contra

"Unas pensiones que crezcan por encima de los salarios son insostenibles". Pues suban los salarios. En vez de recortar en pensiones y sus actualizaciones según el IPC que suban los sueldos de mierda que están pagando. Claro que si suben los salarios los empresarios tendrían menos beneficios. ¡Qué barbaridad!, hasta ahí podríamos llegar. De eso ni hablar, faltaría más.

Puntuación -2
#4