Economía

La nueva ola de coronavirus hunde la economía de la UE a mínimos del año

  • Los indicadores adelantados confirman el frenazo del sector servicios
  • Los precios crecen al segundo ritmo más rápido de toda la serie histórica
Madrid

La nueva ola de contagios por la variante ómicron del coronavirus ha hundido la economía de la eurozona a mínimos del año. El ritmo de crecimiento económico europeo se desaceleró en diciembre debido al frenazo de la actividad en el sector servicios. La situación ha contrarrestado el repunte del crecimiento de la producción industrial, que ha mejorado por el alivio de los problemas de suministro. Por otra parte, los costes y los precios medios cobrados por las firmas siguieron aumentando intensamente, aunque los ritmos de incremento se atenuaron frente a las máximas récord de noviembre pasado.

Así lo muestran los últimos indicadores adelantados PMI. El Flash del índice PMI Compuesto de la Actividad Total de la zona euro se situó en 53,4, frente a los 55,4 puntos de noviembre. El indicador registra así su mínima de los nueve últimos meses. "La economía de la zona euro está recibiendo otro golpe más del Covid-19, puesto que los crecientes niveles de casos dificultan el crecimiento, especialmente en el sector servicios, provocando resultados desalentadores para el cierre de 2021", apunta Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit, la consultora que elabora los PMI. "Alemania está recibiendo un impacto particularmente duro y su economía se ha estancado por primera vez en un año y medio, pero la desaceleración del crecimiento es generalizada en toda la región", destaca. "Las noticias alentadoras provienen del sector manufacturero, donde la presión en las cadenas de suministro exhibe algunos indicios de atenuación, contribuyendo a su vez al repunte de la producción industrial. Más notablemente, la producción del sector de automoción ha aumentado por primera vez desde agosto pasado", añade Williamson.

El análisis por países revela que el crecimiento se estancó en Alemania debido a la primera caída de los nuevos pedidos de productos y servicios desde junio de 2020, que puso fin a 17 meses de recuperación. Una renovada caída de la actividad del sector servicios alemán contrarrestó un repunte del crecimiento de la producción manufacturera.

Mientras tanto, en Francia la actividad total siguió creciendo a un ritmo sólido, aunque menos intenso que en noviembre, ya que la relativa resistencia del sector servicios contribuyó a contrarrestar un declive de la producción manufacturera por segunda vez en los tres últimos meses.

En el resto de la región se registró la expansión más lenta desde abril y el crecimiento se moderó tanto en el sector manufacturero como de servicios, aunque las tasas de crecimiento siguieron muy por encima de los promedios a largo plazo.

Por otra parte, los indicadores muestran que las presiones inflacionistas se atenuaron, en parte debido a la mejora de los problemas de suministro registrada en diciembre. No obstante, aunque los precios pagados y los precios medios cobrados de ambos sectores en su conjunto aumentaron con menos intensidad que en noviembre, ambas series siguieron indicando las segundas tasas más rápidas de aumento registradas en la historia del estudio de IHS Markit sobre indicadores de actividad.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin