Opinión

Un voto de confianza al BCE

El anuncio realizado tras la reunión de ayer del Banco Central Europeo (BCE) de que la entidad reducirá estímulos en la economía, pero mantendrá los tipos de interés, marca una vez más diferencias con la Fed y el BOE, los cuales anunciaron subida de tipos.

Uno de los principales drivers de la economía actual es la conocida inflación, anunciada a bombo y platillo actualmente, lo cual no quita que me sorprenda lo mucho que ha tardado en aparecer.

Pongámonos en contexto: desde el 2007 hemos asistido a la mayor inyección de capital de la historia, inicialmente desde EEUU y unos años más tarde en Europa, cosa que se puede explicar mirando la historia pasada por las diferentes naciones.

Una vez estallada la conocida crisis subprime del 2007 en EE.UU. la gran preocupación fue un frenazo en el crecimiento, ya que su mayor crisis económica conocida hasta el momento había sido la 'Gran Depresión', derivada inicialmente en el crac del 29  que repercutió fuertemente en la economía después de los 'felices años 20'.

Mientras en Europa, el BCE con una influencia clara por parte del gobierno alemán, se preocupó más de mantener la inflación controlada, aunque ello repercutiera en el crecimiento de la zona euro, una vez más con preocupación histórica derivada de hiperinflación alemana (1921-1923).

Lo sorprendente de todas estas políticas monetarias durante estos 14 años, es que se hayan realizado con una inflación controlada. Pensemos que las compras e inyecciones de capital se han mantenido durante grandes periodos temporales y hasta ahora no ha aflorado esta inflación. Se tendrá que analizar durante los años venideros qué repercusión acabaran teniendo en la economía.

Muchas son las teorías que explican el motivo de este leve aumento de la inflación durante estos años pasados: la reducción de los tipos de interés, el mantenimiento de todo ese capital en las "manos fuertes" y mercados de capitales los cuales no permitían que todas estas inyecciones de capital llegasen a la economía real, a pesar del interés por parte del BCE porque todas estas inyecciones de capital llegaran a los ciudadanos, penalizando incluso a los bancos por no dar facilidades al crédito, no porque tuvieran miedo de una inflación sino porque querían controlar el riesgo de impago de sus préstamos.

Ha tenido que venir una crisis sin precedentes derivada del Covid para despertar una inflación la cual cada vez preocupa más de forma global y que se inicia con el frenazo en seco de todos los agentes económicos. Al reiniciarse la economía nos vamos encontrando con una demanda voraz y una oferta sin un stock necesario para satisfacerla. Debemos pensar que lo preocupante no está en el 5% de inflación anunciada, sino que la inflación industrial queda por encima del doble dígito, lo cual en algún momento nos acabará repercutiendo.

También hay quien piensa que, después de un tiempo, demanda y oferta se igualarán y relajarán la tensión inflacionaria. Los anuncios de la presidenta del BCE se decantan por esta opción; si no, no continuaría estimulando de forma artificial la economía europea.

Una vez más Europa sigue su camino, tomando una posición en la cual apuesta por intentar mantener un crecimiento de la economía artificial y manteniendo los tipos de interés

Todo ello nos demuestra que hoy en día, en un mundo globalizado, no importan tanto decisiones marcadas por un solo organismo, sino que se tiene que observar con una mirada global.

El tiempo nos dirá quién ha tomado la decisión correcta, si la Fed o el BCE, aunque hay que decir que hasta el momento quien ha liderado las decisiones correctas en las diferentes crisis modernas haya sido la Fed. Con todo, demos un voto de confianza al BCE y pensemos que la inflación se mantendrá.

comentarios6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 6

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Esto ya se hizo en España (La patada hacia delante) y el resultado ya sabemos cual fue.

Puntuación 9
#1
Intruso
A Favor
En Contra

Pues la confianza la mantendrá usted en esa cueva de ladrones que es el BCE, es decir, aparte de ser Director de Wealth en GVC Gaesco, quizá hasta tenga un montón de papelillos bursátiles en su poder y quizá alguna que otra deuda por pagar...de modo que su opinión sobre el BCE no es objetiva, ni desinteresada y mucho menos independiente.

Personalmente como ahorrador, el BCE me lleva robando y detrayendo dinero para dárselo a todos los que lo hicieron mal antes del 2008 (las cigarras) durante estos últimos12 años, e incluso ha tenido la desfachatez de no exigirles el más mínimo sacrificio a cambio de limpiarles los balances con el dinero de los ahorradores, ¿ha pedido el BCE a los CEO,s de Telefónica que se rebajen los salarios por comprarles los bonos? ¿y a los Alcaldes y Presidentes de las Comunidades Autónomas por comprar la deuda pública del Reino de España?.

No mire, los ahorradores estamos HARTOS de que nos roben con impunidad vulnerando incluso el único mandato que tiene el BCE y por el cual le pagamos todos los europeos, de modo que el voto de confianza se lo puede otorgar usted, muchos sencillamente lo aborrecemos por ladrones, mentirosos y manipuladores, y nuestro único deseo es acabar con la UE y consecuentemente con el BCE.

Puntuación 23
#2
Armagedon
A Favor
En Contra

Intruso, si eres ahorrador, que haces con dinero en bancos españoles, o en euros? para eso está Andorra o Gibraltar, en España hay 2 paraísos fiscales para genteeeeeee como tú ahorradores jejeeejeejeejeejeeee

Puntuación -11
#3
Anónimo
A Favor
En Contra

Estoy de acuerdo con Intruso en algunas cosas, pero no en salir de la UE, a pesar de todos sus defectos. Si no fuera por la UE España se habría convertido ya en otra Argentina o incluso en otra Venezuela, y eso sería infinitamente peor que lo que hay ahora.

Puntuación 6
#4
Yo
A Favor
En Contra

El BCE no va a parar de imprimir billetes en marzo.

No a los pensionistas, ni a los trabajadores , ni a los ahorradores nos merece la pena seguir en Europa .

Puntuación 3
#5
Carmen
A Favor
En Contra

Los argumentos de Lagarde me parecen sensatos y precavidos.

Se menciona en el artículo que los estímulos se quedaban en los mercados como posible causa de que no subiera la inflación pero no se menciona algo que creo fundamental: la austeridad, empezando por la austeridad en los salarios. Mucha gente hablaba de que vivíamos en una época en la que la gente parecía deprimida y así creo que ha sido y de alguna forma formaba parte de una dinámica de descanso tras los abusos de la burbuja inmobiliaria, con crecimientos del PIB que no han aportado una riqueza a la mayoría de la gente y por lo tanto la economía real no despuntaba. Cuando los datos de empleo y salarios sigan mejorando sí será momento de plantearse subidas de tipos pero no estilo Trichet.

Puntuación -6
#6