Economía

Lagarde: "La recuperación económica se está frenando"

  • El BCE retrasa la recuperación de niveles precovid al inicio de 2022
  • Confía en que la crisis energética y de suministros se resuelva el próximo año
La presidenta del BCE, Christine Lagarde. Reuters

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, ha comenzado su discurso advirtiendo de que la recuperación económica está perdiendo ritmo. La banquera ha culpado a los elevados precios de la energía que están contrayendo la oferta. "Esperamos que la economía recupere el pulso nuevamente".

La presidenta ha dibujado un duro panorama, pese a que el BCE ha dado un paso decisivo en la retirada de ayudas. "El crecimiento se está moderando, pero esperamos que la actividad se recupere con fuerza en el transcurso del próximo año", ha dicho.

La gala ha subrayado que "la última ola pandémica y la variante ómicron han llevado a algunos países a volver a introducir restricciones más estrictas, los precios de la energía han subido significativamente y en algunas industrias, hay escasez de materiales, equipos y mano de obra". Este escenario ha obligado a revisar a la baja las previsiones económicas y a retrasar la recuperación de los niveles de PIB previos a la pandemia. Lagarde lo ha fijado para el primer trimestre de 2022.

Pero no lo suficiente para que el BCE renuncie a su compromiso de terminar con el programa de 1,85 billones de compra de emergencia de deuda y reducción netas de compras. "Consideramos que el progreso en la recuperación económica y hacia nuestra meta de inflación a medio plazo permite una reducción paso a paso en el ritmo de nuestras compras de activos durante los próximos trimestres", ha justificado.

Eso sí, se ha reservado el derecho de utilizar cualquier recurso monetario. "En vista de la incertidumbre actual, debemos mantener la flexibilidad y la opcionalidad en la conducción de la política monetaria", ha indicado.

Lagarde no ido tan lejos como su homólogo al frente de la Reserva Federal para reconocer que la inflación se ha convertido en un problema "no transitorio, sino permanente". "La inflación se mantendrá por encima del dos por ciento durante la mayor parte de 2022 y se espera que la inflación se mantenga elevada a corto plazo, pero esperamos que disminuya en el transcurso del próximo año", ha explica.

Para el BCE el repunte de la inflación refleja principalmente un fuerte aumento de los precios del combustible, el gas y la electricidad, por un lado. Y por el otro, por los cuellos de botella, "las consecuencias son especialmente visibles en los precios de los bienes duraderos y los servicios al consumidor que han reabierto recientemente".

Lagarde confía que durante 2022 se vayan resolviendo los elevados precios de la energía y que "disminuyan las presiones sobre los precios derivadas de los cuellos de botella de la oferta mundial".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud