Economía

El huracán murciano de Arrimadas deja fuera de la Asamblea a Ciudadanos y Edmundo Bal

  • El acercamiento al PSOE ha tenido consecuencias nefastas para Cs
Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos. Foto: Efe
Madrid

Con una participación histórica, el partido naranja que un día creara Albert Rivera, con 26 diputados en las elecciones de 2019, se ha quedado fuera de la Asamblea de Madrid. El motivo no parece tanto la capacidad de liderazgo, el predicamento o el programa de su candidato, el abogado del Estado Edmundo Bal.

El detonante de este batacazo no ha sido otro que la actuación de la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. Su acercamiento al Partido Socialista para propiciar una moción de censura en las urnas en la Comunidad de Murcia -con posibles ramificaciones a Castilla y León y Madrid- ha tenido consecuencias nefastas para este partido de centro, con cada vez peores expectativas electorales como arrojó la foto finish de los últimos comicios catalanes.

De poco ha servido el tono moderado, tranquilo y conciliador de Bal, que seguirá como diputado nacional en el Congreso. La falta de lealtad de Arrimadas ha pesado más en la opinión de un votante de su perfil, que se ha visto desubicado y traicionado por sus pactos extramuros.

Con estos catastróficos resultados, solo queda la puerta de la reflexión y la autocrítica a un proyecto que no ha sido capaz de seducir al votante en sus acercamientos al Gobierno del Partido Socialista y Unidas Podemos y, que, como una gota de agua, va perdiendo dirigentes poco a poco, con la vista puesta en las filas del Partido Popular.

La marcha de Toni Cantó fue premonitoria de una eventualidad cada vez más evidente sobre la desintegración de Ciudadanos, que de seguir con su actual posicionamiento tiene un futuro muy complicado tanto a nivel nacional como en el resto de España.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.