Economía

Biden desmonta el legado de Trump y afianza una próxima recuperación

  • Biden firmó una decena de decretos: EEUU de nuevo en el Acuerdo de París
  • Será obligatorio usar mascarilla en edificios federales y en los viajes interestatales
  • La Unión Europea celebra "el nuevo amanecer en América tan esperado"
Nueva York/ Bruselas

El demócrata Joseph Robinette Biden Jr. se convirtió el miércoles en el 46º presidente de Estados Unidos, culminando así una de las transferencias de poder más problemática de la historia reciente del país, con un mensaje claro: frenar lo que calificó como "una guerra incivilizada". Bajo una capital completamente militarizada y a la sombra de una trágica pandemia que acumula ya más de 400.000 víctimas mortales, el mandatario, de 78 años, juró su cargo ante el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, en la escalinata del Capitolio, edificio que el pasado 6 de enero fue asaltado por una turba de manifestantes proTrump.

En su discurso inaugural, Biden confirmó la prevalencia de la democracia e hizo un llamamiento a la unidad, una característica que según explicó podría parecer una "tonta fantasía" pero sin la cual será difícil subsistir a los retos más inmediatos. "Debemos enfrentarnos a este momento como los Estados Unidos de América, si lo hacemos, les garantizo que no fracasaremos", aseguró. "Pocas personas en la historia de nuestra nación han enfrentado tantos desafíos o vivido un momento tan difícil como en el que estamos ahora", manifestó el demócrata, quien dejó claro que será un presidente "para todos los americanos".

Sus mensaje hizo hincapié en la pandemia, a la que se refirió como un "virus que aparece una vez en un siglo" y que "acecha silenciosamente al país" cobrándose tantas vidas en un año como las que el país perdió en toda la Segunda Guerra Mundial. También señaló los millones de puestos de trabajo perdidos, los cientos de miles de negocios cerrados o la imperiosa necesidad de una justicia racial. Una vez más hizo un llamamiento para "rechazar la cultura de los hechos manipulados y fabricados".

Biden se enfrenta así a un cúmulo de contratiempos sin precedentes en su aterrizaje en el Despacho Oval. Retos a los que plantará cara con el apoyo de la vicepresidente Kamala Harris. A sus 56 años, Harris hace historia como la primera mujer, la primera estadounidense de raza negra y la primera estadounidense de origen sudasiático en ocupar la vicepresidencia.

Ambos intentarán agilizar el mayor esfuerzo de vacunación en la historia del país. También tienen como objetivo impulsar una economía en la que alrededor de 18 millones de personas reciben subsidios por desempleo y los bancos de alimentos experimentan una demanda no vista en décadas.

En sus primeras horas en el cargo, el presidente de EEUU no tardó en deshacer el legado de Trump. Después de jurar su cargo, Biden implementó múltiples decisiones presidenciales, entre ellas la firma de al menos 15 decretos. A nivel económico, los más significativos incluyeron la extensión de la moratoria de desahucios así como mantener la pausa en el pago de préstamos estudiantiles hasta el próximo 30 de septiembre. "Estas medidas de emergencia son importantes", señaló, Brian Deese, el director del Consejo Económico del gobierno estadounidense.

Sin embargo, otras órdenes ejecutivas tendrán un mayor calado a escala global. Así, por ejemplo, EEUU volvió a sumarse al Acuerdo de París, una decisión que tardará 30 días en entrar en vigor y que estará posteriormente gestionada por John Kerry, el nuevo zar climático a este lado del Atlántico.

Paralelamente, se canceló el oleoducto Keystone XL y revocarán los permisos que han permitido la explotación de petróleo y gas en áreas nacionales protegidas de vida silvestre. La administración Biden descartó proclamaciones presidenciales "perjudiciales", memorandos o permisos firmados por la administración Trump que la nueva administración considera perjudiciales para el medio ambiente.

En un momento en que la media de infecciones por Covid-19 en los últimos siete días alcanzan los 174.316, según los datos más recientes de la Universidad Johns Hopkins, Biden materializó los planes para incrementar la coordinación del gobierno federal en la gestión de la pandemia. Al mismo tiempo se hizo obligatorio el uso de mascarillas en propiedades del gobierno federal así como en los viajes interestatales. 

Biden firmó un decreto destinado a garantizar la igualdad racial además de suspender la construcción del muro en la frontera con México, entre otras acciones.

Respaldo de Europa

Por su parte, los europeos llevaban mucho tiempo esperando el día de ayer. "Este nuevo amanecer en América es el momento que hemos esperado por tanto tiempo", dijo ayer la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen en un debate en el Parlamento Europeo sobre el futuro de la relación bilateral con la nueva administración demócrata. "Una vez más, tras cuatro largos años, Europa tiene un amigo en la Casa Blanca", añadió.

Pero estos cuatro años han dejado heridas. "Tenemos nuestras diferencias y no desaparecerán por arte de magia", recordó durante el mismo debate el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

Las embestidas de Trump, y las debilidades que afloraron con la pandemia del coronavirus, han empujado a Europa a buscar reforzar su autonomía estratégica en sectores críticos. Además, justo este martes la Comisión Europea lanzó una estrategia, para reforzar el papel del euro frente al dólar en el panorama internacional, la segunda intentona desde 2018.

Trump abandona la Casa Blanca pero promete "estar de vuelta"

El expresidente de EEUU, Donald Trump, quien no asistió a la toma de posesión de su sucesor, abandonó la Casa Blanca poco después de las 8 de la mañana del miércoles. Previamente emitió 73 indultos presidenciales, entre ellos a su exestratega, Steve Bannon. En su despedida, horas antes del final de su mandato, destacó que "han sido cuatro años increíbles" los de su Gobierno y apuntó al futuro al asegurar que volverá "de algún modo". 

"Estaremos de vuelta de algún modo", afirmó a sus seguidores en la base aérea Andrews, en Maryland, a las afueras de Washington, antes de subirse por última vez al avión presidencial Air Force One rumbo a su mansión privada en Palm Beach (Florida). Con su salida de la Casa Blanca, concluyen cuatro años turbulentos marcados por la polémica en los que pasará a la historia como el primer Presidente de Estados Unidos al que se le han abierto dos procesos de enjuiciamiento político, el último de los cuales está pendiente en el Senado.

Por otro lado, el gobierno chino impuso el miércoles sanciones a un total de 28 personas, entre ellas al ex secretario de Estado Mike Pompeo, al ex asesor de seguridad Robert O'Brien y al ex asesor comercial Peter Navarro junto con otros miembros de la Administración Trump por "violar gravemente la soberanía de China".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin