Economía

El 'tsunami' de gasto y crédito dispara la deuda mundial hasta el 365% del PIB, máximos históricos

  • La deuda global equivale a 198 veces el tamaño de la economía de España
  • IIF: "Existe una incertidumbre significativa sobre cómo se reducirá la deuda"
  • El instituto descarta la vuelta a la austeridad como ocurrió en el 2010
Foto de Alamy.

La respuesta de gobiernos y empresas ante la recesión desatada por la pandemia covid-19 ha sido fundamental para amortiguar el golpe económico. Sin embargo, esta acción global tiene también consecuencias negativas: la deuda total mundial está a punto de alcanzar un máximo histórico de 277 billones de dólares (233 billones de euros), el 365% del PIB. La combinación no da lugar a dudas, un aumento del gasto junto a una caída de ingresos se traduce en mucha más deuda.

Este nivel de endeudamiento equivale a 198 veces el tamaño de la economía de España. Mientras que la inflación esté bajo control y los tipos de interés puedan permanecer en los niveles actuales, la sostenibilidad de la deuda no será cuestionada. Si lo anterior cambia, la deuda puede ser un problema mucho mayor. 

La deuda total global toca el 365% del PIB

Este indicador (deuda total) es la suma de la deuda de los gobiernos, las empresas (financieras y no financieras) y los hogares. El Instituto Internacional de Finanzas (IIF) revela en un nuevo informe que tras el aumento récord de deuda sobre PIB (pasó del 320% hasta el 362% en el primer semestre de 2020), el incremento en el tercer trimestre de 2020 ha sido algo más modesto, menos de 2 puntos porcentuales, ayudado por la fuerte recuperación mundial. Aún así, no duda en catalogar la situación como el "ataque del tsunami de la deuda".

No obstante, "esperamos que la relación deuda/PIB mundial alcance el 365% del PIB en 2020. La deuda en los mercados desarrollados (entre los que se encuentra España y Europa) superó el 432% del PIB en el tercer trimestre de 2020, más de 50 puntos porcentuales con respecto a 2019", reza el informe del IIF.

Estados Unidos representó casi la mitad de todo el incremento, con una deuda total en camino de alcanzar los 80 billones de dólares en 2020, frente a los 71 billones de dólares de 2019. Por sectores (gobierno, familias y empresas), la mayor parte del aumento se produjo en el gobierno general (hasta 3,7 billones de dólares) y en las empresas (hasta 1,7 billones de dólares).

En la zona del euro, un aumento de 1,5 billones de dólares en la deuda pública ha elevado la deuda total a más de 53 billones de dólares en el tercer trimestre de 2020 (aunque todavía está por debajo del máximo histórico de 55 billones de dólares en el segundo trimestre de 2014). La deuda en otros mercados desarrollados ascendió en más de 3,7 billones de dólares hasta los 65 billones en los primeros tres trimestres de 2020.

Los países en los que más ha aumentado la deuda

Canadá, Japón y EEUU han experimentado los mayores aumentos en la deuda del sector no financiero (se excluye a los bancos) este año, con un aumento de la deuda sobre PIB que va desde los 45 puntos porcentuales de EEUU a los más de 75 puntos porcentuales en Canadá. "En los mercados desarrollados, la deuda pública ha vuelto a ser el principal impulsor de este incremento, destacando el auge en Canadá, Japón, EEUU, Reino Unido y España. Es de destacar que Irlanda es el único país de nuestra muestra que ha experimentado una disminución en el índice de deuda total, ya que las disminuciones de la deuda de las empresas y familias compensaron el aumento de la deuda pública", señala el informe.

En España domina la deuda pública

En el caso concreto de España (la deuda pública es superior que la de las familias o las empresas), la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha reconocido este miércoles que en los primeros nueve meses de 2020, la deuda pública suma casi 120.000 millones de euros, hasta alcanzar los 1,3 billones de euros. Esto supuso un aumento de la ratio de deuda sobre PIB de 18,6 puntos respecto al cierre del año pasado, situándola en el 114,1%, su valor máximo de los últimos cien años.

La AIReF también ha hecho hincapié en la dificultad para reducir estos niveles de endeudamiento público si no se toman medidas concretas para reducirla. La deuda pública alcanzará el 120% del PIB este año y podría mantener en esos niveles durante un periodo prolongando si no se ponen en marcha políticas que reduzcan el endeudamiento, ya sea a través de un mayor crecimiento del PIB nominal o buscando superávits primarios para reducir la deuda.

Volviendo a la deuda global, el IIF concluye que el ritmo de acumulación de deuda mundial en estos momentos es muy elevado, con un incremento de 52 billones de dólares. "Como resultado, existe una incertidumbre significativa sobre cómo la economía global puede desapalancarse (reducir estos niveles de deuda) en el futuro sin implicaciones adversas significativas para la actividad económica. La próxima década podría traer una respuesta fiscal reflacionaria, algo totalmente opuesto a la austeridad que se aplicó en la década de 2010. Si la montaña de deuda global continúa creciendo al ritmo promedio de los últimos 15 años, nuestras estimaciones iniciales sugieren que la deuda global podría superar los 360 billones de dólares para 2030, más 85 billones más que los niveles actuales", concluye el informe.

comentariosforum9WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 9
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

¿¿??
A Favor
En Contra

VAYA DISPARATE, AL FINAL UNA LATA DE FABADA VALDRA MEDIO MILLON DE EUROS......

Puntuación 17
#1
un ciudadano
A Favor
En Contra

Os lo vengo diciendo desde hace tiempo....

COMPRAD BITCOINS !!!!

Y dormid tranquilos...

Precio actual 17.700$ ... y subiendo!!

Puntuación 9
#2
Pepito Volteare
A Favor
En Contra

Viva la fiesta.

Hay q seguir gastando, bebiendo y bailando a todo volumen.

Viva la fiesta.

Cuando hay pasta gansa , SIGUE LA FIESTA..

Pido la cuenta, o salimos todos corriendo?

Mejor q SIGA LA FIESTA y que la pague RITA LA CANTAORA.

P.D. Vienen tiempos duros de hambre y piojos.

Puntuación 14
#3
Zsd
A Favor
En Contra

Para el #1, no afecta a la inflación, los que tienen el dinero son unos pocos y no se comen millones de latas de fabada al día.

Puntuación 5
#4
Toni
A Favor
En Contra

Como concepto teorico esta fenomenal...

Pero el que crea que va a poder canjear dicha deuda por productos y servicios lo lleva claro ....

Puntuación 11
#5
Eloy
A Favor
En Contra

Y yo me pregunto como es posible que sea sostenible esta deuda y si el deudor de verdad cree que va a cobrar de otra forma que no sea imprimiendo dinero ( y por lo tanto perdiendo poder adquisitivo)

Puntuación 10
#6
Carlos
A Favor
En Contra

El mundo está quebrado... Ahora esperar que caiga un meteorito o una guerra nuclear mundial,para borrón y cuenta nueva, y comenzar de nuevo. O alguien se cree que esta deuda bajará??? Por el contrario seguirá creciendo hasta que explote todo...

Puntuación 12
#7
Gustavo
A Favor
En Contra

Una duda para los súper especialistas. por qué hay que ponerle un final al aumento de la deuda??

Puntuación -5
#8
Carmen
A Favor
En Contra

Yo no soy especialista, pero puede llegar el momento en el que no te compren la deuda ni tus propios bancos, ya no digamos inversores extranjeros. Y como la realidad supera la ficción, en un mundo hiperendeudado con gente sin escrúpulos, puede que los acreedores dejen de estar dispuestos a volver a confiar en quien resetea parte de su deuda o la paga con más deuda, y la compra de la misma solo se consiga con pactos agresivos de dominio político en el país si no se paga. Eso haría tener miedo a endeudarse y habría muchos recortes y corralitos para evitarlo. La gente acostumbrada a tenerlo todo, sufriría mucho de golpe.

Y emitir dinero eternamente en base a deuda, para pagar deuda, es algo tan antieconómico, tan infantil, que solo puede terminar mal por puro sentido común, algo de lo que carecen los algoritmos de los mercados, por cierto.

Puntuación 8
#9