Economía

Una victoria de Biden relanzará EEUU con la mayor inyección de la historia

  • Los datos del PIB reflejan un avance del 7,4% en el último trimestre, el mayor desde la Segunda Guerra Mundial
  • Las propuestas de Biden sugieren que la mitad de su gasto podría cubrirse con subidas impositivas
El candidato por el partido demócrata, Joe Biden. Reuters
Nueva York

El nominado demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, perfilaba esta misma semana una radiografía sobre el estado de la economía norteamericana completamente opuesta a la de su contrincante, el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Tras conocerse cómo el Producto Interno Bruto (PIB) del país registró entre los meses de julio y septiembre un avance del 7,4% con respecto al trimestre anterior, el mayor repunte desde que comenzasen a registrarse estos datos tras la II Guerra Mundial, el exvicerpresidente no dudó en insistir que la actividad a este lado del Atlántico todavía se encuentra hundida en "un profundo agujero".

Como actual candidato favorito en las encuestas, con una ventaja sobre el republicano que se sitúa en los 7,6 puntos, según la media que realiza el portal RealClearPolitics, y que asciende hasta los 8,8 puntos, de acuerdo a la plataforma FiveThirtyEight, Biden cuenta con altas probabilidades -un 90%- de blindar los 270 votos en el Colegio Electoral que le ofrecerán la llave del Despacho Oval. Un escenario que, de materializarse, pondrá en sus manos la ardua tarea de asegurar una recuperación completa para la economía de EEUU. Esto implica continuar gestionando una pandemia que deja ya 9 millones de infecciones y se ha cobrado la vida de más de 228,678 estadounidenses. En un momento en que pese al impulso experimentado por la actividad en el tercer trimestre, fruto esencialmente de la reapertura y los estímulos aprobados el pasado marzo, "todavía tenemos que recuperar el 34% de los 1,95 billones de dólares perdidos durante la recesión del Covid-19 para volver a los niveles de PIB previos a la crisis observados en el cuarto trimestre de 2019", reconoce Beth Ann Bovino, economista jefa de EEUU en S&P Global.

A ello habría que sumar que actualmente más de 7,7 millones de estadounidenses continúan recibiendo algún tipo de subsidio por desempleo durante más de dos semanas consecutivas. De hecho, alrededor del 60% de los desempleados ha estado sin trabajo durante al menos 15 semanas, según Liz Ann Sonders, vicepresidenta senior y estratega jefe de inversiones de Charles Schwab. "Creo que esos datos son importantes en el contexto de la pandemia", destaca, recordando además que en el punto álgido de los confinamientos a finales de marzo y comienzos de abril, más de 22 millones de estadounidenses perdieron su puesto de trabajo.

Biden no es ajeno a heredar una coyuntura económica destartalada. Como mano derecha del expresidente demócrata Barack Obama, entre 2009 y 2017 fue el encargado de implementar el paquete de estímulo de 787.000 millones de dólares aprobado para enfrentar los efectos de la crisis financiera y las hipotecas basura además de lograr, con mayor o menor tiento, acuerdos presupuestarios con los republicanos.

Sin embargo, siempre se le ha considerado más un negociador que un visionario. Previamente, durante sus 36 años en el Senado sus principales pasiones fueron la Justicia y la política exterior, no la economía. Es por ello que aunque cuente con la guía de economistas como Jared Bernstein, Heather Boushey y Ben Harris, sorprende que hasta ahora, al contrario que Obama, no haya designado a una figura económica dominante para su equipo.

La mayor inversión en 70 años

Este es un síntoma de cómo el nominado demócrata pretende hilar fino y apaciguar a las facciones más progresistas de su partido. El exvicepresidente busca la mayor movilización de inversión pública desde la Segunda Guerra Mundial. Bajo el lema Reconstruir Mejor (Build Back Better), "su propuesta exige un gasto adicional de 7,3 billones de dólares durante la próxima década en infraestructura, energías limpias, educación así como la seguridad social, hasta la vivienda y la atención médica", explica Mark Zandi, economista jefe de Moody's Analytics.

El consenso económico ha cambiado drásticamente a favor de estos objetivos en los últimos meses. Tanto la Reserva Federal como el Fondo Monetario Internacional han sugerido que estaría justificado un apoyo fiscal adicional para abordar las consecuencias económicas de la pandemia, incluso si esto significa mayores déficits.

Biden, criado en Delaware, estado al que representó durante décadas en el Senado de EEUU y que acoge a más de dos tercios de las empresas del Fortune 500 gracias a su marco fiscal favorable para los accionistas, cuenta con una especial afinidad con la clase trabajadora. En numerosas ocasiones ha insistido en cómo Donald Trump se ha centrado casi exclusivamente en el mercado de valores y no en las familias estadounidenses. "Si tengo la suerte de ser elegido presidente, me enfocaré en las familias trabajadoras, las familias de clase media de donde vengo", dijo recientemente.

La hoja de ruta de Biden promete invertir al menos 2 billones de dólares en proyectos de infraestructura y energía verde, como trenes de alta velocidad, estaciones de carga para vehículos eléctricos o una amplia mejora en el acceso a la banda ancha en todo el país. También busca destinar hasta 775.000 millones de dólares para hacer el cuidado infantil así como el de personas dependientes más accesible y otros 700.000 millones de dólares en compras federales e investigación y desarrollo "Made in America".

"Los demócratas tienen planes muy reflacionarios. Están buscando gastar entre un 4% y el 7% del PIB más de lo que barajan los republicanos, en términos netos, es decir, cuando se excluyen los ingresos. Son planes muy agresivos que aumentarían el déficit presupuestario pero también impulsarán la economía. Eso se verá de manera positiva. A largo plazo existen riesgos porque puede haber una extralimitación legislativa cuando un solo partido cuenta con el control del Capitolio" apunta a este periódico Matt Gertken, estratega geopolítico y vicepresidente de BCA Research. Buena parte de dicho esfuerzo ocurriría tan pronto como el próximo año, dando prioridad a un proyecto de recuperación que podría oscilar entre los 2 y los 3 billones de dólares, con el objetivo de acelerar la economía y cumplir con la meta de fomentar el gasto en infraestructura, especialmente orientada a fomentar la transición a una economía libre de emisiones de carbono para mediados de la década de 2030.

La completa implementación de una agenda pragmática pero con tintes progresistas se postula como el mejor escenario para EEUU

Este plan podría acabar obteniendo cierto apoyo republicano dado que fomentaría la creación de empleo. Las medidas de estímulo a corto plazo también podrían incluir dinero en efectivo a los contribuyentes, ayudas para los gobiernos estatales y locales, un impulso a los beneficios por desempleo, un aumento del salario mínimo hasta los 15 dólares a la hora y más apoyo para las pequeñas empresas.

Zandi y su equipo concluyen que ante una posible barrida demócrata el próximo 3 de noviembre, donde no solo Biden se haga con la presidencia sino que su partido logre una mayoría en el Senado, la completa implementación de una agenda pragmática pero con tintes progresistas se postula como el mejor escenario para EEUU.

Según sus cálculos, la economía crearía 18,6 millones puestos de trabajo y llevaría la tasa de paro a poco más del 4% en la segunda mitad de 2022. Por su parte, el ingreso real después de impuestos de un hogar estadounidense medio aumentaría en aproximadamente 4.800 dólares. En caso de un Capitolio dividido, donde los republicanos mantengan su mayoría simple en la Cámara Alta y los demócratas el control de la Cámara de Representantes, reduciría estas perspectivas. Bajo estas circunstancias, cualquier aumento en el gasto de entre 3 y 4 billones de dólares en los próximos 10 años, equivalente al 1% o el 2% del PIB, supondría una victoria legislativa para el exvicepresidente.

Dicho esto, a ojos de la Hoover Institution, un think tank asociado a la Universidad de Stanford, las propuestas económicas de Biden supondrán un impacto perjudicial tanto para el crecimiento, como la creación de empleo y los ingresos de los estadounidenses. Los autores de un estudio que analiza las propuestas del demócrata estiman que, de implementarse plenamente, estas reducirían el equivalente a un empleo a jornada completa por persona en aproximadamente un 3%, el capital social por individuo en un 15% y el PIB real per cápita en más del 8%. Es decir, habría 4,9 millones menos de estadounidenses empleados, el PIB será 2,6 billones menor y el ingreso por familia medio caería en 6.500 dólares en comparación con las estimaciones de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés) para estas variables en 2030.

Independientemente de lo que ocurra en el Capitolio, Biden podrá ejercer su influencia sobre el rumbo de la economía de EEUU a través de la selección de los puestos clave de su Administración. El ala progresista del partido demócrata aboga por el nombramiento de la senadora por Massachusetts, Elizabeth Warren, como secretaria del Tesoro. Sin embargo, esto desataría una señal de alarma entre los empresarios del país y desencadenaría una elección especial para ocupar su escaño en la Cámara Alta. A día de hoy existen otras opciones más moderadas, como Lael Brainard, actual gobernadora de la Reserva Federal; Jeff Zients, codirector del equipo de transición de Biden, Sarah Bloom Raskin, ex alta funcionaria de la Fed e incluso Ruth Porat, directora financiera de Alphabet.

Recaudar hasta 4 billones

Las propuestas de Biden sugieren que aproximadamente la mitad de su gasto público podría cubrirse con aumentos de impuestos. Es en este punto en donde entra en juego su plan tributario, que ya genera cierto desazón entre los inversores y empresarios. El demócrata pone rumbo a la Casa Blanca aupando una subida del impuesto de sociedades desde el 21% actual hasta el 28%. También quiere duplicar la tasa sobre los ingresos obtenidos por las filiales extranjeras de las empresas estadounidenses desde el 10,5% al 21%. "Sus propuestas generalmente ampliarían la fiscalidad sobre la renta de las empresas al eliminar numerosas deducciones", reconoce Kyle Pomerleau, analista de políticas fiscales del American Enterprise Institute.

Según un análisis de Goldman Sachs, la propuesta de Biden de elevar el impuesto de sociedades del 21% actual al 28% reduciría las beneficios para 2021 del S&P 500 en 20 dólares por acción hasta los 150 dólares. Desde BCA Research estiman que una derogación completa reduciría el beneficio por acción en aproximadamente un 12% pero indican que parte de este riesgo ya se descuenta en el mercado.

Desde la Tax Foundation, otro think tank con sede en Washington, también recalcan cómo el demócrata promulgará una serie de políticas tributarias que subirán los impuestos sobre la renta y sobre la nómina a los individuos con ingresen más de 400.000 dólares. Biden también planea elevar el impuesto a las plusvalías desde el 23,8% actual al 43,4% para aquellos individuos y familias que ingresen más de un millón de dólares.

Más de 84 millones de votos

Hasta la jornada del viernes, un total de 84.679.411 de estadounidenses ya había ejercido su derecho a decidir quién ocupará la Casa Blanca, según los datos que recopila el U.S. Elections Project, liderado por el profesor de la Universidad de Florida, Michael McDonald. De la cifra total, alrededor de 30 millones votaron en persona en los estados que ya han abierto sus urnas mientras más de 54,6 millones lo han hecho por correo. Texas acumula ya un récord de votación anticipada, al superar ya los 9 millones de votos que se contaron allí al cierre de los comicios de 2016, un hito de participación que también iguala porcentualmente Hawái. Presumiblemente otros 60 o 70 millones de estadounidenses votarán en los días que quedan hasta que los colegios cierren el próximo día 3 de noviembre, cerrando así una de las cifras de participación más altas de la historia del país. En las pasadas elecciones, en 2016, en total votaron cerca de 139 millones de estadounidenses, y 33 millones de esos votos se emitieron por correspondencia.

comentariosforum37WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 37
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

B
A Favor
En Contra

Subir impuestos a la economía productiva y endeudarse para invertir en la economía improductiva... ¿Seguro que es buena idea? Bueno para los que se llevarán las inversiones sí.

Puntuación 72
#1
Carlos
A Favor
En Contra

en fin... lo que hay que leer

Puntuación 64
#2
Carantula
A Favor
En Contra

Paquete de estímulo? A cuenta de imprimir dinero. Vamos que Biden promete imprimir más billetes que su rival. Pues menuda política facilonga.

Puntuación 53
#3
Corsario
A Favor
En Contra

Quizás, entre tanto dato alagueño se les pasó decir que ESTARIAN VOTANDO A UN TRAIDOR PEDOFILO Y VICIOSO pero bueno..... Nadie es perfecto, no????

Sres de El Economista....SE LES VE EL PLUMERO.

Puntuación 53
#4
Carlos
A Favor
En Contra

Eso no va a suceder.... Hasta hace poco hubiese ganado Biden.... Pero los Estadounidenses se lo han pensado mejor con la mano en el bolsillo ... Y ganará TRUMP... A que no lo han leído en ninguna parte???... Ya lo verán.....

Puntuación 59
#5
Usuario validado en elEconomista.es
Ferrer
A Favor
En Contra

No me gusta últimamente el rollo que os traéis en el economista...

Puntuación 51
#6
Bieldelberg
A Favor
En Contra

Es fácil entender esta noticia:

Los masones del Bieldelberg no quieren que gane Trump, hay que recordar que controlan prácticamente todos los medios de comunicación..

Por suerte Trump volverá a ganar.

Puntuación 61
#7
Quien paga manda, pues eso.
A Favor
En Contra

"Una victoria de Biden relanzará EEUU..." vamos, que el articulista se ha posicionado, ya sabe que será así y lo da por hecho; o tal vez esté confundiendo sus deseos, y los de este medio, con la realidad. Dentro de poco lo sabremos.

Puntuación 41
#8
OBAMASHIT
A Favor
En Contra

POR DESGRACIA GANARÁN LOS MEMÓCRATAS

AMAÑANDO LAS VOTACIONES EN TX, FL, GA Y OH

Puntuación 2
#9
Liberal
A Favor
En Contra

Creer que la economía se relanza a base de subvenciones públicas es de ignorantes. Poco más se puede decir de este artículo, escrito por alguien sin conocimientos de economía. Totalmente prescindible Este periódico haría bien en elegir mejor los artículos en portada.

Puntuación 48
#10
Javier
A Favor
En Contra

Por la defensa de nuestras raíces cristianas

Por la defensa de nuestros principios y valores cómo sociedad occidental

Por una cada vez más urgente e indispensable regeneración del funcionamiento democrático del poder ejecutivo, legislativo, judicial y de los medios de comunicación de los países occidentales, poderes cada vez más viciados y adulterados

Por la defensa de nuestras economías y de nuestros intereses frente a la globalización, que si en un principio nos sonaba como algo positivo, viene demostrando su eficacia para ir destruyendonos poco a poco

Todo esto está ocurriendo debido mayoritariamente a oscuros intereses doctrinales, ideológicos, y económicos de la progresía de izquierdas a nivel mundial con la total aceptación de la denominada derecha moderna

La derecha moderna es aquella que ha sabido crear la izquierda exhibiendo su supuesta superioridad moral, una derecha perezosa, vaga, cómodona y complaciente que ha adoptado todas las ideas progrés en materia de globalización, cambio climático, ecológia, educación, género, feminismo, memoria de la historia, política social (mal entendida) etc,etc

Así que cualquiera que declara pensar diferente o contradice alguna o todas estas cuestiones es automáticamente desacreditado y señalado como ultra, extremo, fascista, xenófobo, machista y otras lindezas más, todo ello machaconamente cacareado a diario por el oligopolio de los medios de comunicación, curiosamente concedidos mediante licencia, bien regados, alimentados y mantenidos por el poder político y por el interés ideológico de determinadas élites del mundo financiero y económico

Por todo ello, por el bien de todos nosotros y del mundo en general, ojalá gane Donald Trump

Puntuación 45
#11
KK CNBMV, Albella cabeson cornuo y p,cortas de l@s webs
A Favor
En Contra

Se ha inspirado en los de sanchinflas y el marques?

AZAFATAS DEL 1, 2, 3.. KAPUT!

https://subefotos.com/ver/?ffc9132dfdb6ea56a9a6cc62461cb759o.jpg

Puntuación 16
#12
NO ESTOY PARA NADA DÉ ACUERDO CON EL TITULAR
A Favor
En Contra

Si si y los Chinos les venderán a los EEUU hasta los condones... Y que les venderán los EEUU a los Chinos?? NADA

Ellos cuando les quieres vender algo te dicen que eso lo tienen ellos más barato.

ASÍ FUNCIONAN Y OBAMA LES ABRIÓ LAS PUERTAS DE PAR EN PAR Y CON ALFOMBRA ROJA.

NO A LA GLOBALIZACION

ES PARO Y MÁS PARO

Puntuación 32
#13
MENTIRA Y MANIPULACIÓN EL NUEVO ORDEN MUNDIAL
A Favor
En Contra

Si si y los Chinos les venderán a los EEUU hasta los condones... Y que les venderán los EEUU a los Chinos?? NADA

Ellos cuando les quieres vender algo te dicen que eso lo tienen ellos más barato.

ASÍ FUNCIONAN Y OBAMA LES ABRIÓ LAS PUERTAS DE PAR EN PAR Y CON ALFOMBRA ROJA.

NO A LA GLOBALIZACION

ES PARO Y MÁS PARO

Puntuación 16
#14
incredulo
A Favor
En Contra

Los zurdos tienen idéntica solución en todos lados. Subida de gasto público financiada con más impuestos.Pero EEUU tiene un agravante, su historia demuestra perfectamente que de la gran recesión del 29 no se salió con las políticas Keynesianas de gasto público. Eso solo originó un rebote en el corto plazo. EEUU salió de la crisis del 29 después de la II GM , y cuando el sector privado comenzó a crecer con menos impuestos y a relanzar la actividad. Dicho esto, en los libros de economía, aún hoy , se dice que EEUU salió de la crisis del 29 con el New deal. Y es totalmente falso.

Allá ellos...Si gana Biden ya llegará luego alguien en próximas elecciones con las ideas contrarias y volverá el crecimiento sano y real.

Puntuación 29
#15
Los EEUU SABRAN LO QUE HACEN
A Favor
En Contra

LO QUE NOS VIENE A INSINUAR EL ARTÍCULO ES QUE SI GANA EL ANCIANO SE ACABÓ EL VIRUS.

TOTALMENTE DE ACUERDO EN CUANTO SE VUELVA AL GLOBALISMO SE ACABÓ EL VIRUS PERO.... HAY UN PERO SEREMOS ESCLAVOS DÉ LOS CHINOS.

VOLVEREMOS AL PARO ESTRUCTURAL Y EN EUROPA NO FABRICAREMOS NI CALCETINES... BUENO ALEMANIA SI QUE YA TIENE UN BUEN ACUERDO CON LOS CHINOS

Puntuación 28
#16
josemanuel
A Favor
En Contra

¿Se cree el periodista que somos lelos?. La economía EEUU creció como nunca desde la IIGM por paquetes de estímulos en forma de fiscalidad. Biden el inefable, plantea un parecido a Europa..y así nos va..

Puntuación 21
#17
Si gana el anciano gobernará de nuevo el negro
A Favor
En Contra

He oído algún mitin del anciano solo le ha faltado decir que si gana él el virus es cosa del pasado eso sí la GLOBALIZACION será cosa del presente

Puntuación 15
#18
Sempronio
A Favor
En Contra

Resulta pueril y demoníaco leer argumentos como los vertidos en este infumable artículo Keynesiano para vender la moto de un degenerado "demócrata", corrupto y falsario como todos los que defienden ideas socialcomunistas de elevación del gasto público, sin límites ni control ético de ninguna clase.

Si ese viejo carcamal, con el alma podrida de capitalismo encanallado, hipócrita y falsario, alcanza el poder, la ruina de todas las naciones occidentales, estará completamente asegurada.

Es más, sería la victoria de las fuerzas luciferinas contra las fuerzas del orden, del sacrificio y de la honestidad por el trabajo bien hecho, y por la defensa de los valores cristianos que representa el SR. Donald Trump.

De ahí la importancia capital de estas elecciones.

Puntuación 21
#19
¿¿??
A Favor
En Contra

LA FOTO ES TREMENDA.

Puntuación 0
#20
EN ESPAÑA Y EN EUROPA LA ÚNICA SOLUCIÓN LA DAN VOX Y AFINES
A Favor
En Contra

Al # 11

TOTALMENTE DE ACUERDO CON TU ARTÍCULO Y ADEMÁS EN ESPAÑA TENEMOS COMO EJEMPLO MUY CLARO A LOS COBARDES DEL PP CON EL FRACASADO Y LA ZUMBADA DE LA ARRIMADAS QUE EN SUS DISCURSOS NO DEJA DE METERSE CON LA PSOEZ Y LUEGO A TODO LES VOTA QUE SI.

EN ESPAÑA LA ÚNICA SOLUCIÓN ES VOX

Y LO VAMOS A IR VIENDO CADA DÍA QUE PASE.

Puntuación 12
#21
LOS PROGRES SÓLO SE LES OCURRE UNA COSA GASTAR Y GASTAR
A Favor
En Contra

Por supuesto el discurso de este octogenario es el mlsmo que el de la rata chepuda impuestos y tirar del erario público.

TODO LO ARREGLAN CON DINERO

DINERO Y MÁS DINERO HASTA REVENTAR.

GESTIONAR E IDEAS... BUFF ESO ES PARA NOTA.

NOSOTROS A GASTAR YA VENDRÁ LUEGO ALGUIEN QUE LIMPIE LA CASA.

ASÍ EN ESPAÑA LLEVAMOS 40 AÑOS

Puntuación 12
#22
Leyenda Urbana
A Favor
En Contra

Hola, somos nosotros.

Sí, estamos aquí, ¿nos sentís?, ¿nos temeis?, hemos despertado y cada vez somos más.

No controlamos los medios de comunicación... ni lo necesitamos para ganar.

WW1WGA

Puntuación 8
#23
Ana27
A Favor
En Contra

Quien es John Galt?.

Puntuación 0
#24
VOX
A Favor
En Contra

LO QUE ME TEMO ES...QUEDARÁ ALGO DÉ ESPAÑA CUANDO NO HAYA OTRA QUE VOTAR A VOX.??

Puntuación 12
#25