Economía

Los legisladores de EEUU ultiman un acuerdo de gasto pero esquivan más estímulos

  • Demócratas y los republicanos no avanzan en los nuevos estímulos
El presidente de EEUU, Donald Trump. Reuters
Nueva York

Los legisladores de Estados Unidos mostraron su compromiso para presentan un proyecto de ley de gastos bipartidistas para evitar así un posible cese de las operaciones del gobierno federal el próximo mes. Sin embargo, los demócratas y los republicanos no avanzan en las negociaciones por aprobar un nuevo paquete de estímulos fiscal a pesar de la presión del presidente, Donald Trump

De esta forma, el Congreso y los funcionarios de la Administración han acordado mantener un plan presupuestario exento de medidas partidistas que pueda ser aprobado antes del próximo 1 de octubre, cuando arranca el nuevo año fiscal. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que el viernes que la medida podría votarse la próxima semana.

Dicho esto, aunque se evitará el conocido como el cierre del gobierno, el inquilino de la Casa Blanca urgió esta semana a los republicanos a buscar alternativas para engordar su plan de estímulo e intentar de nuevo lograr un consenso con los demócratas.

Meses de espera

Los demócratas de la Cámara de Representantes ya aprobaron en mayo un proyecto de ley adicional de estímulo por un total de 3,5 billones de dólares. Eso sí, tras negociar con la Casa Blanca, se mostraron dispuestos a aceptar un acuerdo algo más reducido de 2,2 billones de dólares. Durante una intervención en Bloomberg, Pelosi insistió en que "las necesidades de un estímulo crecen" y destacó la urgencia de incluir fondos para los gobiernos estatales y locales.

Por su parte, los republicanos han presentado propuestas de algo más de un billón de dólares y la semana pasada no lograron apoyo suficiente para aprobar un estímulo descafeinado por cerca de 500.000 millones de dólares. Ninguno de los planes incluyó partidas sustanciales para los estados y municipios como exigen los demócratas.

Según informó el viernes la Reserva Federal, gracias a los estímulos aprobados hasta el pasado 27 de marzo, más de las tres cuartas partes de las familias estadounidenses señalaron en julio que estaban "bien" económicamente o que "vivían cómodamente", según la última encuesta realizada por el banco central de EEUU.

"Un número sustancial de familias recibió una o más formas de asistencia financiera y los efectos de estos programas fueron evidentes en el bienestar financiero general de las personas y su capacidad para cubrir los gastos", según explicó el comunicado publicado con los resultados del sondeo.

Los pagos directos a los contribuyentes así como las ayudas adicionales a los desempleados han apoyado la recuperación económica experimentada hasta la fecha. Sin embargo parte de las medidas expiraron a finales de julio.

Durante la jornada del viernes también conocimos cómo el índice de la confianza del consumidor en EEUU de la Universidad de Michigan subió a 78,9 en la primera quincena del mes desde 74,1 en agosto, su mejor nivel desde que la pandemia golpeara con fuerza a la economía americana.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin